Las Juntas de Distrito de Telde llevan cuatro años sin funcionar

En el pleno celebrado el 30 de noviembre de 2005, se aprobaban en Telde las Juntas de Distrito. Trece años se han cumplido desde entonces, y después de que en el mandato de 2011 a 2015, se les diera un impulso llegando a funcionar todas, hoy terminando el actual mandato nos encontramos que prácticamente las mismas han dejado de existir.

El gobierno de NC-CC, que no cree en la participación ciudadana ha conseguido desmantelar en cuatro años las Juntas de Distrito de Cumbre, Medianías, Costa, Centro, Casco y Jinámar, erradicando con ello todo el trabajo que supuso su puesta en marcha en el mandato anterior.

Haciendo memoria recordamos muy bien como la corporación presidida por Francisco Santiago, entre 2007 y 2011, se cargó las mismas y sería cuatro años más tarde cuando el gobierno presidido por M.ª Carmen Castellano dotaría a estas de entidad propia con oficinas operativas que facilitaban el acceso de información y reclamación a los ciudadanos.

El impulso a la creación de estas Juntas de Distrito supuso el rescate de una vieja aspiración de los barrios teldenses, sobre todos los más alejados del casco y que el actual Grupo de Gobierno ha defenestrado.

Este nulo interés de Nueva Canarias por las Juntas de Distrito viene a confirmar una vez más el escaso deseo de la alcaldesa de Telde, por garantizar una participación real de los teldenses en la gestión del Ayuntamiento, a pesar de que en su programa de gobierno para el actual mandato aireó a bombo y platillo su firme apuesta por la Participación Ciudadana. Este ha sido un mandato perdido para la descentralización del Ayuntamiento, que es para lo que se crearon.

La Juntas de Distrito se pusieron en marcha en cierta medida porque así lo exigía la la Ley de Grandes Ciudades, ya que suponían un avance real en la gestión participada municipal.

En la mayoría de las grandes ciudades, una vez puestas en marcha han venido progresando hasta convertirse en instrumentos indispensables para la gobernanza municipal. En Telde, una vez más no avanzamos, porque lo que se crea por un gobierno, el siguiente no solo no lo consolida sino que lo destruye.

Las condiciones actuales existentes en este municipio son una oportunidad de cara a las cercanas elecciones locales, para que aquellos políticos que tengan mayor vocación participativa, pongan toda la carne en el asador y consoliden todos los mecanismos necesarios que canalicen esa participación ciudadana que anhela Telde y que hoy duerme el sueño de los justos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *