La Constitución, y el Estado de Derecho, vulnerados por la propia Justicia

Es evidente que tanto la Constitución Española y el Estado de Derecho han sido proscritos por la misma Judicatura, que es quien tiene que velar por el cumplimiento de la legalidad en nuestro país, obviando su propia independencia (Montesquieu), haciendo cuanto le formula el poder ejecutivo, relacionados con los delitos o posibles delitos que llevan a cabo en el territorio nacional, bien sean cometido por un sujeto o como en este caso por la totalidad de un gobierno irracional e incoherente, donde la vulgaridad del mismo está llevando a España, ha ser criticada e inhabilitada políticamente y jurídicamente, en los diferentes foros internacionales donde concurre, las Naciones Unidas, la Unión Europea, la NATO, etc., en todas ha perdido el enorme prestigio que se le atribuía, motivado por el execrable comportamiento de una presidente, plagiador, desconocedor de la buena ortografía, que han hecho que lo vean en la distancia como un verdadero –analfabeto-.

En el –candente y controvertido- caso de la exhumación de Franco, en complicidad con la iglesia católica apostólica y romana de la que fue un verdadero –paladín y protector-, reconocido incluso por el Papa Pío XII, que lo condecoró por haber derrotado al comunismo que intentaba adueñarse de Europa, y por su fidelidad al Santísimo Sagrado Corazón de Jesús, sin embargo ahora reaccionan, poniéndose a favor del gobierno para que exhumen sus restos, de esta forma tan vil y cobarde.

La justicia española se ha convertido en la aliada más servil del presidente en funciones, acatando cuanto este les indica a la hora de imponer una sanción o sentencia, apoyándose en la ideología política del individuo a sancionar, rompiendo así de forma denigrante la verdadera esencia que debe revestir a quienes tienen el deber y la obligación de imponer las penas según dictamina los diferentes códigos, donde la equidad debe ser igual para todos los españoles como dice la Constitución.

La impudicia ha hecho mella en el tercer poder, que ha perdido su tan -cacareada ecuanimidad- e independencia, lo que esta permitiendo que en España haya tanta delincuencia, donde de una forma falaz el gobierno somete a los Cuerpos y Fuerzas del Seguridad del Estado, a ese humillante comportamiento, no permitiéndole hacer uso de los derechos que les corresponden que le han sido inherentes desde su fundación en el caso de la Guardia Civil.

El Juzgado número 3 de lo Contencioso Administrativo de Madrid, ha emitido un auto que debe ser tenido en cuenta por el Tribunal Supremo, que aprobó de forma indecente la exhumación del Caudillo, que suspende momentáneamente esa acción de exhumación, que en cualquier país de Europa sería tildada como un acto criminal, impropio de un Estado de Derecho, que presume del respeto a la legalidad vigente, adjurando de la misma sometiéndose a lo que dictamina este gobierno, cuya conformación es más propia de una banda criminal, que de una junta de personas nobles, sapientes y honrados, que quieren sacar adelante a esta España decadente, y caótica que ellos mismos han propiciado con su indecente forma de gobernar,

Al carecer de una mínima preparación no son conscientes de la que se puede liar, si llevan adelante esta violación. Los españoles somos muy libres, si fuera preciso, iniciar una cruzada incruenta pero con la fuerza suficiente, para hacerle saber a Sánchez y a sus esbirros, que exhumar, a Franco es un delito flagrante, aunque lo permita u ordene el Tribunal Supremo, que viola los sentimientos de un pueblo, que conoce perfectamente hasta donde se puede llegar, lo que esta produciendo que muchos españoles estemos en alerta permanente para minimizar la gravedad de tan execrable profanación y las consecuencias que pueda tener, que desde mi punto de vista puede terminar en algo parecido a lo que sucedió el 18 de julio de 1936.

Mi pregunta es ¿este comportamiento propio del filibusterismo más indecente de un gobierno en pleno siglo XXI, podría traer consecuencias funestas para la integridad de España, si el ejercito dice no a la exhumación de uno de sus más grandes generales, y sale a la calle diciendo basta ya, se acabo lo que se daba, iniciándose así una nueva contienda, que no deseamos, pero que parece que el gobierno y toda esa patulea de traidores que los apoyan, incluso asesinos convictos y confesos caso Arnaldo Otegui, si la desean o al menos la están buscando?.

El gobierno de la UE, le dice a los gobernantes españoles, que los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Frente Popular, son idénticos a los que cometieron los nazis en el llamado –holocausto-, por consiguiente lo apremia con esta encomienda, -de obligado cumplimiento-, a retirar los símbolos, y los nombres de las calle españolas que –enaltezcan- a los que originaron aquellas masacres citando a, Carrillo, Ibarruri, Negrín, Largo Caballero, etc., dejándo sin efecto los galardones y las prebendas que les fueron concedidas. ¿El gobierno actuara con la presteza que le exige Europa cumpliendo cuanto le ordena al respecto, o no tomara ninguna decisión relacionada con esta orden?.

Las diferentes Asociaciones existentes en España, que honran y glorifican a los militares de más prosapia de cuanto existieron en España, como es el caso del General Millán Astray, están teniendo una serie de enfrentamientos con estos –falsarios-, que se dedican hacer cine tergiversando la historia, sin embargo nadie le pide explicaciones, ya que todos estos cineastas profesan la misma ideología de los que gobiernan riéndole las gracias.

Ayer en el desfile con motivo de la Fiesta Nacional de España, los aplausos y los vítores más sonados fueron para la Guardia Civil, algo que le dará que pensar al ministro del Interior Marlaska, ya que fue como una bofetada sin manos que le quiso dar el pueblo, por el maltrato que le esta dando a tan insigne y venerado Cuerpo. Así como un aviso a Sánchez que fue -increpado y abucheado-, cuya sonoridad televisiva quiso evitar la ministra de Defensa Robles, que estaba siendo entrevistada por TVE, aumentando el volumen de la emisión, algo que no consiguió.

La presencia del gobierno en el desfile de ayer día 12, evidencio el ridículo que una vez más demostró, que ni el presidente Sánchez ni sus ministros tienen el –empaque- necesario para participar en una parada militar de estas características, a todos ellos se les notaba sus pocas ganas de estar en el Paseo de la Castellana en este evento, donde el patriotismo debía ser el motivo primordial de su presencia en este acto castrense, algo de lo que carecen, la ministra de Defensa no hacía mas que mirar el reloj, dando a entender las ganas que tenía de que pasase el tiempo cuanto antes, y se acabase la tortura que ella y sus compañeros del gobierno estaban sufriendo, donde los generales y altos jefes asistentes no les miraban con buenos ojos, por su comportamiento indecente para con ellos, así como también para los diferentes cuerpos representaban.

Cuando llegó la comitiva real, y Pedro Sánchez se acercó al vehículo donde venían los reyes, los abucheos y silbidos adquirieron más notoriedad, donde los –decibelios- subieron de tono, y el rechazó de los españoles hacia este estulto personaje se fue haciendo cada vez más patente, el –culmen- de los despropósitos de este sujeto tuvo su punto álgido, cuando intentó acercase al paracaidista siniestrado, teniendo que actuar el Jefe del Protocolo real, indicándole que no se acercase a la reunión donde participaban los Reyes con el militar subordinado, interesándose por su estado de salud.

Esta es la segunda vez que se ve, como el Jefe de la Casa Civil del rey y del protocolo, tiene que llamarle al orden a este estólido sujeto, la primera vez fue el año pasado año en la recepción que tuvo en el Palacio Real después de la parada militar, por querer ubicarse donde no le correspondía, y esta por quererse entrometer en la conversación privada que mantenían Sus Majestades, con el paracaidista accidentado.

Los españoles no podemos claudicar ante tanta insolencia y desatinos, por lo tanto debemos estar vigilantes en los aledaños del Valle de los Caídos, por si a estos indignos gobernantes se les ocurre acercarse por el lugar de forma subrepticia, con el fin de cometer este terrible delito de profanación, -avalado por el Tribunal Supremo-, sin que nadie se oponga a ello, aunque los que lo intentemos seamos declarados –fuera de ley-, por una justicia vendida al mejor postor, en este caso a un gobierno –ruin e inepto-, que quiere perpetrarse en el poder haciendo este tipo de –maldades propiciadas por ese odio que les corroe las extrañas-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *