Imprudencia temeraria

Es un delito tipificado en el Código Penal, donde la responsabilidad del –sujeto- que la comete puede ser sancionado según la gravedad del perjuicio ocasionado. En España el caso del –coronavirus- en este momento, las 13h20m,09s GMT (18.03.2020), con más de 500 muertes ocasionados por esta pandemia, que venimos sufriendo desde mediados de febrero, y que nuestro presidente Pedro Sánchez obvió desde un principio no anunciando como era su -deber y obligación-, lo que se nos venía encima, y que lo ocultó hasta el día 08 de marzo una vez celebrada la manifestación por el día –internacional de la mujer-, cuando ya se conocía que había ocurrido dos muertes producidas por este virus mortal de necesidad sino se trata -adecuadamente-, como están haciendo en China (donde surgió el problema), y especialmente en Corea del Sur, donde la –transparencia de un gobierno decente-, consiguió rebajar en una semana de casi 1000 infectados diarios a 74.

Si analizamos con lógica cuanto esta ocurriendo, muchos españoles pensamos que Sánchez ha incurrido como mínimo en un delito de estas características, y por consiguiente debería ser inmediatamente cesado por el rey nombrando un –gobierno provisional- formado por expertos hasta que esto haya pasado, (si es que pasa). La gravedad es extrema, sin embargo el gobierno sigue mintiendo, ya que los datos que sigue dando no se ajustan a la realidad.

Marlaska viene diciendo desde hace días que iba a cerrar las fronteras, no obstante las mismas siguen abiertas, al aeropuerto de Gran Canaria siguen llegando vuelos procedentes de Europa. En una residencia de Tomelloso han muerto hoy 14 personas, y sus responsables solicitan más ayuda –están desesperados-, sin embargo nadie se ha hecho eco de esta noticia atendiendo estas –llamadas urgentes pidiendo más atención para estas personas-, que se encuentran en un peligro inminente.

Sánchez manifestó ayer de la aportación de 200.000 mil millones de euros para hacerle frente a esta pandemia, ¿llegaran a tiempo?, o como siempre se convretiran en –pan para hoy y hambre para mañana-, algo que viene haciendo de manera sistemática este gobierno desde que accedió al poder mediante una -moción de censura-, donde los gastos han sido superiores a los ingresos, radicando ahí ese saldo negativo en las arcas del estado, donde el –despilfarro- ha sido la tónica más significativa de este gobierno, que ahora va tener que negociar unos prestamos de cantidades desorbitadas, para hacer frente a esta complicada situación, lo que hará más dificil aún la recuperación económica a la que tendremos que enfrentarnos todos los españoles.

El –desastroso- gobierno de España –sigue en sus trece-, donde la indolencia y la ignorancia siguen siendo las premisas que define a cada uno de los componentes del mismo, ayer escuche a la ministra de Asuntos Exteriores y me dio vergüenza de que gente –sin clase y revestida de una ignorancia de tal calibre- lidere una institución de tanta prosapia como es este ministerio, que siempre estuvo representado por grandes personajes que han pasado a la historia de España por los insignes valores que acreditaron.

Ahora los –cretinos y osados- políticos españoles de la –vitola- del podemita Iglesias –callan- al ver el gesto (una vez más) filantrópico de don Amancio Ortega, aportando más de 250 millones de euros para combatir esta pandemia, así como la fabricación de –mascarillas-, y la aportación dineraria para que nuestros científicos sigan investigando sobre esta –lacra- y se pueda erradicar definitivamente de España y del mundo.

Es una vergüenza que a –Rufían/al cuadrado-, al igual que a Echenique se le permita seguir despotricando del Rey y de la bandera de la forma tan –miserable- que lo hacen, sin que nadie le pida explicaciones de su –irreverente insolencia-, ya es hora que toda esta patulea de indeseables -sean privados de libertad- y encerrados en la prisión más sórdida y lúgubre que pueda existir. La gran mayoría de los políticos españoles actuales son unos verdaderos –zascandiles-, y estos son los que generan los más graves problemas que se están produciendo en España desde que Sánchez y su –pachanga de insurrectos accedieron al poder-.

Diariamente Fernando Simón, director de Alertas y Emergencias de Sanidad, “-supongo que será un cargo político nombrado a dedo, ya que su aspecto no cuadra con el de un científico, intelectual o experto en enfermedades infecciosas-“, aparece en televisión hasta diez veces, con la misión de seguir mintiendo sobre este grave problema que nos aqueja, sin embargo al desconocer el –tema- genera más –desasosiego- en la ciudadanía que esta verdaderamente asustada, y no es para menos si observamos las impresionantes cifras de contagiados y muertos 17.147 y 767 respectivamente, -si esta información es creíble-, estamos tan acostumbrados a que nos mientan que ya nos cuesta creer cuanto nos dicen.

Según la Historia, -no la de la Memoria Histórica propiciada por el nefasto Zapatero-, sino la verdadera a nivel mundial, cita una serie de muertes propiciadas por una serie de tiranos, que han sido tildadas de “lesa humanidad”, que aunque no han tenido parangón en la historia pero si cierta semejanza con las 767 producidas en España por el –coronavirus-, donde la desinformación de un presidente inadecuado, y con el objeto de no prohibir una manifestación por el día –internacional de la mujer-, para no enfadar a Irene Montero promotora de la misma, ocultó la existencia de esta pandemia, que ya se ha llevado por delante la cifra citada, y que todavía es muy posible si Dios no lo remedia algunas mas.

Me gustaría que el presidente Sánchez tratase a todos los empresarios con el mismo racero, a la hora de concederles las ayudas económicas anunciadas especialmente a los más –débiles- como son los autónomos, a los cuales desde siempre a tenido abandonados como ha manifestado más de una vez la ATA, anuncian una serie de beneficios relacionados con el pago de las hipotecas, a la Agencia Tributaria, rebajas fiscales, etcétera, de no ser así la mayoría de los empresario autónomos desaparecerían, todos los españoles tenemos los mismos derechos y obligaciones, por eso todos sin excepción en estos momentos tan aciagos tienen el mismo derecho a participar de esos beneficios –fiscales- que anuncian desde el gobierno, sin que existan discriminaciones de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *