Josu Ternera otro Bolinaga

El nombre de este “asesino” convicto y confeso, conocido por Josu Ternera, es José Antonio Urriticoechea Bengoechea. Fue un miembro activo de la cúpula de la extinta (algo que dudo) ETA (Euskadi ta Askatasuna), ex diputado en el Parlamento Vasco por Euskal Herritarrok. Desde un principio como activista de esta “banda de asesinos”, se le observó la enorme satisfacción que le producía matar aunque fuera de forma irracional, que era su modo de actuar, obraba casi siempre con premeditación, era cruel y no le daba ninguna opción a sus posibles victimas, algo que posiblemente en esa mente enferma, de odio a todo lo español, fuera lo que le produjera ese enorme placer de ver caer a sus pies a sus victimas heridas de muerte a las que remataba sin un atisbo de piedad.

Ya empiezan a surgir las elucubraciones, una jueza francesa manifiesta en la prensa de su país, que residiendo este “sujeto” en Nairobi (Kenia), recibió un chivatazo de un agente del CNI destinado en la Embajada Española, mediante una llamada telefónica de un número desconocido advirtiéndole que iban a por el, lo que propició que pusiera “pies el polvorosa”, algo que la Guardia Civil afirma que fue así.

Arnaldo Otegi, un personaje de la misma calaña que Ternera, líder de BILDU un partido proetarra, -de ahí que diga que dudo de la total desaparición de la banda terrorista-, mientras este sujeto este en libertad y los partidos próximos a estos asesinos no sean ilegalizados, como son BILDU, Herri Batasuna, y tantos otros corpúsculos políticos que siguen acatando, -no practicando los postulado independentistas de estos criminales-.

Todos estos asesinatos donde intervino personalmente o dirigió Josu Ternera, denominados de “lesa humanidad”, tienen que ser juzgados nuevamente no por la villanía con que se llevaron a cabo, sino por lo que significo para muchas familias españolas, que se vieron privadas de sus padres, hermanos, hijos, etcétera, y que claman a pesar del tiempo pasado “justicia”.

“La participación de este “macabro sujeto” en todos los crímenes que se llevaron a cabo en aquellos años, tienen que ser sancionados con el “máximo rigor”, sin que se vuelva a dar lugar lo que aconteció con, Josu Uribetxeberria “Bolinaga” un asesino de sus mismas características, miembro de ETA desde 1983, detenido el 01 de julio de 1997 a raíz de la liberación de José Antonio Ortega Lara, funcionario de Prisiones, al que puso en trance de muerte, al no querer revelarle a la Guardia Civil donde estaba ubicado el zulú donde estaba secuestrado.

Fue juzgado y condenado a 178 años por el asesinato de tres guardias civiles, a catorce por el secuestro durante 116 días del empresario, Julio Iglesias Zamora en junio de 1993 y a 32 por el de Ortega Lara durante 532 días”. El 12 de septiembre de 2012 fue puesto en libertad al encontrarse en “fase terminal” de una grave enfermedad que padecía, en contra de la opinión de los forenses designados al efecto, falleció en Mondragón casi tres años después. Entre los comentarios surgidos y publicados destacó el del ex juez Garzón, que dijo, -que era inhumano dejar morir en prisión a una persona estando en fase terminal-. Este personaje que se autodenomino como el “paladín” de la justicia española, sin embargo por “entrometerse” en algo que lo atañía fue inhabilitado para ejercer como tal”.

Ternera perteneció a ETA-V Asamblea en la que ocupó, hasta que paso a la clandestinidad, el cargo de responsable político en Vizcaya. En mayo de 1971 huye a Francia incorporándose al “frente militar” de la banda criminal. Sus intervenciones en asaltos y ataques fueron múltiples desde un principio; en julio de 1972 ataca la fabrica de Orbegozo en Hernani, Guipuzcoa, apropiándose aproximadamente de 4 millones de pesetas. El 28 del mismo mes, interviene en un atraco a un furgón que transportaba en divisas 12millones de pesetas destinadas al Banco de Vizcaya en Pasajes (Guipuzcoa).

En diciembre de ese mismo año participa en el atentado a la Casa Sindical de Hernani. En enero atraca un polvorín en Hernani apropiándose de 3.000 kilógramos de dinamita y otros explosivos, que serían utilizados para asesinar al almirante Carrero Blanco en Madrid, en diciembre de 1973.

Al fallecer Eustaquio Mendizábal, alias “Txikia” responsable de la organización de la banda, Ternera acede a este cargo. En 1980 entra a formar parte de la ejecutiva de la organización terrorista ETA militar. En 1984 se convierte en el número dos de ETA, destacando por su oposición a las Conversaciones de Argel entre el gobierno de Felipe González y ETA. Tras la muerte de Txomin Iturbe Abasolo se convirtió en el número 1 de la organización terrorista.

En enero de 1989 es detenido en Bayona, Francia junto a su mujer dirigente de relaciones exteriores de Herri Batasuna. Ingresa en la prisión de Fresnes cerca de Paris, extraditado a España quedó en libertad al considerarse que había sido juzgado en Francia por pertenencia y financiación de ETA, y los demás delitos de los que se le acusaban había prescritos.

El juez de la Audiencia Nacional, Javier Gómez de Liaño, decreto su ingreso en prisión y ese mismo mes lo procesó por pertenencia a banda armada. En junio de 1996 declaró como imputado por el atentado de la Plaza de la Republica Dominicana de Madrid en 1986, en la que fallecieron dos guardias civiles.

En las elecciones autonómicas de 1998 fue elegido diputado al Parlamento Vasco por la circunscripción electoral de Vizcaya en las listas de Euskal Herritarrok actualmente ilegalizada. Citado a declarar al Tribunal Supremo en dos ocasiones, nunca compareció, que investigaba el atentado contra la Casa de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, en las que murieron once personas entre ellas cinco niños.

Huyó de España en el año 2003, al ser imputado en el citado atentado, permaneciendo desaparecido hasta el día 16 de mayo de 2019 que fue detenido en la ciudad de Sayenches en los Alpes franceses. Enfermo desde hace algunos años de una grave dolencia, buscaba en la ciudad francesa atención médica.

Su detención ha generado una gran cantidad de comentario en la prensa, y en las redes sociales, algunos de los cuales han llamado la atención por sus aberrantes contenidos, citar el comentario realizado por el presidente del PSV, Jesús Eguiguren, que dice de tan siniestro personaje, que es un “héroe”, los partidos constitucionalistas, PP Cs le han pedido que rectifique tan “lamentable” manifestación, así como también las Asociaciones de las Victimas del Terrorismo.

Como era de espera el líder de PODEMOS, Pablo Iglesias, no ha hecho ningún comentario al respecto, posiblemente cuando lo realice será defendiendo la integridad de Ternera.

Los asesinados por la banda terrorista ETA se elevan a más de ochocientos, donde han caído una gran cantidad de agentes de la Guardia Civil, así como civiles mayores y jóvenes concejales de diferentes ideologías. Todos lo fallecidos eran personas de bien, estimadas y queridas. Es indudable que Josu Ternera, al igual que Bolinaga son dos asesinos fríos, calculadores y despiadados, aquel se aprovechó de un resquicio legal para conseguir su libertad, esperemos que Ternera no utilice la misma estratagema, y que sea sentenciado como mínimo a cadena perpetua.

Arnaldo Otegi que esta en libertad, cuando debería estar privado de ella, ya ha dicho refiriéndose al presidente Sánchez, “que es el principal enemigo de la paz”. La Justicia deberá brillar ahora con Ternera, aplicando la Ley de forma inexorable, este tipo de monstruos tienen que será tratados como lo que son, donde no exista la palabra “piedad”, algo que ellos no tuvieron en cuenta cuando asesinaban impunemente a sus victimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *