“La hecatombe que se avecina”

Dicen que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad, pero hasta para conseguir eso hay que tener media luz encendida, algo que no ocurre con el ideólogo de ese engendro político presentado esta semana en sociedad llamado “Juntos por Gran Canaria”, que plagió en su puesta en escena el nombre de “Juntos X Canarias”, partido creado hace unos meses, cambiando lo de ‘Canarias’ por ‘Gran Canaria’ y listos. Poco antes habían probado robando el nombre de “Coalición por Gran Canaria”, partido creado por José Miguel Suárez Gil en los años 90 y que concurrió a las elecciones en aquellos años obteniendo representación en Telde. El tiro les salió mal y el ‘zorro plateado’ tocó firmes ordenando a las hordas de Pablo Rodríguez, recular.

Pablete es un líder nefasto que tiene el encargo vital de resucitar a Coalición Canaria en Gran Canaria sin importarle para ello mezclar todas las corrientes e ideologías que se presten a inmolarse en la causa. De lo triste que es ver al anciano Bravo de Laguna vendiendo Gran Canaria a los independentistas chicharreros de CC-ATI, después de haberles declarado la ‘guerra santa’ cuando el mundo era azul desde su cómodo escaño del PP, hablaremos otro día. En Telde, hasta Ciuca que está más perdida que Wally y en modo avión, se echó para atrás viendo la quilla del barco antes que el timón.

De Juan Martel ‘fichaje estrella’ del desaguisado, está todo dicho. La trayectoria de este personaje siniestro para la política local está marcada por infinidad de partidos y coaliciones en los que ha estado. Su credibilidad es CERO. Ya si analizamos la gestión estaríamos más próximos a la Fiscalía Anticorrupción que al Salón de Plenos de la Institución. Ni la peor Nueva Canarias de la historia lo quiere recordando que hundió a Paco Santiago en 2011 cuando los mandó a la oposición con su pésima aportación en aquella coalición NC-CCN… Ya lo dijo Guillermo Reyes: “Martel es como la mierda que flota en todas las aguas“

El gran perdedor de esta película de serie B sin duda es Héctor Suárez. El que fuera “El Elegido” para cambiar la historia de Nueva Canarias en Telde y liderar la renovación de su partido, se ha quedado reducido a una carta marcada en la baraja de Pablete Rodríguez, que lo expone a jugársela doble contra sencillo en un todo o nada en mayo de 2019.

Qué pena del otrora valor nacionalista de buen talante, carácter sosegado y aglutinador. Olvidó el dicho popular de ‘donde tengas la olla no temas la… y claro, se ha visto en una huida hacia delante condicionado por cuestiones personales en un partido perdedor. Su caso es más sangrante si cabe. Estaba rompiendo barreras y clichés del pasado introduciendo a su antigua organización (NC), en cotos que sus dirigentes, por filias y fobias, vetaban, pero la realidad es que está a unos meses de convertirse en el enésimo juguete roto del ‘Kennedy de Telde’.

Los únicos que se están frotando las manos con la hecatombe que se avecina son los disidentes de Coalición Canaria capitaneados por Juan Monzón, que pacientemente aplica aquello de: “Siéntate en la puerta de tu casa y verás el cadáver de tu enemigo pasar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *