“Exigir los derechos que nos corresponden”

“Cuando Cristóbal Colón se lanzó en busca de las Indias navegando hacia el oeste……, no tuvo en cuenta aquella inscripción de –Non Plus Ultra-, (no más allá), que figuraba a la salida del Estrecho de Gibraltar, que los marinos más famosos de Europa nunca se atrevieron ha cruzar, ya que se hablaba que mas –allá- del estrecho no existía nada, lo ignoto, que describían que estaba habitado por unos monstruos terribles, que las profundidades del mar –atraían- a las naves y las hundían en los abismos más profundos, sin que hubiera la más mínima posibilidad de salir con vida de tan “-azarosa desdicha”. (1).-

El Océano Atlántico en la época medieval era conocido como el Mar de las Tinieblas, mar Tenebroso….., considerado como –inaccesible- para los más valeroso y aguerridos marinos de aquellos años.

El –genovés-, Cristóbal Colón era un extraordinario navegante y cartógrafo, se ganaba la vida dibujando –cartas náuticas- a los marinos que se lo solicitaban en las tascas de los muelles. Siempre creyó en la existencia de las Indias Occidentales, lo que le llevó hacerles propuestas a los reyes de Portugal y España para que le patrocinaran ese viaje que siempre tuvo en mente descubrir ese -nuevo mundo- que decía existía al oeste del estrecho de Gibraltar, a bastante millas náuticas distancia del mismo.

Después de fracasar en sus peticiones ante el rey de Portugal, se entrevistó con los Reyes Católicos, donde la reina Isabel se interesó desde un principio por tan tentador proyecto. Colón se reunió con ella en varias ocasiones, accediendo al fin ha financiar tan ambicioso plan, que le había expuesto con detalle, el que a la postre se convertiría en el Gran Almirante de la Mar Oceána.

Colón se desplazó a Palos de la Frontera con el objeto de armar una pequeña flota, entrevistándose con los mejores capitanes, patrones y marineros más afamados del lugar, así como también con los armadores más importantes, pero sus intentos fracasaron, hasta que enterados los hermanos, Vicente Yáñez Pinzón y Martín Alonso Pinzón, de tan –ilusionante y arriesgado proyecto-contactaron con Colón, y formalizaron iniciar cuanto antes tan importante viaje.

Estos dos extraordinarios marinos hicieron posible la búsqueda de las tres naves previstas, la Pinta, la Niña y la Santa María, esta última era una –nao- (2), las otras dos eran –carabelas- (3). Este viaje en pos del descubrimiento de las Indias navegando hacia occidente fue patrocinado por la Reina Isabel que se vio forzada a vender parte de sus abundantes joyas.

Los barcos bien pertrechados de agua, víveres, y los medios náuticos necesarios para llevar a buen –puerto- tan complicada navegación, astrolabios y ballesbillas…..(4) para la observación de los astros, cuadrantes, escandallos (5), la aguja que había que cebarla –imantarla- con frecuencia, para marcar las horas utilizaban un artilugio consistente en una –ampolla de cristal- conteniendo arena que marcaba 30 minutos de tiempo, por lo que era necesario voltearla cada vez que se cumplía el tiempo citado.

En la nave capitana la Santa María enarbolaba su insignia el Almirante Colón, las otras dos naves la Pinta y la Niña era mandadas por los hermanos Pinzón.

Los tres –buques- perfectamente –arranchados-, iniciaron su viaje al amanecer del día 03 de agosto de 1492, desde el puerto de Palos de la Frontera, actualmente conocida por Huelva, -este día es conocido en la historia de España como el día del amanecer-.

Mientras navegaban a –barlovento- con rumbo al oeste a la Pinta se le rompió el timón, dirigiéndose al Puerto de Las Palmas donde arribo el 09 de agosto, seis días después de haber zarpado, el resto de la flota siguió rumbo a la isla de la Gomera, donde recaló el día 12.

Con el objeto de cambiar el aparejo latino de la Niña por uno redondo, los dos barcos entraron en la bahía de Las Palmas el día 25. Una vez reparadas las naves citadas la Pinta de su rotura del timón, y la Niña con su nuevo velamen, el 02 de septiembre salieron hacía la Gomera.

Una vez pertrechados en el puerto de San Sebastián, el día 6 zarparon con rumbo –siempre al oeste- con mar encalmada, hasta que la noche de 08 empezó a soplar un ligero viento que fue aumentando de fuerza, lo que hizo que las tres naves con el velamen completamente –henchido-, navegaran con una considerable velocidad.

Con el objeto de ensalzar la -Fiesta de la Hispanidad-, así como la Fiesta Nacional de España. que celebraremos Dios mediante el próximo día 12, me he permitido escribir como proemio de lo que voy ha exponer a continuación.

El día 26 de septiembre Santa Cruz de Tenerife celebró con todo boato el 500 aniversario de la recalada de la flota que circunnavego el globo por primera vez, que mandaba el portugués, Fernando de Magallanes, que al morir en la batalla de Matcan en Filipinas, no consiguió ver el final de su proyecto, finalizándolo Juan Sebastián Elcano que iba de contramaestre en la nao Concepción, que arribó al puerto de salida el 08 de septiembre de 1522, con un solo barco el Victoria de los cinco que habían iniciado la travesía con solo 19 hombres.

“La expedición de Magallanes-Elcano, había zarpado de Sanlúcar de Barrameda el 10 de agosto de 1519, poniendo rumbo al sur, con cinco naves y más de 239 hombres, arribó a este puerto canario el 26 de septiembre del año citado, 47 días después de haber salido de su puerto base».

Posiblemente el acto más importante realizado ensalzando esta efeméride, fue el izamiento de la bandera por la excelente alcaldesa de la municipalidad, doña Patricia Hernández y el Comandante Naval de Tenerife, el Capitán de Fragata, don Pablo Dodero Martínez. Felicitó a todos los santacruceros por celebrar este tipo de eventos con tanto esplendor, que los acreditan como unos excelentes –patriotas-.

Este trabajo que titulo –exigir lo que nos corresponde por derecho-, se refiere a que Cristóbal Colón en sus diferentes viajes visitó más la isla de Gran Canaria que ninguna otra, entre estas la Gomera conocida como la –isla colombina-. En aquellos años y –siempre- en Las Palmas han habido excelentes carpinteros de –ribera-, algo que ha quedado acreditado por los hermosos navíos que se han construido desde siempre, -pesqueros, de recreo, de regatas, yates, etcétera-, por eso Colón hizo que la carabela, la Pinta le fuera reparado su timón averiado por uno de estos carpinteros, al igual cuando quiso cambiar el aparejo latino de la Niña por el redondo, también lo llevo a cabo en Las Palmas.

Actualmente en el puerto de la Luz y de Las Palmas existen unos astilleros, cuyo funcionamiento es alabado por los todos los propietarios de los buques que se reparan en el mismo, conocido por ASTICAN, -astilleros Canarios-. Sería interesante que por quienes corresponda, se debería solicitar para Gran Canaria la denominación de isla colombina.

La relación del almirante con Gran Canaria esta más que acreditada según la historia, las veces que oró en la ermita de San Antonio, existiendo en el frontispicio de la misma una placa donde consta las veces que visitó para rezar en este santuario, la Casa Museo que lleva su nombre, donde existe una cantidad de documentos, cartas náuticas, escritos realizados por él, libros de bitácora, utensilios de navegación, etcétera.

Muchas de las cartas náuticas existentes en la casa museo de Cristóbal Colón en Las Palmas, fueron confeccionadas por el navegante y geógrafo Juan de la Cosa (Santoña 1460 – Tubaco, Colombia 1510). Este insigne marino realizó los siete primeros viajes llevados a cabo por navegantes españoles a América, le cupo el honor de haber confeccionado la primera carta náutica donde figuraba el continente americano, que junto al florentino Américo Vuspucci, navegaron por las costas meridionales del Mar Caribe.

Lo lógico es que si a la isla de la Gomera se la llama colombina por las visitas que Colón realizó a la misma, porque no darle a la Gran Canaria igual denominación así como también a la Playa de Maspalomas, donde el –almirante- residió en diferentes ocasiones durante sus viajes. En esta última localidad hizo aguada y se abasteció de leña en el –oasis-, y en el pequeño bosque existente en el mismo, donde después de haber pasado más de 500 años todavía conserva ese pequeño –relicto- de su antañona frondosidad.

En la carretera que une a San Fernando con el faro de Maspalomas, se puede contemplar una estatua de Cristóbal Colón señalando con su mano derecha el oeste, que es en la dirección que se encuentra la América descubierta.

(1).- Según el escritor JJ. Benítez, pasando en el mar de los Sargazos en pleno atlántico, se ha visto unas edificaciones en el fondo marino, que ejerce sobre la superficie una influencia de carácter electromagnético, que altera los equipo electrónicos de a bordo, tales como el radar, el gonio, la giroscópica, la radio, el compas, etcétera, que atraía a los barcos hacía el fondo del océano. Se conocen muchos accidentes de este tipo acaecidos hasta no hace mucho tiempo. Este periodista e investigador de temas paranormales tuvo mucho éxito hace unos años por sus interesantes trabajos relacionados con los –ovnis-, etcétera.

(2).- Embarcación medieval de cabotaje de uno o tres palos envergadas con velas cuadras.

(3 y 4).- Antiguos instrumentos astronómicos que permite determinar la posición de una nave en el mar (ballesvillas).

(5).- Plomada cónica que amarrada a un cabo sirve para determinar la profundidad del mar en un punto determinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *