El Ayuntamiento de Telde sopesa volver a licitar la gestión del Paco Artiles

Aún no hay fecha para la reapertura del polideportivo Paco Artiles, ubicado en barrio de San Juan del municipio de Telde, ni la habrá en los próximos meses. El Ayuntamiento de Telde está sopesando la idea de volver a poner a contratación la gestión del complejo, que lleva cerrado desde mediados de abril. Los 47 trabajadores que formaban parte de la plantilla esperan desde entonces una solución para recuperar su empleo y, aunque el Gobierno local prometía la municipalización temporal del servicio y la subrogación del personal con vinculación al área de Deportes, los informes no avalan completamente esta opción.

La alcaldesa, Carmen Hernández, se reunió ayer por la mañana con los representantes de los empleados tras finalizar el pleno ordinario de junio, el primero que preside tras haber sido nombrada como regidora de la ciudad hace dos semanas. En el encuentro informó que la administración tiene que valorar el contenido del último informe, emitido esa misma mañana por la Intervención, para esclarecer si es posible asumir el servicio del polideportivo y a los propios empleados o si debe tomar medidas alternativas. Por lo pronto desde el Consistorio han manifestado que es posible que se tome la vía de una nueva contratación, lo que supondría que la apertura no podría efectuarse hasta dentro de un año aproximadamente por los plazos que precisan los trámites de esta decisión.

«Entendemos que el Ayuntamiento haya podido tener diferentes problemas para resolver esta situación, pero ¿qué pasa ahora con nosotros?, ¿quién nos garantiza que cuando por fin puedan abrir la instalación volvamos a trabajar?», sostiene inseguro José Tomás Ortega, uno de los portavoces de los afectados, que recuerda que algunos de los compañeros no están cobrando la prestación por desempleo por ciertos desbarajustes y precisan de una solución rápida. «Es imposible además vivir tranquilamente o sostener a una familia con el dinero que recibimos por el subsidio», añade. Por otra parte señala la urgencia de abrir la infraestructura no solo por los propios empleados, sino también por la ciudadanía. «Vemos como dos infraestructuras deportivas perfectamente hábiles se encuentran totalmente cerradas», sostiene en referencia al complejo de San Juan y a las instalaciones de La Barranquera.

«La idea del Gobierno en el caso de que no podamos municipalizar será redactar y ofrecer un pliego lo suficientemente atractivo para que las empresas se presenten y así garantizar no solo el servicio, sino también los puestos de trabajo», manifiesta por su parte el concejal de Deportes, que admite que este proceso puede durar bastante tiempo aunque espera que se alargue como máximo a ocho meses desde que se inicie. Sin embargo, esta propuesta genera bastantes dudas, ya que el informe emitido por la Jefatura de Servicio hace casi un mes especifica que la gestión del Paco Artiles era financieramente insostenible. De hecho, la antigua adjudicataria abandonó el servicio una vez concluyó el contrato alegando cuantiosas pérdidas económicas. El Ayuntamiento ha aprobado abonar unos 800.000 euros a esta entidad para sufragar esta descompensación durante los meses de cuarentena y de cierre que mantuvieron el complejo.

Los afectados se concentraron sobre las diez de la mañana frente a la ermita de San Pedro Mártir, en donde se efectuaba la sesión plenaria, sosteniendo pancartas de protesta y haciendo tocar tambores y pitos a la espera de que la regidora municipal saliese a recibirlos. La plantilla manifestó su malestar y reprocharon que el pasado martes el Gobierno cancelase una importante reunión en la que pensaban que conocerían el futuro del polideportivo. Tras el improvisado encuentro, que finalmente duró casi dos horas, Hernández volvió a citarles para el próximo martes. laprovincia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *