Gibraltar y el Brexit

Una vez más la capacidad intelectual, y de estadista de Pedro Sánchez ha quedado en “-evidencia-“. Inglaterra no piensa soltar el “peñón” de ninguna de las maneras, el mismo seguirá siendo “posesión” británica hasta el fin de los siglos. Le oí decir al general Franco en más de una ocasión aquello, “el peñón caerá como una fruta madura”, algo que nunca ocurrió.

“En la reunión de la estación de trenes en Hendaya, el día 23 de octubre de 1940, Hitler y Franco estuvieron reunidos más de siete horas, donde la exigencias de nuestro Jefe de Estado, para permitir la entrada al ejercito alemán en suelo español, consistían, en la devolución del “peñón”, la cesión del Marruecos francés y parte de la Argelia francesa, y así como del Camerún francés que pasaría a engrosar junto a la Guinea un “bastión geopolítico” español en el África Ecuatorial, algo que el líder del III Reich no aceptó, y por consiguiente la entrevista terminó sin ningún tipo de acuerdo, el general le dio a entender que si no se cumplían esas peticiones no entraría a formar parte del ejercito Eje, ni permitiría la entrada de los alemanes en España-“ como pretendía Fhürer”.

Adolf Hitler se hizo acompañar en la entrevista con Franco, por su Ministro de AA.EE., Joachín Von Ribbertrop y del diplomático, Eberhard von Stohrer, junto a Franco compareció su ministro de AA.EE., Ramón Serrano-Suñer, cuyos sentimientos siempre fueron “germanófilos”.

Esta fue indiscutiblemente la única opción que tuvo España de recuperar el “peñón de Gibraltar”, ya que Hitler quería cerrar el paso del Mediterráneo a los americanos que intentaban entrar en la contienda europea a través del mismo. El general en agradecimiento a la colaboración alemana en la Guerra Civil, donde participó la Legión Cóndor con sus bimotores Junkers, y tropas de elite, organizó una División de Voluntarios, enviándolos a luchar a los diferentes frentes existentes en Europa, al mando del general, Agustín Muñoz-Grande.

El bizarro y heroico comportamiento de muchos soldados de la División Azul Española como así era conocida, dado su arrojo y valentía, se hicieron merecedores, y recibieron las más altas condecoraciones del Ejercito Alemán, entre estas la Cruz de Caballero de la Orden de la Cruz de Hierro.

Al fallecimiento de Carlos II “el hechizado”, último rey de la dinastía de los Austrias, sin descendencia, fueron muchas las casas reales europeas que pretendieron ocupar en trono español, Luis XIV de Francia propuso a su nieto, Felipe Duque de Anjou, mientras que los austrecistas apoyados por el Reino Unido y Holanda se decantaron a favor del, archiduque Carlos, lo que derivo en una guerra denominada de “sucesión” (1701-1714), mediante el Tratado de Utrecht (1713), se firmó la paz, cediendo España parte de sus posesiones en Europa a los holandeses y Gibraltar a los ingleses.

Según las Organización de las Naciones Unidas (ONU), “Gibraltar es un territorio autónomo que debe ser objeto de un proceso de descolonización”,algo que no ha sucedido. Nuestro actual presidente un autentico “desconocedor” de la diplomacia, quiso aprovechar la salida del Reino Unido de la UE, para exigir un “gobierno gibraltareño compartido”, y amenazó que de no ser aceptada sus pretensiones “vetaría” los acuerdos UE con Inglaterra, algo que propagó “fanfarronamente” por toda Europa, sin embargo a la hora de la verdad no cumplió su palabra, y firmó el documento de tratado de forma “cobarde”, que es el comportamiento que viene acreditando desde que se hizo cargo del poder.

El cinismo o el cretinismo de “el” y de su ministro de AA.EE, José Borrell, diciéndole a los españoles que lo que se consiguió “no puede ser mejorado”, mintiendo una vez más, que es lo único que saben hacer. La señora May primera ministra británica, los desmiente manifestando, “que Inglaterra estará siempre a lado de los gibraltareños, y nunca los abandonaran”, haciendo burla del “comportamiento de Sánchez”, al igual que muchos eurodiputados que se rieron en sus propias “barbas”.

Cuanto antecede es el propósito que sostiene el gobierno ingles, ante estas presiones de un presidente vulgar e inadecuado, cuya consistencia de demanda no ha tenido en realidad el rigor, y el fundamento necesario para exigir algo que ningún presidente español ha conseguido, cuya preparación y capacidad intelectual superaba con creces a la de Sánchez, con la única excepción de Zapatero, cuyas carencias políticas e intelectuales son idénticas a las del actual presidente.

El falaz comportamiento de Sánchez, y de sus ministros ha adquirido tal magnitud que todos mienten sistemáticamente. La señora Calvo vicepresidenta del Gobierno con el objeto de entrevistarse con Su Santidad Francisco I se desplazó al Vaticano para hablar con el Santo Padre, y este la derivo al Secretario de Estado Cardenal, Prieto Parolín, al término de la entrevista, el Cardenal se inhibió en algunos de los temas tratados en le reunión, sin embargo la señora Calvo ha su llegada a España, pretendió hacernos creer que la reunión había sido un éxito, algo que se demostró posteriormente que no había sido así, y la prensa haciéndose eco de las investigaciones realizadas, difundieron una serie de comunicados desvirtuando cuanto había manifestado la señora Calvo al respecto.

La política en España se ha convertido en un verdadero “suplicio”, donde el presidente Sánchez con el objeto de satisfacer a los que le “auparon” a la presidencia apoyándole en la “moción de censura”, lo están chantajeando pidiéndole el “oro y el moro”, amenazándolo con retirarle el apoyo parlamentario necesario para sacar adelante los PGE de 2019.

Y este personaje que no quiere dejar la “Moncloa”, a todos satisface sin tener para nada en cuenta que el endeudamiento de España es cada vez mayor. Para desplazarse a Valladolid utiliza un helicóptero para ir del palacio donde reside al aeródromo de Cuatro Vientos, y allí coger un Falcón para desplazarse hasta esta ciudad, que como se dice vulgarmente esta a “la vuelta de la esquina”, en este aspecto quiere emular el comportamiento de Trump, sin pasar por su “retrograda” cabeza que este es el presidente del país más poderoso del mundo.

La “funesta” egolatría de Sánchez le lleva a hacer cosas que posiblemente no haría ni el más tonto del pueblo, pero como dice en refrán: no hay mal que dure cien años y cuerpo que lo resista. Esa es la esperanza que nos queda a los españoles, que suponemos que la mayoría de cuanto aquí vivimos no le vamos a dar el voto, y por consiguiente el “placer” de seguir habitando en la Moncloa, así como seguir gobernando de esta forma “tan inhumana” a un pueblo que lo rechaza por su inadecuado comportamiento, y falto de la lucidez más mínima para realizar una labor de este tipo.

La semana pasada se celebró en Las Palmas la conferencia del RUP, donde iban a estar presentes los presidentes los pueblos que conforman las Regiones Ultra Periféricas, las islas de la Martinica, Guadalupe y Reunión y el territorio continental de la Guayana pertenecientes a Francia, las portuguesas Azores y Madeira y las Canarias, que iba a contar como así fue, con la asistencia del Rey, Sánchez como “alma que se lleva el diablo se fue a Cuba”, a tontear con las autoridades de la isla caribeña, y a prometerles una serie de beneficios, y prebendas que es lo único que saber hacer. Su comportamiento insolente, y bravucón es sin lugar a dudas una de las cosas que menos le soportamos los españoles, además de esa osadía impropia en un dignatario que se precie.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *