¿El 28-abril decidiran los franquistas?

El contubernio generado, por los despropósitos producidos por Pedro Sánchez y sus secuaces, con relación a la exhumación del cadáver de Franco, de la cripta del Valle de los Caídos, ha revolucionado a los que nos sentimos “-patriotas-“ convencidos, y que guardamos un grato recuerdo de uno de los protagonistas más importantes de la historia de España, no era un político puro, era un militar destacado, y reconocido en el mundo entero, curtido en la Guerra de África, junto a otros altos mandos del Ejercito Español, entre los que destacaron en un principio, el general don Manuel Fernández Silvestre, caído en la contienda, el general Dámaso Berenguer Fuste, I Conde Xauen, luchó en la Guerra de Cuba y posteriormente en la del Rif (norte de África), presidió el penúltimo gobierno de Alfonso XIII conocido como “-la dictablanda-“, así como todos sus compañeros de escalafón conocidos por los “-africanistas-“.

Pedro Sánchez creyó que esa medida introducida en la Ley de Memoria Histórica por José Luis Rodríguez Zapatero, iba a ser acogida por la mayoría de los españoles como algo esencial para la convivencia, sin embargo ha sido todo lo contrario, esta medida nos resulta repulsiva, no solo por su contenido, sino también por la persona que la ha puesto práctica, el presidente Sánchez sin conocer lo que ocurrió en aquellos años, que es un calco de su antecesor socialista en el poder, que actualmente viaja a Venezuela en un avión privado, dada las relaciones que tiene con un rico ciudadano venezolano, que según se comenta es un supuesto “-capo-“ del petróleo.

En España somos muchos (millones tal vez), lo que a estas alturas nos seguimos identificando con el general Franco, y su forma de llevar las riendas de un país que cogió en estado “-catatónico-“, y a punto de fenecer, sin embargo aguanto estoicamente el aislamiento internacional al que fuimos sometidos, alegando al respecto, -vendrán-, y así fue. El primer estadista que se reunió con en el Palacio del Pardo fue el general de cuatro estrellas, Eisenhower a la sazón presidente de los Estados Unidos de América, la situación “-geoestratégica-“ de España ubicada entre dos continentes, era
primordial para la defensa de Europa, en el caso que surgiera una nueva contienda dada la inestabilidad que se vivía propiciada por la llamada –guerra fría-.

Tras el americano fueron llegando los ingleses con los señores, Churchill y Attle, la delegación alemana con, Konrad Adenauer como canciller, que se convirtió en uno de los padres de Europa junto con Robert Schumann, los franceses con el general, Charles de Gaulle, los portugueses donde seguía gobernando un buen amigo de España, Oliveira Salazar, que junto con Juan Domingo Perón, presidente de Argentina no se habían inmiscuido en el bloqueo internacional, al que nos vimos sometidos los españoles, al final de la Guerra Civil, ya que todas las cancillerías veían en Franco a un “-insurrecto-“, por alzarse contra un gobierno legítimamente elegido en las urnas por sufragio universal, pero la situación que imperaba en España era insostenible, inseguridad, asesinatos, etcétera, lo que hizo que los militares se levantaran contra el mismo, a sabiendas de lo que se jugaban si fracasaban en el intento.

(Esto que cito no figura en la controvertida Ley, pues a los gobiernos socialistas no les interesaba que el pueblo conociera la verdad de lo que sucedió, y que fue lo que promovió el alzamiento nacional).

“-José María Gironella, un excelente escritor español, dejó constancia de todo lo acontecido en sus libros, Los cipreses creen en Dios y Un millón de muertos-“.

Es una verdadera indecencia promulgar una Ley cuando la misma es “-apócrifa-“, y su contenido esta totalmente tergiversado, donde priman los intereses de quienes las promulgan, en este caso un gobierno totalmente inadecuado, y liderado por un personaje estólido, y carente de la preparación adecuada para llegar a tan alto cargo. José Luis Rodríguez Zapatero, jamás pensó que ganaría las elecciones del 2004, pero el aciago actentado de los trenes, ocurrido el 11 de marzo del citado año, lo aúpo a la presidencia de España, ante aquella disyuntiva inesperada, Zapatero consciente de su desconocimiento supino de llevar adelante tan ardua tarea se preguntaría, “-y ahora que-“.

Su gobierno representado por una verdadera “-caterva-“ de analfabetos, improvisaron tal cantidad de acontecimientos, donde primaba la ineficacia más absoluta, por ejemplo ministros de la talla, de la Pajín, Pepiño, Malena, Narbona (la de las desalinizadoras millonarias que nunca funcionaron), Chavez, Chacón, Moratinos, y algunos más que situaron a España a un nivel tan bajo que cualquier “-dictadorcillo-“ del África negra, era mejor mirado y escuchado en la ONU que uno de estos ministros imberbes.

Con el objeto de darle algo interesante a los que creían en él, se le ocurrió promover una Ley que perpetrara su paso por la presidencia del gobierno de España, sin pensar en las consecuencia que la misma pudiera acarrear, pero no tuvo la valentía de aplicarla por lo que pudiera pasar, y esta ley fue la que lo “-defenestro-“. Sánchez se lío la manta a la cabeza cuando llego a la Moncloa puso en marcha la Ley de la Memoria Histórica, rompiendo la buena armonía que existía entre todos los españoles, rompiendo así los lazos de unión que nos había dejado en herencia, Adolfo Suárez, pero su primordial objetivo desde un principio fue exhumar los restos de Franco, algo que ha ido posponiendo y dilatando en el tiempo dada su inefable cobardía.

Esta “-letanía-“ tan impropia de un estadista que se precie, va hacer quien lo derrote en las elecciones del 28-A, los franquistas quieren hacer causa común con el Partido Popular, Ciudadanos y VOX, con el fin de desalojar de la Moncloa al peor presidente de la democracia, que dada su inexistente capacidad intelectual, y su proverbial facilidad para “-plagiar-“ lo han convertido en el “-hazmerreir-“ de propios y extraños.

Por eso mi pregunta que le da titulo a este trabajo es simple, así como su respuesta, ¿el 28-A decidirán los franquistas acabar con el sanchismo?, mi respuesta es si, al igual que la de muchos politólogos, que estiman que la incorporación a la derecha española de los franquistas y los falangistas, va a ser decisivo a la hora de elegir con sus votos a los nuevos gobernantes del reino de España.

En España el franquismo sigue teniendo una gran repercusión, donde un número elevado de españoles, nostálgicos si se quiere, siguen recordando a Franco como el salvador y restablecedor del orden en una España “-caótica-“ y rota, donde unos gobernantes faltos de más mínimo patriotismo asesinaban, torturaban y violaban, a políticos honestos y decentes, como fue el caso de José Calvo Sotelo, a las personas que no comulgaran con sus ideas, a monjas y religiosas, asaltando sus conventos y hospitales donde residían, motivado por todos estos infortunios, el ejercito se sublevó y dijo basta.

Esta es la verdadera historia de cuanto aconteció, y no la que se invento Zapatero, para oprobio y vergüenza de todos los españoles. La historia no un novela de ficción, o un thriller, la historia esta basada en los acontecimientos que a lo largo de los tiempos se desarrollan en un pueblo, ciudad, región y nación, lo demás es pura “-falacia-“, donde la vulgaridad de los que propician, que así sea, deberían ser castigados como se merecen obviándolos, y no permitiéndoles que sean inscritos o citados en nuestra excelsa historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *