Día Internacional de las Personas Sordas. La lucha de Marcos Lechet

Este miércoles 28 de septiembre, Día Internacional de la Sordera, queremos conocer cómo son las situaciones cotidianas a las que se enfrenta cada día Marcos Lechet. Aquellos nervios, y sobre todo, aquel miedo que vivió los días antes de la operación, que sigue presente hoy en día en momentos de lo más habituales

0
369
Marcos Lechet
Marcos Lechet

Han pasado ya más de 21 años desde que Marcos vive con un implante coclear. La mitad de su vida. En todo este tiempo, el sonido que más le ha emocionado ha sido el de su hijo, cuando le dice ‘papá’. Siempre ha denunciado que la línea entre oír, y no oír, está en los precios tan elevados que tienen los componentes de estos implantes.

Este miércoles 28 de septiembre, Día Internacional de la Sordera, queremos conocer cómo son las situaciones cotidianas a las que se enfrenta cada día. Aquellos nervios, y sobre todo, aquel miedo que vivió los días antes de la operación, que sigue presente hoy en día en momentos de lo más habituales.

Miedo a las entrevistas de trabajo

Hoy Marcos trabaja en un hotel en Las Palmas de Gran Canaria como mozo de habitaciones. Asegura sin dudar que el trato que tienen con él sus superiores y compañeros es excelente. “No me hacen sentir diferente por mi ‘discapacidad’, aunque es cierto que influye mi carácter extrovertido y mi actitud ante la vida, donde he tratado de minimizar esta circunstancia. Si le restas importancia, eso se contagia”. Pero hasta llegar ahí hay que pasar una – o varias- entrevistas de trabajo. “Ojos abiertos, concentración, implante coclear activado, y ¡acción!” Ese es el espíritu con el que Marcos se enfrenta a estas entrevistas. “Rezando mucho para que el entrevistador no tenga bigote ya que la lectura labial también ayuda mucho para que en este momento todo salga perfecto. Y con las pilas preparadas por si se terminan para ponerlas con la rapidez de un ninja”.

– Mi nombre es Marcos y soy sordo, tengo un implante coclear que me ayuda a oír, pero necesito que me mire a la cara cuando me hable.

– ¿Desde cuando eres sordo?

– Desde pequeño, hasta que a los cinco años dejé de oír, y 18 años después me pusieron este implante que ve usted aquí. Va de maravilla.

– Caray, qué bien hablas.
– Bueno, muchas gracias, lo difícil es que me calle…(risas)

– Empiezas el lunes.

Miedo a escuchar el sonido del agua
El implante coclear permite a Marcos oír relativamente bien. Es un dispositivo electrónico de plástico y cables que requiere de muchos cuidados de mantenimiento. Su precio es elevado. Muy elevado. “Los padres de niños sordos viven con el alma en vilo por si se les rompe, se les pierde, o se les cae. A veces vuelven del colegio sin él y es un desembolso tan elevado que vivimos con una preocupación constante a que se nos averíe. Nos acompaña tantas horas que a veces olvidamos que lo llevamos puesto. La de veces que me he metido en la ducha con él sin darme cuenta, y rápidamente salgo de la ducha a secarlo cruzando los dedos para que todo funcione.

“Por esos momentos, que te duchas, te enjabonas, te relajas, escuchas el sonido del agua correr…EL SONIDO DEL AGUA CORRER? ¡La madre que me parió, olvidé quitarme el procesador otra vez! Como esto resista voy a poner un monumento a Cochlear.

“Miedo” a los bares
Hay una situación muy habitual que tiene que ver con los bares. Con salir a tomar una caña o un refresco con los amigos. “En esos momentos me resulta muy difícil seguir las conversaciones de grupo, y más en aquellos lugares con mucho ruido de fondo. Es realmente frustrante. Ocurre que las personas sordas somos por lo general incapaces de seguir una conversación de grupo, por lo menos yo no soy capaz si no me hablan dirigiéndose a mi, vocalizando. Cuando estoy en silencio, en una comida con amigos, mirando de un lado a otro…¡compréndanme! Si no sonrío como respuesta a su broma es porque no sé de lo que están hablando. No les voy a preguntar, porque no pienso romper sus conversaciones, no quiero romper esos momentos graciosos. A estas alturas de la vida he aprendido a vivir con ello, aprovechando ese momento para pensar en mis cosas. No queda otra”.

¿Qué ha conseguido Marcos hasta el momento?
Tras conocer esas situaciones a las que se enfrenta Marcos, nos preguntamos qué ha conseguido a día de hoy. ¿Qué ha logrado? ¿Cuánto falta para que consiga su objetivo?

– Contar con un “ejército” de más de 220.000 personas que han firmado su petición

– Una comisión gestora del Ministerio de Sanidad ha pasado a las Comunidades Autónomas para su aprobación un documento base de las nuevas prestaciones para el implante coclear. “El trabajo que estamos realizando, desde hace tiempo, parece que tendrá al fin resultados” – explica Marcos. “Las CCAA tienen hasta fin de mes para pronunciarse, pero no se espera que haya oposición”.

– Que cinco candidatos a las elecciones de diciembre le contestaran (Albert Rivera, Alberto Garzón, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Andrés Herzog)

– Que más de 18.000 personas hayan visto el vídeo en el que dos personas, Rafa y Lorena, se tatuaron un implante coclear en España para apoyar a sus hijos.

– La creación de la web “Tu sonido favorito” donde más de 700 de personas han dejado por escrito cuál es ese sonido sin el que podrían vivir.

– La presentación de una PNL presentada por Izquierda Unida para mejorar la atención a los usuarios de implante coclear y se abarate el precio de esta tecnología

Marcos está convencido de que lo va a conseguir. Lleva más de tres años y medio recogiendo firmas. No parará hasta que los implantes cocleares y los audífonos tengan precios más accesibles para todo el mundo. Y concluye: “Que la naturaleza hizo que yo fuera sordo es cierto, pero soy tan cabezota que le hice trampa y me puse un implante coclear”.

¿Y tu? ¿Has firmado ya su campaña? ¿Te imaginas cómo sería tu día a día si no pudieras escuchar?. Javier Sanchez

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta