La murga teldense «Los Nietos de Sary Manchez» vuelven a reinar en el Carnaval de Las Palmas de GC

Ni siquiera llevan una década en el Carnaval y ya se han coronado en tres ocasiones. Los Nietos de Sary Mánchez alcanzaron el primer premio de interpretación del concurso de murgas de la capital grancanaria en la madrugada de este domingo. Los teldenses, quienes ya lograron la cúspide del podio carnavalero en 2015 y 2017, nacieron en el año 2013, pero desde entonces no han parado de consechar éxitos año tras año. En segunda posición quedaron Los Legañosos, del Carrizal de Ingenio, y en tercer puesto Los Serenquenquenes, de Agüimes y ganadores en la pasada edición. Los lagarteros también se hicieron con el premio Tomás Pérez a la mejor letra por su tema Se acabó nuestro amor. Mientras, la canción ¡Auxilio! Grita la Tierra, de Las Traviesas, la única agrupación femenina que actuó en la final, recibió el premio Criticón por parte de los medios de comunicación.

Con un parque de Santa Catalina a rebosar, pues se agotaron todas las entradas, la noche la abrieron los chicos y chicas de los Trapasones Star, la murga más inclusiva del Carnaval, compuesta por personas de todas las edades con diferentes discapacidades. Tras estos actuó la afilarmónica de Los Nietos de Kika. Entre tanto fue el cómico Daniel Calero el encargado de hilar toda la gala, con el característico humor que le ha caracterizado en la década y media que lleva al frente del concurso. No obstante, recibió por parte de las agrupaciones el busto de Carmelo El Pariente, un histórico de la fiesta, el cual dedicó a Isabel García Bolta, concejala de Fiestas en tiempos de Pepa Luzardo y quien le brindó la oportunidad de ser presentador.

De Agüimes a Telde. Los Nietos de Sary Mánchez lograron el primer premio de esta edición convertidos en unos pícaros mercaderes bajo la fantasía Saquen ya los monederos que llegaron ya los buhoneros. Rubén Santana, alias Pitu, su carismático director, empezó a llorar «porque los mejores carnavales de Canarias no son los de Gran Canaria, yo sé que son los de allá [Tenerife]».

La actuación de los teldenses contó con la participación especial de las murgas tinerfeñas Diablos Locos, Barlunas, Zeta Zetas, Bambones y Mamelucos. Y así hasta que llegaron representantes de Vacilonas y Simplones, agrupaciones emblemáticas de Lanzarote, todos al son de «hay que apoyar a todos los carnavales de Canarias». En su segundo tema desplegaron «la kiss cam del Carnaval», una canción repleta de humor y sarcamos con la que lograron un beso entre Inma Medina, concejala de Carnaval de la capital grancanaria, y Héctor Suárez, alcalde de Telde.

De murga de los 90 a murga de los 80: Los Legañosos, quienes se conformaron con el segundo puesto. Los chicos del sureste llegaron «para conquistarte desde el fondo de mar. […] Nadie nos calla la boca para dar leña o dar sonrisa». David Zurita, su director, puso en valor a los letristas en su primer tema. «Con la A, abajo los ladrones, con la B un brochazo a los borbones, con la C, al corrupto, compra al colega consiguen el indulto…». Y del abecedario al juego de las iniciales. Los del Carrizal presentaron una canción con muchas luces, interacción con el público y muy socarrona.

En el intermedio llegó uno de los personajes más esperados de la noche, Pinito la del Norte, mientras limpiaba las oficinas del Ayuntamiento capitalino; «Augusto me lo tiene todo lleno de purpurina». Y tras los del Sureste, tocó el turno a Los Chacho Tú, quienes montaron una puesta en escena inspirada en la película El gran showman. Los murgueros buscaron en su primer temas a través de aplicaciones varias… la media naranja de la concejala de fiestas, Inma Medina, y resultó ser Manny Manuel, «con quien hizo de Pimpinela» ahora hace un año.

La última murga de la noche se puso el chandal en su segundo tema, un particular Juani, apodado el vividor. «En mi vida laboral, ahí se ve reflejado que mi último trabajo fue en Galerías Preciados», confesaron al unísono. «No es que sea gandul, cuando tengp analítica en el centro salud, si me despiertas sobre las siete, me quiero morir, mi alarma a las 12 la suelo poner», relataron con muchas ganas de dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *