El sindicato CC.OO aboga por el servicio de Correos

Todos los que pertenecimos al Cuerpo de Telégrafos, somos conscientes que durante el gobierno de Felipe González Márquez, esta Institución que no dejaba de asombrarnos “-a nosotros mismos sus propios trabajadores-”, de los nuevos sistemas de comunicaciones que “estrenábamos” con relativa frecuencia basados en las nuevas tecnologías, admirados y envidiados “posiblemente” por nuestros competidores, en Europa, por la excelsa comunicadora italiana ITALCABLE, una de las más importantes instituciones telegráficas del mundo, así como por otras de menos enjundia, pero también importantes, fuera capaz de “eliminar” con premeditación y alevosía a una de las Instituciones más punteras de nuestro país, reconocida en el mundo entero por su enorme eficacia en esto de las comunicaciones. Este caballero que todavía goza de buena salud debería explicarles a los españoles porque llevo a cabo tan “nefasto y erróneo atentado” contra algo tan sublime, cuyo primer telegrama “cursado”, fue realizado por la reina Isabel II.

En el matutino CANARIAS7 de hoy 09 de abril, observo bastante estupefacto un trabajo titulado, “CC.OO –conocidos en los medios telegráficos y postales como los cocos-, afirma que el gobierno “da la espalda a Correos”. Advierte de un recorte de 60millones de euros en los Presupuestos. Me gustaría decirles a estos sindicalistas de tres al cuarto, al igual que a la UGT., donde estaban cuando el presidente González dispuso eliminar al Cuerpo de Telégrafos, algo “inédito” y que jamás había ocurrido en la historia de España, “sin dar explicaciones al respecto”, con la único objeto de favorecer a “quien”, esa es la incógnita a despejar, ya que la única organización que se dedicaba a estos menesteres, en aquellos tiempos era la Compañía Telefónica Nacional de España, que utilizaba al servicio de Telégrafos para hace llegar sus mensajes procedentes de las Costeras a todos los pueblos que figuraban como destinos.

Con anterioridad había ocurrido algo parecido, pero en este caso la beneficiada si fue la Telefónica. El Interventor del Estado en la citada Compañía era un ex Director General de Correos y Telecomunicación, don León Herrera y Esteban, que tuvo un comportamiento como tal, calificado por todos como insuperable, dado su buen hacer, genero unas subidas en los emolumentos bastantes sustanciales, algo que no sucedía desde hacía bastante años. Yo tenía con el una gran relación, y manteníamos una correspondencia epistolar, desde que accedió a la Dirección General citada, donde nos tratábamos como verdaderos compañeros.

La relación era tan consistente, que estando yo destinado en la Villa de Arico, me mandó en una carta un contrato perfectamente detallado, con mis datos, categoría, y otras circunstancias personales, diciéndome que firmará el presente documento si quería trabajar en la Telefónica, yo muy agradecido le conteste que no me interesaba, el acepto mi negativa y seguimos siendo amigos.

Me gustaría preguntarles a los “cocos”, ¿el porque de ese desmesurado interés que tienen por Correos, donde el servicio que presta actualmente es bastante calamitoso, especialmente en el departamento de cartería?, algo que me ha sucedido a mi desgraciadamente, donde la correspondencia dirigida a mi domicilio, me tarda en llegar mas de quince días, si la correspondencia es ordinaria me la tiran desde la calle, y si cae en el jardín se deteriora y se estropea por la humedad del mismo. Si es certificada, asegurada, o pequeño paquete, sin tocar en mi casa como es lo preceptivo, dejan el aviso en el buzón y arréglatelas como puedas.

El servicio postal español se ha convertido en algo irreconocible, donde brilla la más execrable indolencia, donde por mucho que reclames incluso por escrito nadie contesta ni toma medidas con lo relacionado con lo que denuncias.

El 14 de noviembre de pasado año, le remití al señor Jefe Provincial de Correos, en Las Palmas, un escrito donde le denunciaba una serie de anomalías en el servicio, que me estaban perjudicando, hasta la fecha de no he tenido respuesta desconociendo las medidas tomadas para subsanar un tales anomalías.

Como conocedor de cuanto digo, y como Jefe que fui de más de una oficina fusionada, y finalmente Director de la Técnica de Correos y Telégrafos Clase “A” de Maspalomas, se que el servicio de Correos actual deja mucho que desear, algo que se palpa en sus usuarios, tanto remitentes como destinatarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *