La “suciedad verbal” y escatológica

La España actual aparte de su indecencia política, esta acreditando desde hace algunos años una “suciedad” atañible –de atañir o atañer-, (Universidad de San Carlos de Guatemala, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales),
a la forma de expresarse una serie de sujetos -cuasi analfabetos- que lucen su inexistente –palmito- en el programa de Tele5, -Sálvame diario- en sus versiones limón y naranja, que se emiten a partir de las 16h00m00s (PM), donde la vulgaridad de exponer un tema en concreto relacionado con una familia o persona, elegidas ese día para infringirle el daño más ruin y soez, con el objeto de –desprestigiarlas- profesionalmente, deteriorando su imagen, mediante el uso de subterfugios –reales o falsos-, violando el artículo 18.1.2 de la Constitución Española, así como también algún articulo del Código Penal, que sanciona estos comportamientos miserables donde incluso se viola los Derechos Fundamentales de las personas, acosándolas e investigándolas en su país de origen, como esta ocurriendo en estos momentos con Bigote Arrocet, donde el programa de tele5 -Salvame-, investiga sus propiedades y el patrimonio que pueda poseer en Chile, algo que se me antoja totalmente improcedente e ilegal.

Los más denigrante es que estos personajes que se auto denominan colaboradores de tan –procaces e indecentes programas-, tienen más de uno, muchas cosas que ocultar, que les llevan ha amenazar a la mal llamada –cúpula- de que no se atrevan a difundir sus –pecados-, por llamar de alguna forma esos infortunios secretos que estiman inviolables, con que se van del programa, sin embargo de una forma –lujuriosa- atentan despiadadamente contra la familia o persona que ese día han elegido para –despellejarlas sin el más mínimo atisbo de piedad-.

Entre estos sujetos los hay más –ordinarios y groseros- que el resto del grupo de colaboradores, destacando uno que responde al nombre de Kiko Hernández, un individuo sin oficio ni beneficio que esta haciendo su –agosto- en este tipo de programas, ya que los emolumentos que percibe son sustancialmente elevados, impropios de quien se dedica a –crucificar- sin piedad a la persona o personas elegidas ese día con el único objeto de convertirlas en –basura- según su propio criterio y en el de sus confidentes.

Hace algunos días publique en el correodemadrid.com un trabajo titulado “Decadencia”, donde analizaba la caída de las hermanos Borrego Campos, Terelu y Carmen, al menos en los ambientes televisivos, aunque tengo que reconocer que a estas alturas se sigue hablando de ellas, donde unos las descalifican y otros las alaban, en este caso sin que existan motivos que lo justifiquen, llevándolas algunos programas de –insulsos- contenidos, para que se sigan creyendo que siguen en la cúspide de la fama, algo que ya no es así.

Somos muchos los españoles que creemos que esos programas de contenidos –basura-, como Sálvame, Mujeres hombres y viceversa y otros cuyos formatos violan la legalidad vigente, deberían ser suspendidos ipso facto, los mismos se auto proscriben, ya que cuanto se trata en ambos vulgarizan la verdadera esencia de una televisión sería, honesta y cultural, algo que actualmente en España ha dejado de existir, para oprobio y vergüenza de cuanto aquí habitamos.

Estos personajes, incluso someten a las personas perjudicadas en todo este -circo mediático- al más indecente acoso –a través de sus corresponsales-, con el fin de intentar sacarles algo relacionado con el tema a tratar, que perjudique a la persona o familia ha analizar en un programa determinado.

La osadía del citado Kiko Hernández, considerado todo un –preboste- en este programa, que incluso presenta algunos de los mismos, careciendo de la preparación y los conocimientos más fundamentales para así hacerlo, es un sujeto muy –temido- en nuestro país especialmente por los que se dedican al arte, cantantes, músicos, actores, toreros, a los que ha hundido en la miseria haciéndolos fracasar en sus profesiones respectivas, son muchos los ejemplos que se pueden citar, Chayo Mohedano, a los miembros de familia Pantoja, a la del torero Ortega Cano, a los que fueron sus compañeros, Karmele Marchante, Rosa Benito y a otros muchos, sus agrías criticas que recibe en su inseparable teléfono móvil las comenta calificándolas como –bombazos-, en algunos casos sin constatar su veracidad, lo que le ha costado más de un lavado de cara y la correspondiente querella ante los tribunales.

La -suciedad escatológica- de estos programas suelen ser vistos por una gran cantidad de televidentes, pero más por el –morbo que genera-, que por la valía del mismo. Kiko Hernández al no ser un profesional del –medio-, carece de la ética que debe revestir a los que estudian esta Licenciatura, en un principio era reconocida como de grado medio, que se estudiaba en la Escuela Oficial de Periodismo, creada por don Juan Aparicio, en la actualidad es toda una Licenciatura que hace en la Universidad, denominada como Ciencias de la Información.

Los llamados periodistas de aquellos años eran unos excelentes comunicadores, y sus artículos en los periódicos de la época, tenían unas connotaciones insuperables dada su constatada calidad y donde además brillaba una constatada versatilidad, escribían de política, de historia, de geografía, de deportes, su sapiencia era incuestionable.

Quién no recuerda a Emilio Romero, Jaime Capmany, Alberto Delgado, Juan Antonio Fernández Abajo, Ladislao Azcona, Jesús Hermida, Matías Prats, José Luis Balbín, José María García, Iñaki Gabilondo, Alfredo Amestoy, la saga de los Mariñas…, que cuando escribían o pontificaban dejaban tras de si una enorme aureola de sabiduría, que nos trasmitían a todos cuantos leíamos su artículos o escuchábamos sus trabajos radiofónicos y televisivos.

Hoy la mayoría de los trabajos que leemos u oímos carecen de ese valor didáctico que nos ennoblecía y nos cultivaba a todos, ya que carecen de la esencia más fundamental, como era la forma tan esplendida de expresarse de aquellos ilustres prebostes del periodismo más puro.

El vil –metal- ha hecho que muchos profesionales del medio titulados, hayan caído ignominiosamente en este comportamiento fraudulento, donde los ignorantes arribistas –sin oficio ni beneficio-, están usurpando estos puestos que éticamente no les corresponde, donde algunos ostentan fortunas y propiedades que se han ganado haciendo de la comunicación una execrable basura.

Me gustaría hacer la siguiente pregunta ¿Mediaset España S.A., cumple escrupulosamente como cualquier hijo de vecino con sus obligaciones con la Agencia Tributaría, ya que los programas que realiza tienen uno costes elevadísimos, el alquiler de una isla en Honduras (Supervivientes), o la estancia en la casa del Guadalix de la Sierra durante unos meses (Gran Hermano y GH Vip), así como los ingentes emolumentos que pagan a sus presentadores y colaboradores en programas como Sálvame, o los premios que otorgan por una llamada telefónica?, es posible que si, pero sinceramente a mi me da mucho que pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *