En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad: No somos disminuidos, somos personas con discapacidad

El sector de la discapacidad en nuestro país, representado a través del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), ha exigido a todo el arco parlamentario que se apoye la modificación del artículo 49 de la Constitución Española de 1978 porque no se ajusta a derecho ni su terminología, ni su contenido. Únicamente nuestro deseo es desterrar expresiones impropias e incluso hirientes del actual vocabulario del texto constitucional, donde se nos denomina como disminuidos.

Siendo esta la principal reivindicación del sector y que se plasma en el manifiesto publicado con motivo de la celebración del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad, que se conmemora cada 3 de diciembre, existen, como siempre, otras muchas reivindicaciones y asuntos pendientes de solucionar. Porque tratamos de que este y todos los días del año sean un día sin desigualdades para las personas con discapacidad.

Muchísimas acciones del día a día siguen siendo hoy prácticamente inalcanzables por la multitud de barreras a las que nos enfrentamos, lo que supone al mismo tiempo, la vulneración de nuestros derechos., tal y como nos recuerda Anxo Queiruga, presidente de COCEMFE. Y para ello necesitamos la complicidad y el compromiso de toda la sociedad para que se nos asegure una atención sociosanitaria adecuada, la educación inclusiva, el acceso al empleo, la representación institucional, el cumplimiento de las leyes, la accesibilidad universal y la eliminación de estigmas sociales. En el ámbito educativo y la formación no reglada todavía son necesarios grandes avances dirigidos a promover el desarrollo social desde la educación, a combatir los prejuicios existentes sobre la discapacidad en nuestros centros educativos, a proporcionar las herramientas que requiere el profesorado para borrar la desigualdad en las aulas y lograr que la formación sea verdaderamente la llave para acceder al empleo y alcanzar la inclusión real. Para ir concluyendo es importante dejar patente que se continúan produciendo incumplimientos de la legislación que ampara los derechos de las personas con discapacidad.

Por todo ello, seguimos reclamando el cumplimiento de la normativa dirigida a promover la inclusión y vida independiente de nuestro grupo social, así como consenso político en torno al desarrollo de políticas que afecten a las personas con discapacidad.

Finalmente, son las barreras mentales las que más oportunidades restan, es decir, aquellas miradas, palabras, actos y omisiones que estigmatizan a las personas con discapacidad. Aun así, seguiremos clamando por el cumplimiento de todos nuestros derechos, hoy y todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *