Frases y cuento: Cambio de paradigma. (covid-19)

Querido hijo…

¿Es necesario para cambiar el paradigma de esta sociedad
la muerte de miles o millones de seres humanos en el mundo?

Medita…
Medito…
Meditemos hoy más que otras veces.

Cuento: Cambio de paradigma.

Érase una vez una isla. Una isla tan olvidada por el resto de los mandatarios de su amado país los cuales solo se acordaban de ella en tiempo de elecciones. Isla al mismo tiempo tan querida fuera de las fronteras de este variopinto país por los miles de visitantes que, como fieles turistas, año tras año y temporada tras temporada, disfrutaban de las extensas playas de rubia arena que, como amantes perfectas, se dejaban acariciar por su eterno amante, el mar, siempre bajo un clima de suaves tonalidades y agradables temperaturas durante todo el año.

Turistas que también degustaban la variada gastronomía de los múltiples restaurantes, tascas, bares y “bochinches” desperdigados por la extensa orografía del terreno: unos dentro de la cosmopolita capital isleña, otros de los dentro de los distintos núcleos poblacionales y el resto escondidos por los profundos barrancos para darle al turista, aparte de buena comida autóctona, una aventura por sus carreteras o senderos hasta darles el saludo de bienvenida en su lengua autóctona. Saludo resumido en un cálido: “Sansofí” en unas partes y en otras “Sansofé». Todo lo anteriormente aderezado por un pueblo isleño humilde, pacífico y educado con aquel visitante de su amado terruño, pero no por ello un pueblo inculto, inteligente y combativo, último rasgo, siempre que la ocasión lo requería; pero a modo de resistencia pasiva. Variopinta idiosincrasia que acuñaba en la mente de todo aquel turista que pisaba su isla la idea, de que más que unas vacaciones, los pocos o muchos días pasados dentro de esta isla lo percibían como haber estado en el mismo paraíso.

Todo marchaba bien dentro de aquella porción del Jardín de las Hespérides hasta que un día saltó a la prensa mundial, gracias a un médico fallecido poco después en circunstancias poco claras, la noticia de que un virus letal y de fácil contagio y expansión iba a salir rebotado de sus fronteras, más temprano que tarde, aunque ya hubieran tomado medidas para contenerlo. Un llamamiento tomado, muy en serio, por un funcionario del Cabildo que era técnico en prevención. El cual ni corto ni perezoso se puso en contacto con el máximo responsable de la institución a la que pertenecía y le dio el siguiente consejo.

―Mire Don Julián tengo un documentado y detallado informe que me lleva a pensar que este virus es como el COVID-19 que asoló al mundo hace ya 30 años. Yo si fuera usted convocaría una reunión, de extrema urgencia, a los más cualificados de nuestro sector: médico y médico epidemiológico de nuestros dos hospitales, además de a los más cualificados prevencionistas en riesgos biológicos, a los mandos de las diferentes policías, ejercito, bomberos y protección civil, sin olvidar a los representantes de sectores como la banca, empresariales, sindicales, autónomo y prensa. Así se lo he puesto por escrito en mi informe, conjuntamente con las medidas que debemos tomar para proteger a la población y no paralizar nuestra actividad económica. Para que no nos pase lo de la pandemia del 2020 donde murieron más de cinco millones de personas en todo el mundo.
 
― Tú estás loco. ¿Cómo coño voy a hacer lo que me aconsejas en este informe? ¿Tú estás en tu sano juicio? ―Resopló el presidente después de leer lo que planteaba aquel joven de probada rectitud moral y ética profesional detenidamente.

La conversación entre prevencionista y presidente se tornó acalorada, subida de tono, muy subida de tono; pero los argumentos y las ideas expuestas por, Pedro, su subordinado, le tocaron la conciencia y la neurona de la sensatez a su jefe.

Al finalizar la charla, ni corto ni perezoso, llamó a Marcela, su secretaria, y le dio orden para organizar, de urgencia, la reunión demandada por Pedro.

Al día siguiente, a las 7 de la mañana entraron en el salón de conferencias del cabildo todos los convocados, sí todos, que advertidos de que iba el tema portaban dentro de sus lujosas carteras los más adinerados y los menos en fundas de plástico múltiples dosieres con sus diferentes pros y contras preparados para defender sus posturas. Mucho fue lo que se exhaló en aquella reunión: que si las medidas a tomar estaban fuera de lugar, que lo pretendido era una insensatez, pues se propagaría por el resto del país un infundido e innecesario estado de alarma, etc., pero contrariamente a lo esperado se aceptó lo propuesto por el prevencionista y el bien común superó, por primera vez en la humanidad, los intereses de una minoría o de uno solo.

Al día siguiente los empleados del personal del cabildo se pusieron en contacto con varias empresas que fabricaban y distribuían EPIS para trabajar en lugares con riesgos biológicos dentro del país, subrayando en el tema de la protección facial máscaras en vez de mascarillas, y encargó lo necesario para el personal sanitario, policial, personal de bomberos y de protección civil, el ejército también se reabasteció de lo necesario conforme a sus protocolos, y para el resto de la población hombres, mujeres y niños, encargó Snorkels de buceo, sí de buceo, adaptados en su base superior para distintos filtros biológicos.

A los veinte días ya estaba todo el material dentro de la isla preparado para ser distribuido al mismo tiempo que salía en la prensa local, nacional y mundial que el virus volvía a ser una mutación del COVID-19 y que ya se había detectado varios casos en algunas partes del país, HACIENDO CALLAR, pero no PEDIR DISCULPAS por las infinitas burlas y difamaciones por la red, a pie de calle o en los despachos más influyentes de aquella Monarquía Parlamentaria, a los representantes de aquella reunión en el salón del cabildo y en especial a Pedro el prevencionista.

Ya repartido todos los EPIS, más la gran reserva dejada para reabastecimiento durante tres años, y bajo un mandato del cabildo se ordenó a toda la población llevar las máscaras y guantes desechables cada vez que salían a la calle a cualquier actividad ya fuera laboral o recreativa, además de seguir las normas previstas para estos casos según los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias y lo establecido en la Ley de prevención de riesgos en su real decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. Dejando bien claro que quien no siguiera al rajatabla las normas e incumpliera dentro y fuera de los lugares de trabajo, comunidades de vecinos incluidas y demás espacios comunes, las normas dictadas serían multados y confinados durante 100 días en unos edificios preparados para este fin.

Las burlas aumentaron sobre aquella población llegando a acuñarse el mote de la ciudad de Snorkilandia, más esto no inmuto ni hizo sentir mal a los miles de habitantes que preparados para esta posible o no posible nueva pandemia habían aceptado de buen agrado lo recomendado: en infinitas charlas por radio, televisión autonómica y presenciales en todos los centros de trabajo y comunidades.

Pasó el tiempo y la pandemia obligó a cerrar fronteras menos la de esta isla la cual al no haber dado ningún caso positivo pudo mantener abiertas sus límites aéreos y marítimos, con vuelos mínimos, siguiendo el estricto protocolo de que todo aquel que entrara y saliera de su espacio territorial tendría que someterse al control con un test  aparte de estar confinado en cuarentena en una serie de edificios habilitados para este fin y después de superarla se tendrían que someter a los mismos protocolos dictados para el resto de la población.

La carga viral extendida por el resto del mundo volvió a sumir a la población mundial en el caos y la histeria vivida en el 2020 y años sucesivos, queriendo los que antes se burlaban de las medidas tomadas en dicha isla residir y beneficiarse de lo que un grupo de gente sensata y organizada había planificado, con antelación, para el bien común, para su pueblo.

La nueva mutación más virulenta que la del 2020 en dos años duplicó el número de fallecidos en el mundo y de cinco millones pasó a cuarenta millones de muertos; pero el ejemplo seguido en aquella isla olvidada para las autoridades de su país y solamente recordada para las convocatorias electorales fue seguido en el resto del mundo por muchos pueblos y el tercer año, a modo de milagro, se dio con la vacuna.

Aquella isla conocida en el resto del mundo por su ejemplar comportamiento pasó a ser mentada no por su auténtico nombre de pila sino por el de Snorkilandia. Una isla donde la sensatez y el sacrificio institucional, empresarial y ciudadano pudo dar aire limpio a los verdaderos héroes de esta guerra biológica.

Médicos.
Enfermeros
Policías.
Personal de limpieza de hospitales, vías públicas, comunidades y empresas.
Personal de supermercados y tiendas.
Personal de seguridad.
Personal de Cáritas, otras ONG, etc.
Y ciudadanos que cumplen con lo establecido para el bien común. Alejandro Dieppa León. Escritor

2 comentarios sobre “Frases y cuento: Cambio de paradigma. (covid-19)

  • el 3 julio, 2021 a las 8:51 pm
    Permalink

    Cuando se escribe desde el corazón, un relato entrañable, un sentimiento humano, cercano al alma, sentido y lleno de luz y esperanza, nosotros, los lectores como yo, nos podemos sentir regaladas por la historia que nos cuenta Alejandro; nos sentimos afortunadas de poder leer textos de verdad, auténticas joyas para el recuerdo y ese homenaje a todas nuestras gentes queridas que en momentos tan fuertes que vivimos, nos ayudan a seguir adelante.
    Qué bueno es leerte, Alejandro Fueña, eres un hermano,

    Respuesta
  • el 4 julio, 2021 a las 7:37 pm
    Permalink

    Es propio de personas valientes el contar la verdad por el bien común incluso aunque las consecuencias de hablar vayan en detrimento de quien las cuenta. Siempre valiente amigo Alejandro haciendo gala de tu conocido lema Liberté,Igualité, Fraternité , saludos !!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *