¿Fobia, odio o miedo?

Esta es la pregunta que le hago a Sánchez y a sus “esbirros*”, especialmente a su ministro del Interior, Grande Marlaska, donde su manifiesta “inquina” hacia el Instituto Armado es más que evidente. ¿Conoce este inadecuado “ministro” la historia de la Benemérita, rotundamente no?. La Guardia Civil, la fundó el general, Excmo. Señor don Francisco Javier Girón y Espeleta, II Duque de Ahumada y V Marques de las Amarillas, el 13 de mayo de 1844. Y ha sido uno de la “soportes” más importantes de que en España exista una seguridad y tranquilidad digna de encomio, dado su carácter de Cuerpo de Seguridad del Estado, donde su aquilatada preparación, la sitúa entre los Cuerpo policiales mejores del mundo.

El servicio que presta en la actualidad tiene unas connotaciones tan relevantes, donde brilla el virtuosismo y la hidalguía que siempre la ha distinguido, que ha hecho que muchos países hayan copiado sus reglamentos y forma de actuar. Fueron los que acabaron con los “maquis”, que pululaban por los montes catalanes y navarros, (para los cuales Pablo Iglesias, pide un reconocimiento, y un homenaje ya que luchaban por la libertad), donde muchos de sus miembros perdieron la vida en sus enfrentamientos con estos desalmados que procedían en su mayoría de las Brigadas Internacionales.

¿Piensan nuestros gobernantes que el Instituto Armado tengan “reminiscencias franquistas”, ya que en esta España donde hemos vuelto a la inseguridad, y se atenta con violencia contra todo que huele a españolidad. Los españoles no pueden lucir gorras con los colores “rojos y gualdas”, pulseras u otro tipo de adornos, -es Franco el culpable de tanta desidia-, después de llevar muerto más de cuarenta años?.

Lo mismo ocurrió con el escudo del águila de Patmos, que simbolizaba a San Juan Evangelista, especialmente su gran capacidad “intelectual” y altura de miras refugiado en la isla de su nombre, donde se criticaba entre otras cosas la aparición del “yugo y las flechas”, -el yugo la Y de Isabel, y las flechas la F de Fernando, los Reyes Católicos-, y por eso desde un principio lo proscribieron, los republicanos, socialistas y comunistas, que en la actualidad están alentando al pueblo a manifestarse, especialmente a los independentistas que pretenden crear un ejercito propio con el objeto “pienso yo”, de enfrentarse al ejercito español, ¡hasta ahí les llega el cinismo y la irracionalidad a estos infames e ilusos sujetos!, con el único fin de romper la unidad de una España grande y libre, -como rezaba en la banda anudada al cuello del águila, donde podía leerse esa premisa de, “-Una grande y libre-“.

Que la España actual esta abocada a una nueva contienda civil es más que evidente, la ciudadanía asiste perpleja a estos contubernios propiciados por un gobierno inadecuado, que no respeta los valores éticos y morales de los ciudadanos, donde las leyes no se cumplen según dictaminan los códigos vigentes, y las instituciones estatales en manos de unos “sujetos” irresponsables, se están cargando la forma de actuar de tan insignes y respetables profesionales, despidiendo a un personal perfectamente preparado, por que no comparten su “ideologías” políticas. Al igual que en los años treinta de la pasada centuria, España vuelve a estar encadenada y rota, donde la estulticia y la impudicia de unos personajes irracionales, la han hecho caer nuevamente en la “ignominia” más sucia y soez que se pueda dar en un Estado de Derecho.

Este gobierno “usurpador” del poder mediante una moción de censura, cuyo comportamiento atenta contra los derechos fundamentales de cuanto habitamos en este país, esta intentando desmantelar a los Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya destrucción ya esta en marcha, iniciada en Navarra donde la Guardia Civil esta vetada y de diez cuarteles solo funcionan cuatro, con una jornada de solo cuatro horas al día, atacando a los agentes de tan distinguido Cuerpo, y a sus acompañantes como ocurrió en Alsasua, donde las “turbas cobardes” a imagen y semejanza de las “checas ácratas*” de aquellos años, vuelven a poblar las calles impunemente cometiendo toda clase de delitos.

No basta con decir en facebook, “viva a la guardia civil”, se hace necesario actuar con más bríos, hay que salir a la calle y “gritarle” a estos ignaros y pésimos gobernantes que se vayan, que carecen de la suficiente categoría para seguir en la “poltrona” de la nación más antigua de Europa, y que ninguno de ellos empezando por Sánchez, puede compararse con el más humilde agente del Instituto Armado, por la gran labor que realizan desde hace 174 años, forjada en el crisol donde se funde el honor y la gloria de los héroes.

Durante muchos años la Benemérita ha estado en el punto de mira de la ETA, y han sido muchos los miembros de la misma que han caído bajo las balas asesinas de estos criminales, y sin embargo el gobierno la “maltrata”, y es muy posible que hasta la odie o quizás la teme dada su constatada valentía, ya que el comportamiento irracional de quienes tratan de gobernarnos sin conseguirlo, intentan limitarle sus obligaciones, donde en muchos casos no atienden a sus demandas, y permiten que la misma sea acosada como ha ocurrido más de una vez, en la frontera de Ceuta y en Navarra.

Para los españoles de bien, la Guardia Civil no es una institución más, es todo un sentimiento que arraiga profundamente en nuestros corazones, su lealtad, su honestidad, y su forma de comportarse no tienen parangón en ningún otro cuerpo de la seguridad del Estado, -aunque es justo reconocer, que la Policía Nacional también juega un papel muy importante en estos menesteres-, pero sin embargo no es tratada con la misma “saña”, que la Benemérita.

España tiene un problema grave, cuyo principal protagonista es el gobierno de Pedro Sánchez, que no sabe arbitrar ni regir a un país como el nuestro, cuya historia y grandeza es obviada por estos sujetos que ebrios de poder, llegan incluso a cometer una serie de delitos, con el fin de “engordar” sus exiguos currículum, plagiando tesis doctorales de maneras deleznables copiando literalmente trabajos realizados por otras personas “intentando” arrogarse la autoría de los mismos, o adquiriendo propiedades mediante sociedades instrumentales o utilizando “testaferros”, para inhibirse de cumplir con el “fisco” algo que deberían ser sancionados por la Justicia, ya que atentan contra la legalidad vigente.

La paranoia de algunos de estos sujetos caso (Pablo Iglesias), llega al extremo de pretender, -al igual que ya solicitaran hace algún tiempo con los “maquis”-, homenajear a los asesinos de Paracuellos, por considerarlos unos héroes. Ahora que resulta que los que asesinaron impunemente a miles de personas, Santiago Carrillo, y otros, por no compartir las ideologías de aquellos cretinos que gobernaban España en aquellos años, no fueron unos criminales convictos y confesos, sino unos héroes.

Nuestra Guardia Civil merece un respeto, algo de lo que siempre se han hecho merecedores por su honorable y sacrificado comportamiento, actualmente se intenta mancillar su honor, donde el “cretinismo” vil de una patulea de impresentables, quieren acabar con alevosía y premeditación de una Institución cuya dignidad, honor y gloria jamás ha sido igualada. Yo no me conformo con expresarle mi admiración, empleando el termino de –viva-, yo voy más lejos alabando su grandeza, con un “arriba la Guardia Civil”.-

(*).- La definición dada a los criminales, y asesinos que cometieron los cuatro “magnicidios” más conocidos de nuestra historia, los de Prim, Dato, Canalejas y Cánovas del Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *