Elecciones locales a la vuelta de la esquina

Dentro de poco más de tres meses, concretamente el 26 de mayo, acudiremos de nuevo a las urnas para elegir al que será nuestro próximo alcalde. Es legítimo y la base de nuestra democracia que cada cuatro años los ciudadanos con sus votos renueven a los cargos públicos en los ayuntamientos. La oportunidad de elegir conlleva obviamente la posibilidad de cambiar al final del mandato y optar por otros representantes de la soberanía popular.

Todo parece claro y diáfano, casi de de manual, pero el problema es que más pronto que tarde, algunos candidatos tienden a olvidarse de las promesas electorales y comienzan a incumplirlas pervirtiendo la democracia y causando en los vecinos un claro desengaño, cuando ven en qué ha quedado su voto.

Otro de los retos a quizá el mayor al que se enfrenta un político en su municipio es la “proximidad”, ese valor es clave para desarrollar una buena estrategia de comunicación con los vecinos que son quienes con su voto quitan o ponen alcaldes cada cuatro años. Nadie puede parecer cercano ni empático de buenas a primeras si durante cuatro años se ha mantenido alejado de los ciudadanos.

Hay un dicho muy canario que dice que “nadie pregona rábano duros” y es una palpable realidad, en Telde tratan de vendernos recuperaciones económicas como logros del Grupo de Gobierno cuando de verdad deberían decir que el Plan de Estabilidad Presupuestaria del Ministerio de Hacienda, es quien ha encarrilado las cuentas en este municipio que antes gastaba sin orden ni concierto.

Las elecciones también serán una reñida batalla en Telde, donde la presencia de muchas formaciones políticas, facilitará la atomización del voto, si bien los partidos o más bien las personas conocidas, partirán con clara ventaja.

Los ciudadanos de Telde, tienen ahora mismo una desconexión con sus gobernantes que no tienen vocación de servicio y si un sentido patrimonial del poder, lo que les lleva a tratar al vecino con un cierto paternalismo, como si fuera idiota y como si no supiese cuando se le engaña.

El hecho de que en estas elecciones municipales concurran partidos emergentes puede movilizar a un mayor número de ciudadanos a participar en las mismas. El motivo es que la aparición de esas nuevas formaciones implica que el electorado -al menos parte de este- está convencido de que su voto puede provocar un cambio real, y eso lo motivará a acudir a las urnas.
Escucha a Maribel Castro en ONDA GUANCHE pulsando sobre este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *