La memoria selectiva de Nueva Canarias con las parcelas de La Mareta

Sería bueno que Carmen Hernández , no olvidara que fue su compañero de Nueva Canarias, Aureliano Francisco Santiago Castellano, quien siendo alcalde de Telde, en 2003 adjudica de forma temeraria a Julián Gómez del Castillo los terrenos de la Mareta.

0
132
Parcelas en La Mareta, en litigio judicial desde 2003
Parcelas en La Mareta, en litigio judicial desde 2003

Como no puede ser de otra manera, los ciudadanos de Telde, se alegran de que la Justicia haya desestimado íntegramente la reclamación patrimonial que pedía el empresario Julián Gómez del Castillo por los daños sufridos al dejar sin efecto la adjudicación del derecho de superficie de las parcelas de La Mareta en 2003., por la que solicitaba un total de 40.331.606,40 euros.

Por supuesto sabemos que la alcaldesa, Carmen Hernández, celebra la sentencia judicial que libera a Telde de pagar más de 40 millones de euros al citado empresario, que reclamaba esta cantidad por no haber podido desarrollar dos parcelas de La Mareta, hasta feo estaría que no fuera asi.

Pero sería bueno que Hernández no olvidara que fue su compañero de Nueva Canarias, Aureliano Francisco Santiago Castellano, siendo alcalde de Telde, quien en 2003 adjudica de forma temeraria a Julián Gómez del Castillo los terrenos de la Mareta.

Hay un dicho que reza que “todo pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla” y nosotros no queremos olvidar que desde esa fecha hasta hoy a los vecinos de Telde le ha costado ya, cientos de miles de euros en gastos judiciales que ha originado este proceso, sin olvidar los 14 años que Telde ha estado sin sacarle rendimiento a estas parcelas públicas.

No se ponga medallas doña Carmen Hernández, porque su partido ha sido el culpable de todo este entramado que ha costado cientos de miles de euros a las arcas públicas de este municipio. Sea más humilde y más prudente, podemos entender que se alegre, sobre todo ahora que usted tiene responsabilidades de gobierno, pero sin olvidar como y quien originó todo este estropicio.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta