La dimisión de Sebastián Grisaleña evidencia la parálisis que vive el Ayuntamiento de Telde

El presidente de la Entidad Urbanística de Conservación Parque Empresarial de El Goro, GoroEco, Sebastián Grisaleña, ha hecho pública hoy su dimisión debido a la falta de apoyo e implicación del Ayuntamiento de Telde.

Grisaleña al que todos tenemos por un hombre serio, apunta que su dimisión es «irrevocable» y en la carta que adjuntamos deja clara su «decepción, desilusión e indignación» con los responsables municipales porque no han querido resaltar el «revulsivo evidente» que ha supuesto la entidad en el parque empresarial de El Goro.

En su opinión, la corporación local muestra un «total desinterés» por el desarrollo de sectores estratégicos y siempre alude a «falta de medios técnicos, ajustes presupuestarios o derivar la responsabilidad a gobiernos anteriores» para evitar colaborar en la buena gestión del parque empresarial.

«A pesar de los esfuerzos y el empeño en hacer ver la responsabilidad que ha asumido Goroeco desde su constitución, el Ayuntamiento persiste en actuar a nuestras espaldas, sigue sin entender que Goroeco es una entidad de derecho público, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para actuar, asumiendo la gestión de competencias hasta ahora municipales», la carta de dimisión.

Se refiere el ya ex presidente de Goroeco, a la pasividad reiterada del Ayuntamiento para con la entidad que ha presidido hasta hoy, la misma pasividad que muestra el Grupo de Gobierno para resolver los problemas de los ciudadanos, la abulia y la apatía campan a sus ancha por la institución municipal.

Carta de Dimisión de Sebastián Grisaleña

A/A: JUNTA DIRECTIVA Y MIEMBROS DE LA ENTIDAD URBANISTICA DE CONSERVACIÓN PARQUE EMPRESARIAL EL GORO 
Telde, a 31 de octubre de 2019 
Estimados empresarios y amigos
 
Hace escasamente una semana, comparecía ante los medos de comunicación acompañado por los miembros de la directiva de la entidad de conservación, y varios empresarios de El Goro, denunciando el escaso respaldo del Ayuntamiento de Telde al Parque Empresarial, y las graves consecuencias que dicha situación está originando en la entidad, que se ve imposibilitada a la hora de desarrollar sus competencias y funciones. 

A pesar de los esfuerzos y el empeño en hacer ver el papel y la responsabilidad que ha asumido Goroeco desde su constitución, el Ayuntamiento persiste en actuar a nuestras espaldas, sigue sin entender que Goroeco es una entidad de derecho público, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para actuar, asumiendo la gestión de competencias hasta ahora municipales. La conservación y el mantenimiento de viales, calzada, la señalización, entre otras, son funciones que estatutariamente corresponden en exclusiva a Goroeco, y que además sufragan sus miembros a través de sus cuotas.
 
No podemos permitir se continúe poniendo en cuestión la razón de ser de una entidad, que pretende cumplir con su obligación de gestionar y ordenar el funcionamiento del parque empresarial (algo que es imposible asumir sin la participación y colaboración municipal). 

Entre los múltiples asuntos estancados en el Ayuntamiento, sobre los que no obtenemos respuesta ni solución, hemos destacado la no tramitación de la nueva delimitación de El Goro a efectos de conservación, que supone la incorporación de tres fases recepcionadas por el ayuntamiento desde hace años, que, aunque se hayan desarrollado con posterioridad, no son independientes, sino que constituyen una prolongación de la promoción originaria, y que utilizan sus viales, accesos y servicios, por lo que es incuestionable deben integrarse a la entidad de conservación. La corporación municipal a pesar del compromiso de tramitar con la debida celeridad, la ampliación del ámbito de Goroeco, continua sin dar respuesta, poniendo de manifiesto una absoluta irresponsabilidad sobre un acuerdo fundamental para el desarrollo del parque empresarial. 

Otro de los asuntos pendientes de resolución, que hemos denunciado y solicitado en incontables ocasiones, es que desde el año 2003 el Ayuntamiento de Telde no ha requerido a los iniciales promotores de El Goro a que culminen las preceptivas obras de urbanización, a pesar de que hay sentencias judiciales que estiman la exigencia de los empresarios de El Goro. Uno de esos fallos judiciales emana del Tribunal Supremo en sentencia del 11 de diciembre de 2003. 

Hemos demandado se informe a Goroeco de todas las licencias y autorizaciones de cualquier indole que se otorguen en el ámbito de actuación de la entidad. Requerimos la adopción de medidas que impidan daños y menoscabo en el dominio publico responsabilidad de Goroeco, se adopten medidas para resolver la obsolescencia o falta de normativa y regulación (solares, vertidos, vados y permisos especiales, abandono de vehículos, etc….). 

La respuesta de la corporación (antes y hoy), ha sido siempre la misma: falta de medios técnicos, ajustes presupuestarios, o derivar la responsabilidad a gobiernos anteriores. 
Partimos hace exactamente un año de una muy complicada situación, y aunque soy consciente queda mucho por acometer, el trabajo y la perseverancia de estos primeros meses, han dado sus frutos, y han puesto de manifiesto un cambio evidente en El Goro. 

Las dificultades, la alarmante y grave situación de nuestro parque empresarial fueron inicialmente el impulso que originó la constitución de Goroeco. Los empresarios siempre convertimos los obstáculos en oportunidad. No obstante, ese carácter proactivo, ha tropezado con una corporación municipal, que muestra un total desinterés por el desarrollo de un enclave estratégico para la economía de la isla de Gran Canaria.

Como presidente de Goroeco, he puesto todo el empeño posible para impulsar las mejoras y actuaciones necesarias en El Goro. He dedicado tiempo, y no he escatimado en esfuerzos, incluso suponiendo en ocasiones sinsabores, o renuncia a momentos de descanso, familia o a mi propia empresa. Desde Goroeco, y como presidente, hemos intentado aportar soluciones, asumir incluso asuntos que no nos competen pero cuya gravedad exigen una pronta resolución (pluviales, red de hidrantes por ejemplo).

La paralización de expedientes cuya tramitación debe asumir la administración actuante, la desinformación, y la pasividad reiterada a una entidad que solo ha ofrecido y planteado propuestas, soluciones, alternativas, y el cambio necesario, impiden ejerza plenamente mi cometido como presidente, y me obligan a dar un paso atrás. 

Con la lealtad con la que asumí la representación y presidencia de Goroeco, comunico que tras una seria reflexión e informar a la directiva, presento mi irrevocable dimisión, dejando patente mi decepción, desilusión e indignación hacia los responsables municipales que no han sabido ni querido poner en valor el revulsivo evidente que Goroeco ha supuesto en El Goro. 

Me gustaría agradecer y reconocer a los miembros de la directiva que me han acompañado en este primer año, por su permanente e incondicional apoyo, al personal de Goroeco y su gerente, y por supuesto a todos los empresarios, y miembros de la entidad por la confianza depositada, su implicación y colaboración en la mejora de nuestro parque empresarial. 

No quiero olvidar a todos los profesionales, dirigentes empresariales, empresas públicas y privadas, miembros y mandos de la policía municipal, cargos públicos y administraciones como el cabildo de gran canaria que han contribuido y mostrado su apoyo durante estos meses. 

Ha sido un honor presidir esta entidad. Me siento orgulloso de lo que hemos conseguido en tan corto plazo, aun cuando sea una difícil decisión no me permita dar continuidad a lo que siempre consideré un proyecto ilusionante. Creo que mi decisión ayudará a entender el rigor, el compromiso con el interés general y la responsabilidad con la que se ha gestionado Goroeco durante este tiempo. 

Con mi consideración y amistad Seguiré siendo con Orgullo empresario Un fuerte abrazo 
Sebastián Grisaleña Sanchez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *