Karma político

No es no, esto predicaba el Sr Sánchez apenas 4 años vista ante la investidura del Sr Rajoy y en el momento en el que nos encontramos inmersos, pide altura de miras al resto de partidos para gobernar en solitario.

Resulta, de todo punto lamentable que con semejante pasado, este ilustre tenga o crea tener autoridad moral para solicitar tal pedimento, máxime cuando él mismo dimitió como parlamentario para evitar tener que abstenerse tras otra convocatoria de elecciones, delante de los medios y bases.

Personalmente no estoy a favor de nuevas elecciones, el cansancio en la reiteración de las mismas ya no sólo resulta cansino sino que, además evidencia una ineptitud sin parangón en fase negociadora.

La llamada izquierda, se las veían muy felices por el hecho de que las tres derechas no lograsen alcanzar mayoría absoluta y resulta que, nuevamente, tanto el Partido Socialista como Podemos, auto proclamados abanderados del progresismo, han dialogado, durante más de 80 días, de sillas y no de programas a llevar a efecto.

No se han dado cuenta la clase dirigente que, por ahora, no existe el bipartidismo, que es necesario ceder pero demonios, es que ni saben sumar, el Partido Socialista no detenta la mentada mayoría, precisa de socios, es más, no sólo de Podemos, sino de otras formaciones políticas para, por fin, el Sr Sánchez alcance su tan ansiada silla de mando.

Hemos llegado a un punto, a una hipocresía de tal índole que, sin ningún reparo, obvian su pasado más eminentemente reciente y no sólo piden que se les otorgue el mandato, sino que el mismo no tenga contraprestación alguna.
No logro entender y me preocupa ciertamente, en que manos estamos, no puede resultar tan difícil digerir que se precisan socios para que la cábala matemática llegue a buen puerto y por ende, el inicio de una nueva legislatura.

De la lectura en diferentes medios, como telespectador de otros tantos, un día sí y otro también se observa con una perplejidad alarmante la desidia e, incluso, falta de respeto para con los ciudadanos, no se puede seguir en esta línea.

Las personas que trabajamos, sea cual fuere nuestro rol en la sociedad, conocemos y tenemos la obligatoriedad de compartir con otros tantos, la labor que nos caracteriza y no se puede paralizar el modus operandi de la actividad a desarrollar porque, sencillamente alguien te caiga mejor o peor.

Es que hemos llegado a una fase crítica que, en política vale todo, no conozco ningún sector laboral que disponga de cien días de periodo de prueba, con la agravante que siquiera están obligados temporalmente a cerrar una mesa de diálogo con conclusiones definitivas, es, sencillamente una falta de respeto para el ciudadano de a pie con mayúsculas.

España no puede, ni debe, exponerse a nivel internacional con la mediocridad narrada precedentemente, es, sencillamente vergonzoso, se habla de Europa como el ejemplo a seguir, pues impongan las segundas vueltas, que se vote a los dos partidos más votados y se acaba esta enjundia de dimes y diretes a cuál más sorpresivo y denigrante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *