El epitafio de un político

“Dice un viejo adagio, que la política tal y como fue concebida, por aquellos extraordinarios filósofos griegos, que concibieron la misma partiendo de las “-polis-“, (pueblos, ciudades o estados), no es mala ni perniciosa, los que la hacen “-mala-“ son los personajes que se dedican a ella, que obviando el contenido de aquellos “-textos-“ donde vertieron su sabiduría estos ilustres y sabios griegos, rompen sistemáticamente, por “-mor-“ de la avaricia, la egolatría y la prepotencia, la verdadera esencia que adorna a tan “-pulcra-“ ciencia o arte, como así la define en su libro “-La Política-”, Aristóteles conocido por el -estagirita-, (nacido en la antigua ciudad griega llamada Estagira – 384-322 a. C)“.

La política en la actualidad es sinónimo de corrupción, algo que ha quedado patente con la actuación de muchos de los que se inmiscuyen en la misma con la única idea de “-medrar-“, y prosperar social y económicamente, pero no todos consiguen llegar a la tan ansiada meta, ya que sus “-trapicheos-“ son descubiertos, y van a dar con sus huesos en la cárcel, no todos por cierto, -hay quienes tienen patente de corso y se libran de ese mal trago-, que como dicen los gallegos “-haberlos hailos-“, y que por desgracia siguen libres a pesar de llevar “-imputados-“ hace un porrón de años, y posiblemente para vergüenza y oprobio de cuanto aquí habitamos, es muy posible que sigan haciendo esos “-cambalaches-“ por los que fueron juzgados en su momento.

Antonio Morales, ex alcalde de Agüimes, y actual Presidente del Cabildo de Gran Canaria, le vienen apareciendo desde hace algún tiempo, una serie de episodios que lo desacreditan como político. No quiero caer un vez más en el tópico bastante manido, ya relacionado con el tema de la Residencia de Mayores, cuando era alcalde de tan ilustre municipalidad, por lo que debió ser sancionado y sin embargo no fue así, la justicia sancionó al Ayuntamiento ha indemnizarle a los damnificados, por las cantidades dinerarias cobradas improcedentemente, pero como dice el refrán, -agua pasada no mueve molino-.

Los problemas que le vienen surgiendo últimamente tienen que ver con su faceta de presidente de la primera institución provincial, donde inadecuadamente reparte los fondos a una serie de municipios, sin aplicar el derecho a la “-equidad-“, a unos muchos, a otros menos, y a otros ni un céntimo, esto ni es transparencia ni lealtad al pueblo grancanario, que a fin de cuentas fue quien lo aúpo a tan alto cargo, sin pensar ni un instante si el señor Morales era o no merecedor de ocupar tan dignísimo sillón, que fue durante muchos años ocupado por unos grancanarios de enorme prestigio, y que siempre estarán presentes en la mente de los que ya peinamos canas.

Al señor Morales como se dice vulgarmente, -le crecen los enanos-. El caso de la compra de la tres fincas rusticas en el corredor Tirajana-Amurga, con una superficie total de 466.49 hectáreas, desgajadas en tres parcelas, de 388,40, (3,46 millones), 25,59 (222.505 euros) y una última de 52,5 (382.170 euros), importando el pago total por las parcelas citadas, 4.068.640 euros. Me parece perfectamente normal y loable que el Cabildo haga esa inversión, ya que esa compra vendría a elevar el patrimonio de la institución.

Entre la gran cantidad de propietarios de tan inmensa finca, si nos atenemos a sus dimensiones, figuran la esposa del presidente de Nueva Canaria (NC) Román Rodríguez junto con cinco hermanos. Nadie ha puesto en tela de juicio que exista un “-pelotazo-“ en la compra beneficiando indirectamente al señor Rodríguez, dado que su esposa es copropietaria de una de las parcelas en venta, lo que no es de recibo, es la forma en que se ha llevado cabo esta operación adelante, donde tanto Morales como su jefe de filas en NC, no la han realizado con la “-pulcritud-“ deseada, ya que ellos mismos, posiblemente adelantándose a los acontecimientos, ha ido saliendo sistemáticamente en la prensa hablando, que si la compra es legal en el caso de Morales, o en el caso de Rodríguez, alegando que desconocía la existencia de esta finca, y que su esposa fuera copropietaria de la misma, aseverando con rotundidad que todo es un montaje para desprestigiarlo y desacreditar al partido que lidera.

Lo que no me parece ético ni moral es que Antonio Morales, le haya querido endosar a José Miguel Bravo de Laguna su antecesor, el inició de este feo asunto, algo que el ha propiciado “-vulgarizándose-“ así mismo por cuanto ha venido diciendo y escribiendo al respecto.

En el periódico La Provincia de ayer miércoles 23 de los corrientes, las declaraciones del consejero de Hacienda y Presidencia el señor Pedro Justo Brito, algo que indudablemente lo “-dignifica-“, manifiesta una serie de cuestiones relacionadas con este tema que deja muy mal parado al señor Morales. Entre otras cosas dice: “La compra de los terrenos de la familia de Román Rodríguez se gestó con Morales y no con Bravo de Laguna en 2014”.

El presidente de Cabildo y el líder de NC retrotraen el proceso a la etapa de Bravo de Laguna, tratando de involucrarlo en algo que no tenía arte ni parte. El señor Pedro Justo Brito, desvirtúa de forma rotunda lo dicho por el actual presidente de Cabildo y el propio Rodríguez, que como ya se ha visto, intentaban responsabilizar al señor Bravo, trasladando el inició de esta compra al año 2014, algo que ha quedado demostrado que no fue así.

El señor Brito con una claridad meridiana desmonta todo lo manifestado por Morales y Rodríguez, usando una Cronología, que abarca las siguientes fechas, desde el 7 de julo de 2017 (el inició) hasta la ratificación el 28 de diciembre de 2018.

Todo lo acontecido deja bastante “-tocado-“ políticamente a Antonio Morales, que nos ha estado “-mintiendo-“ durante todos estos días sin que hubieras motivo para ello, ya que la compra de esa finca no revestía ningún tipo de delito, sin embargo estos personajes intentando justificar algo que no tenía mayor importancia, se han reído de todos los grancanarios, mostrando así su “-inexistente calidad política-“.

La mayoría de los grancanarios hemos tomado nota y pensamos que ninguno de los dos merecen seguir en política, por consiguiente “-ojo-“, el mes de mayo esta a la vuelta de la esquina, pienso por tanto que ni Morales ni Rodríguez merecen ser votados en esos próximos comicios. Morales con este comportamiento, y otros que viene arrastrando desde su etapa de alcalde de Agüimes, ha escrito su propio “-epitafio político-“, o al menos ha dejado de merecer la confianza que sus votantes le han otorgado hasta el momento.

Sin embargo el Presidente del Gobierno Canario desde Madrid, se refiere a este “-affaire-“ en los siguientes términos: “observó falta de higiene democrática”, en la compra de Amurga: Evidentemente no es moralmente ni estéticamente correcto”, -de 96 solicitudes solo pase una, que casualmente es la de la mujer y de los hermanos del presidente de NC, cuando el Cabildo esta presidido Antonio Morales que es de NC, no me parece correcto, insistió Clavijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *