En España volvemos a las andadas

A España ha llegado una nueva y dramática “forma de gobernar idéntica a la que ya tuvimos que acabo como el rosario de la aurora”. La situación en nuestro país en estos momentos es “calcada”, a la que se vivió en el periodo comprendido entre los años 1933-36 del pasado siglo, donde gobernó de una forma “indecente”, motivado por el libertinaje y la inseguridad el Frente Popular, integrado por socialistas, comunistas, ácratas, radicales, republicanos e independentistas, -representados por Macia y Companys en Cataluña-.

Es muy posible que en aquel gobierno hubiera más de un político de “afiliación” de izquierdas, honesto y preparado, no todos eran rupturistas y ácratas en potencia. Entre estos citar a, Francisco Largo Caballero, más sindicalista que político avezado, Indalecio Prieto encomiable orador, cuyas intervenciones parlamentarios, frente al monárquico José Calvo Sotelo tuvieron una extraordinaria repercusión en la oratoria mundial de la época, Julián Besteiro y poco más, nada que ver con la patulea de la que dispone Pedro Sánchez para elegir su gobierno, que es muy posible lleve a España a la “fractura” total, social, económica, administrativa y jurídica.

A partir de ayer 1 de junio, y motivado por una Moción de Censura desde mi punto de vista “inadecuada”, donde alguna circunstancia acaecida durante la instrumentalización de la misma podría haber sido constitutiva de una ilegalidad según el Reglamento de la Cámara, -como fue la desvergüenza de Pedro Sánchez de ocupar el asiento que se supone le corresponde al líder socialista en el parlamento, reservado para los diputados algo que el no es-, sin que la presidenta le llamara al orden por esta acción improcedente.

Aunque tengo que reconocer que esta irregularidad cometida, propiciada por su talante donde prima una enorme egolatría, y una carencia política total, le hizo cometer tan burda hazaña, que lo acreditó una vez más como un desconocedor de la esencia política más significada, fuera óbice para que la moción prosperara o no.

Los españoles que tenemos tres dedos de frentes, y una cierta edad somos conscientes de la que se nos puede venir encima, donde la formación de un gobierno más o menos semejante al que provoco la “hecatombe” del 1936, pero donde sus componentes carecen de la preparación política debida, que muchos políticos acreditaban en aquellas fechas. Pedro Sánchez no esta capacitado políticamente, -ni tan siquiera para gobernar en una comuna de Mali o Kenía, con mis respetos para ambos países-, como dice el ex presidente, Felipe González, que Sánchez es un loco, aunque el piensa que es un “iluminado”. Es incuestionable que Rajoy había caído desde hace algún tiempo en una atonía e indolencia irracional, impropia en un presidente, si a esto le añadimos su falta de “energía y dureza”, algo que muchos españoles lo tildado de cobardía, permitiendo todo lo que ha pasado en estos últimos años, especialmente en Cataluña.

La España que hoy contemplamos esta completamente rota políticamente, y si a esto le añadimos los problemas económicos que se están generando desde que este sujeto anunció la presentación de la moción, con la caída de la bolsa donde el IBEX 35 ha perdido un montón de miles de millones, y la prima de riesgo se ha disparado aproximándose a los ratios negativos que llego a tener cuando la crisis. Soy de los que pienso que este gobierno de “gran coalición”, ya que Sánchez tendrá que satisfacer mediante algún tipo de prebendas, a todos cuantos le han dado el apoyo para obtener este triunfo irresponsable y dañino para España, no va a ser muy duradero, ya que los españoles no lo vamos a permitir, y si se hace necesario apelaremos al “quijotismo” que tanto nos ha distinguido en el mundo para echarlo de un puesto que no le corresponde.

Jamás Sánchez podrá presumir de haber llegado a la presidencia de España elegido por cuantos habitamos en el mismo, su entrada en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, ha sido por la puerta de “servicio”, como la servidumbres en las grandes mansiones.

Pedro Sánchez ha optado por aliarse con quienes quieren romper España, como son los catalanes, a hecho lo mismo con los “apologistas” del terrorismo, lo que le llevara a enfrentarse con las Asociaciones de las Victimas de esta terrible lacra que azotó a España durante muchos años, a los que se dedican a maltratar a los miembros de la Guardia Civil y sus acompañantes, como ocurrió en Alsasua y en Algeciras, es que a veces al igual que Judas traiciono Jesús por treinta monedas de plata, otros como es el caso que nos ocupa es capaz de venderle su alma al Diablo, para llegar a ser presidente de un pueblo que lo rechaza, y que no lo quiere por el sistema utilizado para acceder a este cargo que le queda ancho, dada su ignorancia supina, y su poco amor al pueblo que debido a su estolidez no ha sabido ganárselo por los cauces legales.

Pablo Sánchez debería ser consciente que esta amalgama de partidos que le han ayudado a conseguir ese fin tan apetecido -nunca merecido- apelando a unas sinergias deshonrosas, en algunos casos sin quórum, son los que dentro de no mucho tiempo darán un paso al frente para desposeerlo de tan alto cargo, dada su inutilidad cognitiva –dada su carente sabiduría política-, frente al gobierno, ya que como digo su preparación política, no estará nunca a la altura de las circunstancias, algo que le reprocharan los que ahora le alaban, y hasta le adulan. Hoy desde muy temprano ya ha empezado a surgir los gritos de estos ignaros personajes, donde dicen no estar conforma con los Presupuestos Generales del Estado, es que como dice el refrán, -a rio revuelto ganancia de pescadores-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *