El oleaje daña el paseo marítimo de Salinetas y obliga a cerrar un tramo

El paseo marítimo de Salinetas en su tramo norte, muy cerca de la antigua zona industrial de la Cinsa, se ha convertido en un peligro real para residentes y paseantes por el amplio y profundo boquete que el fuerte oleaje del pasado 27 de mayo provocó en el pavimento, apenas sin sujeción en torno a este agujero y que ha obligado a su cierre cautelar desde ese día.

El Ayuntamiento de Telde, que intervino tan pronto conoció el desplome en el paseo, prevé realizar una actuación urgente en la zona baja para taponar la entrada de las olas en esta especie de zona cero en esta parte de la avenida. Tanto desde Territorio como desde Playas se trabaja a fondo para que el deterioro no avance más, ya que hay zonas que están en evidente peligro de desprendimiento por su deterioro por los embates del mar.

Los fuertes impactos de las olas contra el muro que sostiene esta parte de la avenida de la playa teldense, agravados por la entrada de la marea por una oquedad junto a los riscos del lugar, hace tambalear el firme del paseo y no solo el boquete abierto, de unos tres metros de altura, evidencia el riesgo de caída, sino también la inestabilidad del entorno a poco que se camine sobre él. Ayer el oleaje era menos violento que en la fecha del suceso, pero su acción seguía minando la resistencia de la estructura, en claro riesgo de agrietarse más y extender la zona desplomada al resto del recorrido desde el boquete.

«Este agujero en el paseo se produjo porque hace más o menos un mes y medio el oleaje era muy fuerte y la entrada del agua por debajo provocó que se fuera comiendo los cimientos y se cayó de golpe, dejando esta situación desde entonces», apuntaba un residente de uno de los edificios a escasos metros de la zona desplomada. Las vallas bloquean el paso y las franjas de madera para acceder al lugar son ahora una suerte de parqué abocado al vacío.

El incidente, al día siguiente de la celebración de las elecciones municipales, fue atendido por el grupo de gobierno en funciones, que solicitó a la Demarcación de Costas de Canarias su intervención para solucionar el problema. Sin embargo, desde este departamento estatal, según fuentes municipales, se señaló que no estaba dentro de su jurisdicción, por lo que el Ayuntamiento de Telde decidió el cierre de la zona e instaló no solo en el perímetro, sino también en algunas calles anexas por las que se accede al paseo un vallado de protección para evitar el paso de los transeúntes por su alta peligrosidad e inestabilidad.

Tapar el foco del problema
El nuevo grupo de gobierno baraja una actuación de urgencia en el foco del problema, esto es, la oquedad por la que entran las olas que socavan cada vez más el interior de la estructura y amenaza a diario con penetrar desde la costa hacia la acera aprovechando la zona ya deteriorada.

La acción de la marea no ha afectado de momento a los edificios situado en esa zona de Salinetas, aunque algunos vecinos señalan que el estado del pavimento del paseo les preocupa, ya que cada vez es más palpable su deterioro por la erosión marina.

Ante ello, la concejala de gobierno de Territorio, Lidia Mejías, presentará en la Junta de Gobierno Local, en una sesión probablemente de carácter extraordinario, una propuesta para la redacción y ejecución de un proyecto para solventarlo. Así, según fuentes municipales, «la prioridad es taponar cuanto antes la zona por la que entra la marea para evitar que su acción erosiva sea mayor».

De hecho, la concejalía de Playas, que dirige Jonay López, prosigue con los trabajos de prevención con la instalación y mantenimiento de las vallas, ubicadas en los accesos al paseo marítimo, fuertemente sujetas para disuadir de comportamientos incívicos por el riesgo para la integridad física para los infractores.Pedro Hernández. laprovincia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *