Criticas inevitables…aunque jodan

Hay cosas que claman al cielo –“como son las que dicen o comentan algunos políticos, que los descalifica como tales”-, y que además atentan contra dignidad y valor de sus colegas en estos menesteres. Antonio Morales el ínclito presidente del Cabildo de Gran Canaria, esta obsesionado con dejar algo –hecho- que recuerde su paso por la presidencia de nuestra primera institución provincial, y se ha involucrado en crear una infraestructura “hidroelectrica”, utilizando para ello las presas de Chira y Soría, a sabiendas del error que esta cometiendo ya que esta –enorme obra-, se convertirá en el fracaso más estrepitoso de su dilatada vida política, donde ha habido más -oscuridad que claros-, todavía se recuerda el daño que le infringió a los ancianos de la Residencia de Agüimes, cobrándole improcedentemente por su estancia en ese centro a una serie de mayores que estaban exentos de ese pago puesto que la residencia estaba subvencionada.

Pienso que él es consciente de lo inviable que es llevar a buen puerto ese proyecto, pero sigue empecinado en llevarlo a cabo empeñando un –dinero-, que posiblemente le ayudaría a muchas familias gran canarias que lo están pasando mal a cubrir parte de sus necesidades. El gobierno de Canarias ha realizado consultas en Madrid al respecto, y más de un experto en estas lides le han dicho a sus representantes, por activa y por pasiva la imposibilidad de realizar esta ingente obra, que no –abaratara- el coste del fluido eléctrico a los ciudadanos sino todo lo contrario, la “Plataforma Salvar Chira y Soria”, son conscientes de la inutilidad de realizar algo tan costoso, y que a la postre no serviría para nada, sin embargo ya ha construido una desaladora en Santa Agueda.

Su capacidad intelectual es tan corta, que liándose la manta a la cabeza esta acusando a la diputada de Coalición Canaria, doña Ana Oramas, de estar torpedeando ese macro proyecto –irrealizable-, algo que no creo conociendo a la señora Oramas, que sea así, dígame señor Morales que pinta en el parlamento español el diputado de su partido, Pedro Quevedo, que no se ve por ningún sitio, solo se oye su voz cuando tiene que apoyar alguna proposición de ley de sus amigos -socialistas y podemitas con los que están a partir un piñón-.

Me gustaría también refutarle al Delegado del Gobierno en Canarias señor Pestana, su indolencia y el desconocimiento de las leyes, cuando dice que “no existe un protocolo que determine que hacer con los migrantes”, procede aplicarle nuestras propias leyes ya que la alteración del orden publico es un delito bien definido en el CP. Usted es consciente de los desmanes que están cometiendo diariamente los inmigrantes de origen marroquíes, especialmente en los municipios de Mogán y San Bartolomé de Tirajana, donde hasta su alcaldesa manifiesta con la boca pequeña “no voy a permitir que mi gente salga a la calle con miedo”, pero no pone remedio a algo tan denigrante, donde los que residimos aquí no podemos hacer una vida normal, sin alterar el orden que nos marca el covid19, ya que las calles de nuestros municipios están prácticamente tomadas por estas –turbas- de ilegales.

No puedo abstraerme de decirle a las ministras de Hacienda y Economía, señoras Montero y Calviño respectivamente que dejen de mentir, que el paro en España alcanza cifras astronómicas, ya que sobrepasa los cuatro millones de parados, y que el PIB que tenemos (más de 11,5%), es el mismo que había en los años treinta de la pasada centuria, que motivó la ruptura nacional y el advenimiento de la Guerra Civil. Y para terminar estas -criticas inevitables….pero que joden-, que la fuga de ministro Illa y el nombramiento para sustituirle de la señora Darías es un dislate, ya que el primero no hizo nada, y su sustituta -posiblemente- haga menos, ya que no fueron ni son las personas idóneas para llevar adelante algo tan complejo y grave como es la pandemia que nos esta azotando, donde el número fallecidos –reales- se desconocen, motivado por la desidia de un gobierno -felón y mentiroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *