La progresia de los necios

Cuando aconteció la muerte del General Franco, y se inició la transición en España de la dictadura a la democracia, uno de los primeros acuerdos tomados, fue la de amnistiar a todos los exiliados políticos que huyeron entre los años 1936-1939, pertenecientes a los partidos y sindicatos que habían sido proscritos, legalizándolos y permitiendo la vuelta de sus lideres, entre los que habían algunos que su delito era haber cometido múltiples asesinatos de lesa humanidad, pero como decían los primeros –regidores demócratas- “-era necesario tomar estas medidas para que la –democracia- tuviera visos de autenticidad-“.

Los representantes de PSOE en la década de los años setenta estaban exiliados, y asistieron a los Congresos de 1970 y de 1974 que había convocado la Internacional Socialista, con el objeto de darle más protagonismo a las distintas delegaciones existentes en los diferentes países de Europa. En el del 1970 asistieron como representantes de España, Felipe González, Alfonso Guerra y Manuel Chávez, y al de Suresnes celebrado entre los días 11 y 13 de octubre de 1974, además de los citados anteriormente, José María Benegas.

El socialismo que predicó Pablo Iglesias Posse, tipógrafo de profesión, y que terminó con la fundación del Partido Socialista Obrero Español, acontecida el 02 de mayo de 1879, siempre tuvo una ideología de izquierdas pero sin llegar a los extremismos que le ha inferido Pedro Sánchez, que como dicen muchos barones, -este no es el socialismo puro que predicó Pablo Iglesias, este es un –socialismo- creado por Sánchez a su modo y manera, que esta dañando la imagen del mismo, con el objeto de convertirse en el dueño y señor de unos sentimientos que no le son propios, dado su indecente comportamiento, amparado en unas siglas políticas que no –siente-, y sin embargo utiliza para lograr sus intereses personales, rompiendo así los valores propios de un partido de corte constitucionalista y decente-.

Cuando el Partido Socialista Obrero Español ganó las elecciones generales en 1982, con Felipe González como candidato indiscutible, al ser elegido presidente los primero que hizo fue desligarse del –marxismo-, o sea que se apartó hasta cierto punto de las ideas de Carlos Marx, tan nefastas en algunos de sus puntos dada su relevante –intransigencia-, y gobernó con –tino- especialmente en su primera legislatura.

Para que ese éxito fuera posible y reconocido por todos los españoles, formó un gobierno con personas altamente cualificadas socialistas de la escuela de Iglesias, y sus primeros pasos fueron bien recibidos por cuantos habitábamos en aquellos años en España, gobernó desde 1982 hasta 1996 (14 años más de tres legislaturas), sin embargo al final de su mandato se vio involucrado por un gran número de delitos de corrupción, algunos auspiciados por él –posiblemente-, y otros de connotaciones más graves, lo que valió aquella designación de –hombre X-.

El segundo gobierno socialista de la democracia fue el de José Luis Rodríguez Zapatero, que gano las elecciones –contra todo pronostico-, propiciado por el atentado del 11 de marzo de 2004, su periodo como presidente de España fue nefasto, formó un gobierno totalmente irresponsable donde –imperaba- el analfabetismo político más execrable, ya que aupó a estos cargos a una serie de –amiguetes-, sin tener en cuenta que su preparación para ejercer tales cargos no era la adecuada. Durante su mandato España no levantó cabeza, dejando las arcas del estado vacías, y un endeudamiento de miles de millones, así como un índice de paro jamás visto en nuestro país, y que todavía no se ha conseguido erradicar, a pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno de Mariano Rajoy.

Ahora el panorama es muy semejante al de la época de Zapatero, donde la logística brilla por su ausencia, y la falta de preparación de cuantos integran el gobierno con Sánchez a la cabeza, poseen el mismo defecto que revistió al de míster –Bean-. En España motivado por una serie de circunstancias, muchos españoles vivían desencantados, la gobernabilidad no era ni por asomo la más deseada, la aparición de Sánchez en plan –mitómano- les hizo creer a un gran número de españoles que él era la panacea, que por fin había llegado el –salvador-, craso error, que ahora estamos pagando, donde Sánchez se ha constituido en el presidente con la ayuda de los asesinos de ETA representados por Bildu, de Podemos un partido –ácrata-, financiado desde un principio por los narcotraficantes más poderosos de Sudamérica, el comunismo infame de Garzón, los republicanos e independentistas catalanes, etcétera.

No solo la incompetencia del gobierno en pleno, esta creando un estado que no tiene nada que ver con la idiosincrasia propia de la grandeza de España. Su forma de gobernar se limita de momento a cesar a altos cargos de la Guardia Civil y del Ejercito, y a darle cargos a la –escoria más vulgar existente en nuestra país-, nombrando a Boti García “la boti”, Directora de Diversidad Sexual y de la LGTBI, y a Beatriz Gimeno, Directora del Instituto de la Mujer respectivamente, dos personajes que no se esconden para mostrar su -indecencia y su comportamiento más indigno-, sin embargo el Ministerio de Igualdad le da estos cargos, sin analizar las –vilezas, que ellas mismas han reconocido, haber llevado a cabo, la primera teniendo relaciones con niñas –menores-, y la segunda reo de sus propias manifestaciones –obscenas- en las redes sociales.

Y para rematar –ingrata- faena, pretende nombrar Fiscal General del Estado a la ex ministra de Justicia la señora Calvo, contra la opinión de la Judicatura y la Fiscalía, que consideran que no es la persona idónea para liderar tan alta institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *