La decadente agricultura española

Hace muchos años cuando inicié mis estudios de geografía española, se decía que España era un país eminentemente agrícola, y así era la mayor parte de su superficie territorial era como una –finca- de más de 505mil kilómetros/cuadrados, actualmente un 70% de esta superficie se ha dejado de cultivar. España era primer país productor de aceite del mundo, y su –aceite- estaba considerada como la mejor del orbe. Nuestras cepas daban un vinos de una calidad exquisita, algo que los viticultores siguen manteniendo, pero el abandono de la –agricultura- en estos últimos años ha sido un –hándicap- de enormes dimensiones que esta llevando al campo a la ruina más execrable.

Entre los años cincuenta y sesenta de la pasada centuria, con la llegada del –turismo- se sacrificaron miles de hectáreas de suelo productivo para edificar en él grandes hoteles, bungalows y apartamentos, que demandaban los miles de turistas que venían a pasarse grandes temporadas en España, buscando sus hermosas playas, su sol sempiterno y su gastronomía, lo que propició que muchos hacendados, y cortijeros convirtieran sus tierras en verdaderos –emporios- donde el cementos sustituyó a las tierras de labradío, en las que siempre se habían cultivado diferentes productos……, (leguminosas, gramíneas, frutos ordinarios, papas, tomates, naranjas, etcétera), las apetencias desordenadas del empresariado turístico rompió una tradición agraria que tenía muchos siglos de antigüedad.

Los enormes –latifundios- donde convivían los –propietarios- y los apareceros desaparecieron como por –ensalmo-, las campañas o zafras que se hacían durante una época del año, donde los –aparceros- cultivaban una serie de productos propios de la época (especialmente los tomates), que les generaban unos beneficios sustanciosos, y cuyos productos los encontrabas en los establecimientos a un precio bastante accesible, actualmente con las grandes superficies los precios han –subido- de una forma descontrolada, dándose la circunstancias que el que menos beneficios obtiene es el labrador o agricultor.

Es evidente que los agricultores estén en pie de –guerra- ante la desidia de los gobernantes que no se involucran en resolverle los problemas que les –acucian-, donde sus productos no son valorados en su precio justo, siendo ellos realmente los que hacen posible que los campos sigan dando los diferentes productos agroalimenticios que nos abastecen a todos para que podamos seguir alimentándonos.

La pregunta por mi parte es obligatoria, ¿por qué el ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca……. y lo que –sea-, en manos de un personaje –Planas- creo que se llama, -que no ha plantado en su vida ni un popular “rabo gato”, ignorando la riqueza de nuestros productos agrarios, permite que entren productos en nuestro país procedente de casi todos los países mundo, tomates de Marruecos (cuya calidad es bastante inferior a los que producen en España, naranjas, cuando la huerta valenciana produce las mejores que puedan existir), frutos tropicales o –semi- de Chile y otros países sudamericanos, incluso de países que están ubicados en nuestras antípodas, Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Australia, siendo sus productos de bastante menor calidad de lo que producimos por estos lares, aguacates, papayos, mangos, que dada su deficiente calidad son los que abaratan los precios en detrimento de los nuestros, produciendo estas crisis, y enormes perdidas a nuestros agricultores, -es obligatorio preguntar “es que el gobierno español recibe algún beneficio de esos agricultores. –foráneos-?.

¿Es que existe alguna razón para los productos cultivados en España sean marginados, por estos que provienen del exterior, y que en muchos casos adolecen de la etiqueta de calidad exigida, o es que estas masivas llegadas priman al gobierno en un tanto por ciento para que las mismas sigan entrando en España sin que nadie lo impida?.

El –verdadero verdugo- de tan obsceno y patético gobierno, visto lo visto es García Marlaska, el que rige la forma en que tienen que actuar los Cuerpos de Seguridad de Estado, donde su labor totalmente –nefasta-, esta buscando la confrontación con los honorables miembros de tan Gloriosos Cuerpos, en algunos casos obligándoles a actuar contra su ética profesional, en Cataluña cuando la –insurrección- de los separatistas le prohibió a la Policía y la Guardia Civil, disparar pelotas de gomas contra los alzados violetamente, sin embargo a los olivareros que estaban realizando una huelga razonable, legal y sin violencia obligó a ambos cuerpos a utilizar las pelotas de gomas citadas.

No puedo abstenerme de decirle a este sujeto que su comportamiento como ministro del Interior, -raya en la delincuencia-, al igual que en la mayoría de los ministerios donde sus representantes carecen absolutamente de tener un mínimo de dignidad, escuchar hoy -03.03-, a la ministra de Educación sobre las cosas que quieren modificar relacionado con algo tan básico como es la educación de nuestros hijos y nietos me dejo –patidifuso-, jamás pensé yo que este tipo de personas completamente –analfabetas- pudieran alcanzar tan altos cargos, y es que todos están cortados por el mismo patrón, desde Sánchez hasta el último miembro de su gobierno, todos adolecen de algo tan primordial como es pensar y obrar con –coherencia-.

Y no digamos las nauseabundas palabras de la ministra –feminazi-, Carmen Calvo que con el objeto de estar en la misma sintonía que su patrón …… vulgariza nuestra lengua cada vez que habla, ridiculizándose así mismo. Es notorio que todos estos ministros de España, forman parte de una clase social de la más baja estofa, la mayoría de ellos los llevan reflejado en su semblante. De los marqueses de Galapagar en su empecinamiento de –meter- a Eduardo Inda en prisión, es indudable que ellos están más cerca de ser los elegidos para -ingresar en la cárcel- dado sus trapicheos con Venezuela, Bolivia y otros países sudamericanos, que ese honorable periodista.

Todas estas manifestaciones que están llevando a cabo los –olivareros- están más que justificadas, y lo que esta sucediendo actualmente es –pecata minuta- de la se puede liar, mientras que los gobernantes no son capaces de resolver este grave problema que aqueja a la gente del campo, siguen con sus historias propias de su manifiesta incuria, y desconocimiento de las políticas tan necesarias para que España salga adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *