La hipocresía y el fútbol (VII)

Nunca pensaron aquellos cortesanos chinos y japoneses que aquel juego inocente, que practicaban hace miles de años antes de la era cristiana, golpeando una pelota hecha con pieles de animales especialmente con la de los “cerdos”, se iba a convertir en algo tan “depravado” denominado en la actualidad como “fútbol”, donde unos señores posiblemente buscando la “gloria”, han caído irremisiblemente en este tópico, donde la decencia y la indecencia van de la mano, donde todo vale y nada se cuestiona.

Todo empezó cuando se empezaron a realizar los fichajes millonarios, y la llegada de algunos futbolistas de constatada categoría, donde los “dispendios” dinerarios que hacían algunos clubes contenían muchos ceros, y donde además las pugnas por hacerse con sus servicios se convirtieron en verdaderas “batallas” donde todo valía.

Recuerdo que uno de estos primeros casos tuvo como protagonista a Alfredo Di Stefano……, donde el Barcelona y el Madrid, se ensalzaron en una pelea sin cuartel para conseguir ficharlo, finalmente lo ficho el Madrid, donde acreditó su enorme clase, y la excelente predisposición que atesoraba en los campos de fútbol.

Esta fue la “génesis” de algo que estaba por llegar, y que poco a poco ha ido mermando la excelente cantera española, de donde periódicamente surgían futbolista de reconocido prestigio mundial, quien no recuerda a Luis Regueiro, Gaspar Rubio, Ricardo Zamora, José Samitier, Isidro Langara, José María Belauste, Jacinto Quincoses, Luis Suarez, Joaquín Peiro, Luis del Sol, (Italia; Inter, Roma y Juventus), y tantos otros que haría que esta lista no tuviera fin.

Es lamentable que en estos últimos años la prensa especializada haya perdido su “equidad” convirtiéndose en verdaderos “mercenarios”, que se limitan a defender a los equipos que posiblemente “compran” sus servicios, y no precisamente por su “excelsa” calidad futbolística, sino por otros intereses en algunos casos inconfesables.

En España la justicia deportiva que emana de la Federación Nacional, del Departamento de Disciplina Deportiva, ha dejado de ser el “paladín” indiscutible que defendía los intereses de nuestro fútbol, pasando a depender del mejor postor, algo que es evidente, ¿sanciona con imparcialidad, o lo hace a tenor del equipo al que pertenece el infractor?. Indiscutiblemente en estos casos hay mucha tela por cortar, algo que de momento ningún federativo que se precie ha intentado, involucrarse en llevar a cabo con la honestidad debida algo tan “nocivo” para nuestro fútbol, como son las injusticias que se cometen a la hora de sancionar, mirando para otro lado para no ver el cuerpo del “delito”, donde priman los intereses creados.

Los futbolistas españoles siempre se acreditaron por su “patriotismo”, y el amor a sus colores, recordemos la histórica “furia española”, donde imperaba la defensa a ultranza de los intereses “patrios”, y no la “especulación” actual donde el dinero se ha convertido en el “signo” más apreciado, primando aquellas situaciones de connotaciones vergonzosas, como llegar a decir antes de saltar al campo de juego, “si quieres que lo haga bien págame”.

Hace muy poco tiempo la Federación eligió a Julen Lopetegui para dirigir al equipo nacional, el equipo –valga la redundancia-, que nos representa a todos, algo que tengo que reconocer que a mi no me gustó como estudioso y aficionado al fútbol, pensaba y sigo pensando que carece de la preparación adecuada para dirigir a nuestro equipo nacional, aunque en sus primeros “escarceos” tuvo algún que otro triunfo frente a equipos nacionales de poca entidad, algo que desde mi punto de vista lo “infló” sin que existiera razón para ello, -la egolatría es un mal endémico, que desgraciadamente son muchos los seres que se dejan dominar por ella, sin apreciar el daño que les hace-.

Llego el momento de la celebración del Campeonato Mundial de Fútbol Rusia 2018, con Julen Lopetegui como , y máximo rector de nuestra selección, sabido era de antemano que la selección española no iba ha realizar un papel descollante en el mismo, los jugadores seleccionados no eran los idóneos para que así fuera, y si a eso le añadimos la “traición” de Lopetegui cometida dos días antes del inició del campeonato, que consistió en venderse al mejor postor, en ese caso el Real Madrid en la persona de presidente, Florentino Pérez que fue quien “tentó” a Lopetegui, -en un momento inadecuado-, para que se hiciese cargo como entrenador del Madrid, lamentablemente el “dinero” como moneda de cambio siempre ha sido una tentación, y Lopetegui cayó en la misma irremisiblemente, sin pensar el daño que le iba a generar a la selección.

Si a Julen le satisfacía entrenar al Madrid, y además percibir por ello un buen dinero, los españoles lo hubiéramos comprendido, pero anunciar a “bombo y platillo” la aceptación de lo que le ofrecía Pérez, al inicio de los campeonato, fue lo que genero su ruptura con la selección y la posterior expulsión de su cargo de seleccionador, adoptada por el presidente de la Federación.

Es evidente que el departamento de Disciplina Deportiva, paso olímpicamente del tema, y no sancionó como hubiera sido lógico a los dos implicados en esta traición, pero estaba Florentino Pérez, -intocable-, y atentar contra el era hasta cierto punto un “sacrilegio”, inhabilitándolo por el error cometido junto con Lopetegui, ya que ambos eran responsables de tan “malsana” acción.

De haber ocurrido esto en otro país, ambos hubieran sido inhabilitados en sus respectivos cargos, de entrenador y presidente respectivamente. Pero lo que mal empieza mal acaba, ahí tenemos al Madrid que no levanta cabeza perdiendo partidos irremisiblemente, donde el equipo no sabe a que jugar, su dirección técnica con Lopetegui al frente no consigue que el equipo funcione, permitiéndose dejar en el banquillo a Bale, todo un revulsivo por la gran categoría futbolística que atesora, donde la brillantez del juego de antaño no “luce” posiblemente por la carencias de un entrenador, de dudosa calidad, desconocedor de los “intríngulis” que rigen este deporte actualmente.

Ayer tarde una vez finalizado el partido donde se enfrentaron, Real Madrid y el Levante, en GOL-TV, las criticas de los telespectadores, culpaban al 50% a Lopetegui y a Florentino, donde le pedían a este último que se “fuera”, que su ciclo como presidente había terminado.

Esta mañana me entere de la muerte con 90 años de Gustavo Biosca uno de los mejores centrales que ha tenido el Barcelona en su historia, donde formó junto con Seguer y Segarra una defensa infranqueable, fue internacional entre los 1951-1954, -descanse en paz-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *