Comienzan las expropiaciones para ampliar la vía de Telde a Valsequillo

Las pronunciadas curvas que conforman la carretera GC-41 -vía que une el municipio de Telde con el de Valsequillo- han supuesto durante años un verdadero peligro para los miles de conductores que la transitan de manera diaria. La solución siempre ha estado enfocada en su ampliación, que cada vez está más cerca. El Cabildo, propietario de la calzada, ha iniciado recientemente la expropiación de las 78 parcelas que precisa para llevar a cabo el proyecto, notificando en primera instancia a los 125 propietarios afectados.

Tras este primer paso solo queda esperar a que se emita el certificado de registro general de las alegaciones que fueron presentadas durante el periodo de exposición pública para poder continuar con el procedimiento. La institución deberá analizar cada una de las propuestas antes de pasar a la fase de determinación de justiprecio y posible mutuo acuerdo con los propietarios de cada una de las parcelas, que son en su mayoría pastos sin plantaciones. Un pequeño porcentaje pertenece a explotaciones agrícolas y otros son terrenos sin aprovechamiento. Algunos cuentan con una extensión de más de 5.000 metros cuadrados, mientras otros suelos solo alcanzan los cinco. En total, el Cabildo deberá ocupar un total de 30.000 metros cuadrados para poder ejecutar la carretera.

El proyecto incluye la construcción de una rotonda a la altura de Tecén para reducir el peligro de las curvas

Una vez queda comprobada la titularidad efectiva de las fincas, se procede al pago y finalmente a la ocupación de las parcelas. Según señalan desde el servicio de Patrimonio (que depende del área de Presidencia), el plazo de duración de este proceso depende del número de alegaciones que se presenten y la complejidad que pueda suponer cada una, pero detallan que sin duda se alargará varios meses en el tiempo. Aún así el arranque de la expropiación ya supone un panorama mucho más esperanzador, pues significa que el proyecto por lo menos ya está en marcha y las obras no tardarán tanto en ejecutarse.

Desde hace muchos años los ayuntamientos de los municipios afectados han reclamado a la institución insular que ponga en marcha este proyecto, que recientemente fue declarado como una prioridad urgente. Cuenta con un presupuesto de 5,4 millones aproximadamente, que aporta el departamento de Obras Públicas y que podrá variar. En concreto, la obra planteada consistirá en ampliar la vía hasta un total de cinco metros; un metro para el arcén derecho -en dirección a Valsequillo-, medio para el de la izquierda por ser lo que permite las condiciones del terreno y un total de 3,5 metros tanto para el carril de bajada como el de subida.

Está previsto actuar entre la glorieta de Lomo Los Muertos, en el barrio de La Herradura, y unos metros por encima de la entrada al barrio de Tecén, entre los puntos kilométricos 17+330 y 19+640. Esto supone un tramo de poco más de dos kilómetros que, sin embargo, ha provocado numerosos sustos a los conductores que lo han transitado por las numerosas curvas que se reparten a lo largo del camino sin visibilidad alguna.

Asimismo, el ensanchamiento de la vía no es la única actuación prevista. De hecho, la construcción de una nueva rotonda frente al desviamiento al barrio de Tecén y el de Montaña Las Palmas es una de las obras más esperadas porque minimizará en gran medida la peligrosidad de las curvas. Por otra parte, los peatones también podrán beneficiarse del proyecto, ya que contempla nuevas aceras en la zona más cercana a La Herradura para favorecer el acceso a una parada de guaguas. Finalmente, también se incluye en el proyecto otras actuaciones complementarias como el sistema de evacuación de aguas pluviales.

Esta es la tercera intervención que se efectúa en la carretera para mejorar su seguridad

Desde el Cabildo recuerdan que esta no es la primera actuación que se efectúa para mejorar la seguridad de esta carretera, que transitan una media de 10.000 vehículos de forma diaria según los últimos estudios realizados por las asociaciones de vecinos de la zona. La primera tuvo lugar hace más de 20 años en el tramo más cercano al área de La Barrera, cerca de la entrada de Valsequillo, donde se acondicionó el acceso y hace pocos años se efectuó otra rehabilitación entre el barrio de San José de Las Longueras y la rotonda de La Herradura.
Este proyecto completará el plan de mejora de la vía, eliminando la curva más peligrosa. Los residentes de los barrios situados a lo largo de la carretera han esperado este momento desde hace muchos años, aunque durante todo este tiempo no siempre han estado de acuerdo a las ideas manifestadas por el Cabildo. Por ejemplo, han denunciado en varias ocasiones que la ampliación provocará la tala de multitud de árboles. Judith Pulido; laprovincia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *