La vulgaridad de los políticos

Es evidente que la mayoría de los políticos españoles han caído en una vulgaridad que raya en la impertinencia, jamás vista en el “sacrosanto” Palacio del Congreso”, inaugurado por Isabel II, el 31 de octubre de 1850. Si por algo ha destacado este “santuario”, donde radica la soberanía de España, ha sido principalmente, por la ética y la moral, que revestían a cuantos ocuparon sus “bancadas”, hoy dejado de la mano de Dios, por el comportamiento de una serie de diputados carentes de los principios éticos y morales que debe ser una premisa fundamental para ejercer como tales, ya que solo les interesa el indecente “pesebrismo”, donde amamantan sus ya repletas “cuentas”, obviando las necesidades de muchos ciudadanos que pasan hambre, sin tener los medios económicos suficientes para poder subsistir.

Con el fin de entrar en materia, estimo que se hace necesario y por ello, me permito hacer una introducción de los orígenes de tan maltratada y vulgarizada ciencia, donde el comportamiento de unos sujetos inadecuados y carentes de la preparación más esencial han entrado a formar parte, inexplicablemente, de algo tan destacado como es el cargo de diputado, entre estos “rufianes y otro tipo de golfos” de la más baja “calaña”.

El pensamiento de Aristóteles, es un elemento más de su forma…….. , no es la base como en el caso de Platón.

“-Para el “estagiritá*”, el gobierno solo en manos de un ser humano, y si el sistema político es bueno lo denominamos “monarquía”; por el contrario si es malo se convierte en “tiranía”; en un gobierno formado por unos cuantos seres humanos, con resultados positivos tenemos la “aristocracia”, si es negativo se convierte en una “oligarquía”; en un sistema político donde gobierna el pueblo (mediante sufragio universal), y es bueno, el sistema político recibe la denominación de “democracia” y si los objetivos a cumplir son malos surge la “demagogia-”, y la “amalgama” de “pecados**……” que la misma origina, inseguridad, rupturas, atentados, violaciones de los derechos fundamentales, que contradicen el espíritu más esencial que define a la política como instrumento de “sociabilidad”, y el entendimiento más beneficioso para que todos convivamos en paz.

La política en el mundo tiene su origen en el mismo ser humano y en su proceso de “socialización”. En Grecia la política, tuvo una gran transformación, pues allí fue donde nació la democracia, lo que implica que el gobierno no es ejercido por un rey o jefe, sino por un consejo elegido por los ciudadanos.

La historia política es la narración y el análisis de los hechos, ideas, movimientos y lideres políticos. Se suele estructurar en torno al Estado-nación. Puede considerarse a Leopold von Ranke (Alemania, siglo XX) como el primer historiador que concibe una política científica.

La palabra “política” es un vocablo que se deriva de “La Politeia”. Así llamaban los griegos a la “Teoría de la Poli”, ciudad o pueblo. También esta íntimamente ligada a “la paideia”, es decir la –educación-. De ahí el término “paid-agogia”, -pedagogía-, cuyo significado es conducir al niño de la mano por el camino del bien.

Ciencia política y politología son denominaciones distintas de una ciencia social que estudia la teoría y la práctica de la política, los sistemas y comportamientos en la sociedad, que interactúa con otras ciencias sociales, como el Derecho, la economía o la sociología entre otras.

El 03 de mayo de 1469, nace Nicolás Maquiavelo, diplomático, funcionario público, filósofo, político y escritor italiano, considerado el padre de la ciencia política moderna. La ciencia política es una disciplina de tipo social que se centra en el estudio teórico-práctico de la política, de los sistemas políticos, tales como la monarquía, la oligarquía y la democracia entre otros y de las condiciones políticas.

“Es indudable que la política, -basada y nacida de las polis o estados, ciudad o pueblo-, tales como la concibieron los grandes filósofos de la antigua Grecia, Sócrates, Platón, Aristóteles y otros, es “consustancial” a la ética y a la moral y a sus consecuencias, algo ineludible que debe poseer cualquier “sujeto activo o pasivo” que se quiera involucrar en la misma, algo que lamentablemente que no identifica a los políticos actuales que han caído en ese “tópico” malsano, que han hecho de esta ciencia una forma de vida, donde prima la deshonestidad y el latrocinio más irreverente, obviándose a la “sociedad” que es la base de todo este movimiento denominado como “ciencia”.

Platón en sus “obras filosóficas”, elige el dialogo como forma de expresión de su pensamiento: quizás como tributo a su maestro Sócrates a quién convierte en interlocutor de prácticamente todos ellos, o quizás por el influjo de su época.

La inauguración del Palacio de la Cortes, el 31 de octubre de 1850, genera entre los españoles un cierto “halago político”, pensando posiblemente en el engrandecimiento de la misma, como así fue, algo que la prensa francesa e inglesa alaban en sus propios rotativos, el francés L´ilustratión y el ingles The Ilustrated Londón New principalmente, hoy aquel halago de la sociedad española de la época, se ha frustrado, donde una patulea de “indeseables” y “gente de mal vivir”, se han apropiado de aquellos sillones que resumían honor y grandeza, que le infundieron aquellos prebostes que con tanto orgullo lo ocuparon hasta no hace muchos años.

La ética está relacionada con el estudio fundamentados de los valores morales que guían en comportamiento humano en la sociedad, mientras que la moral son las costumbres, normas, tabúes y convenios establecidos por cada sociedad. Estos términos tienen diferente origen etimológico, pero se complementan en muchos casos, principalmente en la práctica de la política.

La relación entre la ética y la política ha sido siempre un tema inevitable por una sencilla razón, ambas, al menos en su sentido filosófico y desde su propia identidad, tienen el mismo fin, el bien. (Aristóteles Moral de Nicomaco).

La aparición de una serie de “partidillos” de poca monta en España, esta generando que el hemiciclo parlamentario, donde reside la soberanía del pueblo, se haya convertido en un verdadera “cloaca”, donde la putrefacción política luce de una forma “execrable”, y donde la estética de sus señorías ha dejado existir.

La irrupción en este tabernáculo de la historia, de una serie de “personajillos” faltos de la más mínima preparación, propician unos enfrentamientos dialecticos donde la “cordura” ha dejado de existir, y lo más lamentable es que el Reglamento de la Cámara no puede aplicar una sanción ejemplarizante, como es de desear, expulsión y perdida de acta de diputado, ya que la máxima sanción consiste en suspender por un tiempo determinado al infractor de sus funciones.

Ayer el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, fue testigo del comportamiento más “grotesco” y “soez” de un diputado de Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC), al que yo denomino “Rufián al cuadrado”, dado que su apellido lo identifica con lo que -es políticamente hablando- un “indeseable”, que no debería sentarse en hemiciclo, dado su comportamiento –soez, grosero y anti social-, que dirigiéndose al Ministro de AA.EE, José Borrell, un experimentado político, posiblemente el único que se puede denominar como tal en el gobierno de Sánchez, tildándolo entre cosas de “indigno”. La impecable actuación de la Presidenta de la Cámara, la señora Pastor, al expulsarlo de la misma es digno de alabanza.

Sus correligionarios liderados por Tarda, -otro sujeto de armas tomar- abandonaron el hemiciclo haciendo causa común con tan estulto personaje, tratando de justificar el comportamiento de tan –ruin- sujeto.

Pero ahí no quedo la cosa ya que Sánchez, intento quitarle “yerro” al comportamiento cobarde y hostil de Rufián hacia José Borrell, pensando más en la aprobación de los Presupuestos Generales para 2019, ya que si defendía a su ministro como hubiera sido lo lógico, los de ERC se podían mosquear bloqueando los mismos.

Cada día que pasa se hace mas evidente, el “conchabamiento” de este presidente inadecuado con estos depravados separatistas catalanes, vascos, y los pro etarras de Bildu, HB, con el único objeto de perpetrarse en el poder, algo que de ser así España volvería a la era cavernaria como sucedió en la época de Zapatero.

Estos personajes llenos de odio repudian a los españoles, ya que al igual que la raza “aria” en la Alemania de Hitler, se consideran desde su miope catalanismo superiores al resto de los españoles. Sin embargo y lamentablemente, Sánchez por mor de conseguir la aprobación de sus impresentables presupuestos es capaz de la “bailar” una “sardana” en la Plaza de San Jaime, con Torra, Más y demás secuaces, así como también, como esta haciendo, mandarle frecuentemente esas cantidades “millonarias” para que sigan sufragando los gastos de tan abominable ruptura, y por “ende” nos sigan jodiendo la “marrana”.

(*).- Aristóteles nació en el 384 a.C en Estagira, pequeña localidad macedonia situada cerca del Monte Athos.

(**).- Empleo este término hasta cierto punto amortiguado, y no otro que calificaría con mas acierto la incuria, y los desmanes, que están cometiendo todos estos “badulaques”, donde brilla el desamor y la indignidad más falaz, dada su forma de gobernar retrograda e infame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *