La Residencia de Mayores de Taliarte dispondrá a principios del año 2023 de 120 nuevas plazas

La Residencia de Mayores de Taliarte dispondrá a principios del año 2023 de 120 nuevas plazas de atención a personas dependientes, en un moderno edificio de dos módulos que se construirá en un solar anexo al actual centro y en el que se pondrá en práctica un nuevo modelo de cuidado de los usuarios, en el que primarán los espacios con pocas personas y que asemejen un hogar.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y la consejera de Política Social, Isabel Mena, presentaron el proyecto en el propio terreno y resaltaron que la inversión ascenderá a 16,5 millones de euros y creará 300 empleos durante los veinte meses que durará la ejecución de la obra.

Una vez entren en funcionamiento los nuevos servicios se precisarán otros 105 trabajadores fijos y afianzará a la residencia de Taliarte como el mayor complejo sociosanitario de la red insular, con una capacidad de 480 camas.

Morales dijo que la ampliación de Taliarte “es un nuevo hito” en el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, en que se prevé la construcción de 1.600 nuevas plazas, con una inversión que supera los 100 millones de euros. “Se ha dado un gran avance en el último año y medio a este Plan, que es extraordinariamente necesario para Gran Canaria, y en los próximos meses estaremos ejecutando más de 600 nuevas plazas de las 1.600 que se programaron desde el anterior mandato”, apuntó.

El presidente precisó que ya se ha puesto en marcha el procedimiento administrativo para contratar las obras y se espera que los trabajos comiencen a finales de este verano. El plazo de ejecución es de 20 meses. “Esta es una demanda de la sociedad grancanaria, una necesidad perentoria a la que estamos haciendo frente de manera decidida y nos sentimos muy satisfechos por estos avances porque era uno de los grandes retos que teníamos como institución insular”, subrayó Morales, quien adelantó que en breve se presentarán dos nuevas proyectos sociosanitarios para el municipio de Las Palmas de Gran Canaria.

Isabel Mena afirmó que la ampliación de Taliarte “va a suponer un espaldarazo” en la atención a los mayores y dependientes, pues es una de las actuaciones más importantes del II Plan de Infraestructuras y “la primera con un nuevo modelo de cuidados a los usuarios”, que es el objetivo que se persigue desde el Cabildo y el Gobierno de Canarias.

“Pese a que se hagan edificios de hasta 120 plazas, se puede vivir dentro de ellos como si fueran pequeños hogares”, sostuvo la consejera, quien detalló que en cada planta tan solo habrá 15 personas, como máximo, y tendrán su propio comedor, zona de esparcimiento y terraza. “Por tanto, los usuarios no tendrán que manejarse por macroedificios para poder hacer su vida”, comentó.

El edificio necesita una inversión de 16,5 millones y el plazo de ejecución es de 20 meses

El futuro edificio de Taliarte se estructura en dos módulos de cuatro plantas y 60 plazas cada uno, conectados por pasarelas para que el personal que atiende a los mayores se traslade con facilidad. Cada planta de 15 usuarios, especificó Isabel Mena, “tendrá todos los servicios porque es un modelo centrado en la persona, que cambia totalmente el concepto de los cuidados sociosanitarios que se tenían hasta ahora y que se va a instaurar en todos los nuevos centros que se construyan con este Plan”.

En un solar que ya pertenecía al Cabildo se van a ocupar más de 9.500 metros cuadrados, más otros 5.200 metros para aumentar las plazas de aparcamiento de 67 a 209, tanto para los trabajadores del complejo como para los familiares y visitantes. “Es un espacio privilegiado porque van a tener vistas al mar en las zonas comunes y en la mayor parte de las habitaciones, habrá mayor confort y un entorno agradable para vivir, con zonas ajardinadas para salir a pasear”, recalcó.

Dependientes

Las 120 nuevas camas de Taliarte estarán destinadas a personas dependientes de grado moderado o alto, que requieran cuidados intensivos. Por tanto, será una residencia medicalizada, para usuarios en nivel avanzado de dependencia.

Mena declaró que “este tipo de inversiones, ahora que estamos en medio de una crisis social y económica derivada de la crisis sanitaria, no solo generan empleos a corto plazo, como los 300 puestos de trabajo para poder levantar el edificio, sino que son inversiones productivas a futuro, que generan empleo estable, de largo tiempo y con alta o media cualificación”.

Isabel Mena pide que se combine el modelo de las residencias con la ayuda domiciliaria

Preguntada sobre la situación de las listas de espera para obtener una plaza en la red pública insular, Mena señaló que actualmente superan las 1.500 personas, una cifra que será difícil de reducir solo con la construcción de más centros. “Durante muchos años se ha apostado por el modelo residencial, que no se corresponde con el modelo de nuevos cuidados, y al dar solo la opción de que las personas dependientes se residencien, hace que todas las familias pidan una plaza; ahora hay que hacer una apuesta firme por la ayuda domiciliaria”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *