La transparencia en Telde, asignatura pendiente…

Hace unos días Transparencia Internacional ha publicado el Índice de Transparencia de los Ayuntamientos de España (ITA).

Desde Más por Telde venimos defendiendo que el gobierno tripartito de NC – CC – CCD está consiguiendo lo que a todos nos parecía imposible: ser más opaco y oscurantista que el tripartito anterior de PP – CC – CCD.

Como es nuestra costumbre, en Más por Telde hemos acudido a la fuente, a la página web de Transparencia Internacional, está al alcance de cualquier persona. Y hemos comprobado que nuestras críticas al gobierno municipal, derivadas de nuestra actividad diaria en el ayuntamiento, son confirmadas por la prestigiosa organización de promoción y protección de la transparencia pública.

El ayuntamiento de Telde ha empeorado desde el 2014 en que el PP consiguió que cayera hasta el puesto 104 de los 110 estudiados. En la clasificación de 2017, con datos recogidos por TI entre abril y junio de 2017, el gobierno encabezado por la señora Hernández ha situado a Telde en el puesto 108 de 110.

En las seis clasificaciones parciales la situación empeora y el actual gobierno municipal ha conseguido que Telde tenga el peor ayuntamiento de España en las áreas de contratación, gracias a la labor de doña Celeste López (37,5 puntos sobre 100, con una media nacional de 85,8); y en el área de información institucional que depende directamente de la señora Alcaldesa (52,4 puntos sobre 100, con una media nacional de 92,7).

No es mucho mejor la clasificación en transparencia económica y financiera, donde repite la concejala doña Celeste López, puesto 107 de 110 (31,8 puntos sobre 100 con una media nacional de 93,1 puntos) con el logro de empeorar la nefasta clasificación alcanzada con el gobierno encabezado por el PP que colocó a Telde en el puesto 104 de 110 (45,6 puntos sobre 100 con una media nacional de 90 puntos)

Ni siquiera mejora la transparencia en urbanismo donde la señora Cabrera sitúa a nuestro municipio en el puesto 106 de 110 (37,5 puntos sobre 100 con una media nacional de 86), aunque se debe resaltar que mejora los “logros” de su jefe de filas don Pablo Rodríguez en la misma concejalía en 2014 (33,3 sobre 100 con una media nacional de 85,8) y que posiblemente por ello sea hoy consejero de obras públicas en el Gobierno de Canarias.

Los Ayuntamientos del “G4”, como gusta definirse la señora Hernández, han sido evaluados por TI, la nota media de los cuatro ha sido 85,6 por obra y gracia del resto, Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna comparten el primer puesto, 100 de 100, Santa Cruz de Tenerife el puesto 88 con una puntuación de 83,3 de 100 y Telde, como dije antes, el 108 de 110 con una media de 45,6 sobre 100. Según Dyntra el segundo de Gran Canaria con un 4 de 10, el mejor entre los peores.

Pero donde el actual gobierno municipal alcanza un record realmente histórico imposible de superar, es en la puntuación sobre su respeto al derecho a la información que tenemos todos los vecinos. Las normas del ITA dicen que para hacer las clasificaciones se puntúa a los ayuntamientos de 1 a 100 puntos.

A pesar de que se han promulgado dos Leyes de Transparencia, la nacional y la canaria, a pesar de lo que se legisla en la Ley Canaria de Municipios, y a pesar de la nueva Ley de Procedimiento Administrativo de octubre 2015, el ejercicio del derecho a la información se impide por el gobierno municipal tan completamente, que Transparencia Internacional se ha visto obligada a crear una clasificación específica para el ayuntamiento de Telde: cero puntos en derecho de acceso a la información municipal.

Esta es una situación que en Más por Telde venimos sufriendo a diario, tanto en nuestro trabajo como grupo de la oposición como en nuestra labor de fiscalización y control de la actividad del gobierno municipal. Valga como ejemplo el acceso a la información que se solicita a la Asesoría Jurídica dirigida por la Alcaldesa, entre otra, seguimos a la espera de conocer la relación de sentencias firmes contrarias al Ayuntamiento: procedimiento, fecha, importe, intereses, etc., que la propia señora Hernández ha cuantificado en 10 millones de euros.

Pero este oscurantismo, esta opacidad no es solo el estilo de hacer política que caracteriza al tripartito que ahora encabeza NC, sino que es la forma en que el gobierno municipal trata de ocultar su problema de fondo: la incapacidad en la gestión de los problemas de la personas.

Incapacidad que queda reflejada en la liquidación de las cuentas de 2016 donde, como ya ocurrió en 2015, el gobierno demuestra que es capaz de pagar las nóminas, pagar a los bancos y poco más, superando también la incapacidad en la gestión que ya manifestó el tripartito que entonces encabezaba el PP y hoy encabeza NC.

Así la “realidad virtual” y maravillosa, que la señora alcaldesa nos predica a diario desde titulares de prensa y micrófonos de radio y televisión, se estrella de cara con la “realidad de los hechos” y los datos, que vivimos y sufrimos todos los días.

Comparte este artículo....Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *