Jinámar, la eterna Cenicienta

La zona del Valle de Jinámar que pertenece a Telde, cuenta en la actualidad con una población de casi 18.000 personas, y como podrá imaginarse el común de los mortales, un granero de votos cada vez que se acercan las elecciones locales. Es en este momento cuando los partidos políticos que han tenido tareas de gobierno en el Ayuntamiento de Telde, prometen el oro y el moro y luego si te vi no me acuerdo.

En esta nueva etapa, el Grupo de Gobierno de Telde, ha titulado su enésima propuesta para el Valle, ‘Jinámar en nuestra manos’ un título muy pomposo que se convertirá en todo lo que han sido los anteriores, papel mojado.

A pesar de las ingentes cantidades de dinero que han llegado a este barrio durante muchísimos años desde distintas instituciones, la lista de necesidades del Valle de Jinámar se hace interminable.

No se resuelven los problemas de los vecinos con actuaciones puntuales cuando las necesidades tienen tan hondo calado, y entre ellas podríamos citar: carencia de políticas sociales, no existe comisaría de la Policía Nacional (la hubo pero la cerraron), escasa vigilancia de la Policía Local, no hay un centro de drogodependencia, inexistente de talleres y actividades deportivas que ocupen a la juventud, nula participación ciudadana, ascetismo escolar, ninguna atención a la población de mayores etc etc

La lista de necesidades se haría interminable, pero es básico que los vecinos del Valle de Jinámar despierten y hagan valer su voto, que es cuando único les presta atención los políticos de turno.

Basta de temas grandilocuentes e irrealizables, basta de utopías que suenan muy bonitas, pero son mentira. En este barrio hay que “arremangarse” y ponerse a trabajar, menos chau chau y más jase jase. No es justo ni digno que se saquen revistas que los vecinos del Valle de Jinámar no van leer, ni que se gasten ingentes cantidades de dinero en temas pueriles cuando hay tantas carencias que paliar.

El Grupo de Gobierno solo se preocupa de sacar lo bonito, (carteles luminosos, murales en la Gerencia, convenios con algún CEIP) pero se olvidan de lo feo, de la basura que hay por todos los rincones y de lo abandonadas que están todas las carreteras de acceso al Valle de Jinámar, etc. Lo de la revista ‘Jinámar en nuestras manos’ es la penúltima burla hacia los vecinos que se quejan amargamente de cómo se gastan el dinero que viene de distintas instituciones en boberías.

Es triste ver como Nueva Canarias que es quien más años ha gobernado en Telde, sigue sin entender nada a pesar de que la realidad de Jinámar les abofetea todos los días, continúan mirando hacia otro lado, aplicando las mismas fórmulas añejas que no han permitido sacar a este barrio de su desesperada situación. Son meros gestores de ayudas y subvenciones, no se implican en educar en valores, en sacar a familias adelante que se quiebran por falta de recursos.

La triste realidad es que las elecciones de mayo próximo convierten a Jinámar en una porción del pastel electoral demasiado apetecible como para que los nacionalistas no intenten una vez más hincarle el diente” sentenció la periodista y redactora municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *