Las mentiras se hacen virales y se contagian como la peste

Todos sin excepción tratan de imitar a su patrón Sánchez, a la hora de mentir como “bellacos”, la Palma ha sido testigo una vez de las infames mentiras de un Sánchez fuera de si por todo lo que se le viene encima, la “espada
de Damocles” pende sobre su cabeza, y si alguien no lo remedia entre otras cosas el asunto de Brahim Ghalli líder del Frente Polisario lo traen por la calle de la amargura, con el objeto de eximirse en su involución abandona a su suerte a la ex ministra de Asuntos Exteriores la señora González Laya que tendrá que “apechugar contra tan luctuoso delito”, así paga Sánchez a los ministros que evitan que “sea acusado de los incontables delitos que viene cometiendo desde que accedió al poder ”.

Todavía colea la reunión de Abalos con Delcy la segunda del “atorrante, criminal y torturador Nicolás Maduro” en la Sala Vip del aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid Barajas, existiendo una orden de la UE donde se prohibía la entrada de esta señora a territorio europeo, sin embargo de momento y a pesar de generar un gran contubernio, la “idílica” justicia española no ha tenido el valor de sancionar un delito tan “grave”.

El Estado Mayor del Ejercito del Aire, viene manifestando, con un enorme enfado, que en el caso Ghali fue “engañado miserablemente” por los ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa, aunque no los cita, pero no hace falta ser muy “inteligente” para señalar quienes son los responsables directos de tan “estulto affaire”, donde un “tumultuoso engaño” como fue la entrada en España con nombres y pasaportes falsos a este líder del Frente Polisario y a sus acompañantes, que ni tan siquiera pasaron por la “aduana existente en el aeropuerto de Zaragoza, con el objeto de que nuestros agentes allí destinados adveraran sus respectivos documentos e identidades”.

Todas estas irregularidades cometidas por un presidente demagogo, mentiroso, como dice Rosa Díez
y algunos sicólogos, sociólogos incluso siquiatras, Pedro Sánchez es un “paranoico”, su forma de comportarse donde prima la “insensatez y la mentira no es propio de una persona –cuerda-, incluso quienes lo conocen bien, manifiestan que incluso en sus ojos cuando se –irrita-, algo que suele suceder con frecuencia, dada su incontenida obsesión de no querer perder la presidencia de España se observa una “paranoia obsesiva, convulsiva y peligrosa”.

¿Sera Pedro Sánchez un nuevo “hombre X” al estilo de Felipe González en aquellos años del primer gobierno socialista después de 40 años de dictadura y el de la UCD liderado por Adolfo Suárez?, todo apunta a que va a ser así, Sánchez ordena a sus ministros “hacer esas faenas tan sucias e ilegales como la de Ghali y ahora lo niega, dejando con el c….. al aire a la ex ministra González Laya que esta imputada e investigada por todas las ilegalidades cometidas al respecto manifestando que fue un caso “humanitario”, es posible que el fondo así fuera pero la venida de este líder del Frente Polisario a curarse del covid19 en un hospital de la Rioja, debió en todo momento hacerse dentro de los cauces legales y nunca utilizar esos medios delictivos, como usar un nombre falso y un pasaporte también –falso-“.

Como dicen los “palmeros” que están sufriendo en sus carnes ese azote en forma de un “volcán exterminador”, “-no creemos cuanto nos han dicho Sánchez y Torres en esas ofertas de ayudas para reparar las enormes perdidas que estamos sufriendo, después de cuatro días del erupción el atrevimiento de Ángel Víctor Torres es al menos –inaudito-, valorando la catástrofe en 400millones de euros, sin haber finalizado la erupción que sigue activa, por lo que esa valoración podrían multiplicarse por 2, por 3 o por 4, de seguir actuando de esa manera tan virulenta como lo viene haciendo últimamente, como digo las mentiras se contagian, el primer infectado es nuestro ínclito presidente, que al parecer quiso darle un especial valor a lo manifestado por Sánchez-”.

La hipocresía y la mentira de los políticos españoles es algo que se ha hecho viral, sus ofertas de ayudas son falsas y tienen un alto contenido del “cretinismo más contumaz”, el pinochismo indecente que se observa es propio de la vulgaridad que caracteriza a los que ejercen la política en España, donde la “impronta” que los define es propia de los “tarados mentales o del analfabetismo que cada uno de los que ejercen la política, descalificándolos para ejercer la misma por su ignorancia, donde incluso su calidad personal no se corresponde con la de ejercientes de tan altos cargos, donde hasta la propia vestimenta de algunos diputados y senadores es la inadecuada, para asistir a tan importantes reuniones donde se debaten los intereses de España”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *