Loa a la Guardia Civil

Como consecuencia del maltrato recibido por la Benemérita, por parte de un juez de Las Palmas, consistentes en palabras inadecuadas e insultantes, -el mismo que archivo en caso de Yeremi Vargas-. Somos muchos los que discrepamos y reprobamos el comportamiento de este miembro de la Judicatura, por estimar que su forma de actuar no fue la adecuada, ya que atentó contra la probidad y el valor de todo un Teniente Coronel del Instituto Armado y además Jefe de la UCO, lo que repercutió sin lugar a dudas en el animo de todos los miembros de tan “gloriosa” Institución, que se sintieron lógicamente ofendidos y menospreciados, así como también a muchos ciudadanos de bien que todavía habitamos en esta –rota y oprimida España-.

Desconozco el motivo que llevo al juez a comportarse de esa manera tan inusual, aunque creo estaba relacionado con el archivo del caso del niño desaparecido en Vecindario. Pienso y alabo el dispositivo logístico de la Guardia Civil, en todos estos actos execrables que están ocurriendo en esta España totalmente desvertebrada, la actuación de sus miembros es altamente –calificada- por cuanto habitamos en este país. Es posible que a veces se excedan en el cumplimiento de su deber, pero si es así, la culpa es de los “-delincuentes y chorizos-“ a los que intentan –domeñar- y atajar en sus manifestaciones –violentas- donde arrasan con todo lo que encuentran a su paso. En este caso en particular es de agradecerles el gran interés que tienen por esclarecer la desaparición del niño Yeremi Vargas, que de una forma inexplicable los jueces han –archivado-.

La Guardia Civil siempre ha destacado, por su –impoluto y honorable- comportamiento, donde destaca la lealtad con la que se inmiscuyen en cuantas misiones les son encomendadas, las cuales realizan con una total dedicación y exclusividad. Unidad militarizada se rigen por el Código Militar, aunque en la actualidad dependen del Ministerio del Interior. Sus misiones de paz junto con el ejercito regular es notoria en muchos países subdesarrollados, donde su comportamiento es reconocido por todos las fuerzas militares de los diferentes estados con los que comparten estas complejas misiones.

El 13 de mayo de 1844, la Guardia Civil fue fundada por en General, Excmo. Señor don Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II Duque de Ahumada y V Marques de las Amarillas (1803-1869). Desde su fundación dada -su espartana disciplina-, y la gran operatividad en el ámbito rural, -para lo que fue fundada en un principio-, siempre se la consideró como el arquetipo de este tipo de instituciones, especialmente en la actualidad, como consecuencia de su extraordinaria transformación tecnológica.

En la actualidad su enorme adecuación profesional aquilatada por todas las especialidades con las que cuenta, -ordenamiento del trafico rodado y vigilancia vial, SEPRONA, UCO, GEAS, laboratorios ultramodernos con su propio personal científico, servicio marítimo y aéreo, y otros departamentos necesarios para realizar sus investigaciones con total eficacia.

Motivada por la enorme preparación que desde un principio acreditó la institución en su lucha contra, el bandolerismo existente en los medios rurales, montañas, sierras y otros lugares de difícil acceso, algunos países sudamericanos adoptaron, sus características y protocolos, copiando incluso su reglamentación. En el Perú su evidencia es notoria, y así esta acreditada en un libro escrito por, Mario Vargas Llosa, Premio Planeta en 1993, titulado, “Lituma en los Andes”, donde cita como protagonistas del mismo a un Cabo y a un agente de la Guardia Civil Peruana, -como así la denominan dada su semejanza a la nuestra-, destinados en un pueblo minero del altiplano.

Aunque siempre oímos hablar del algún percance, de las características de los, -raptos, asesinatos, violaciones, casos de pedofilia-, delitos tan prolíferos en los últimos tiempos, fue a partir del año 2000, cuando estas lacras surgieron con una gran profusión.

En el 2000 desapareció, Jonathan Vega de 3 años de etnia gitana, en San Fernando de Henares, Madrid; 2001 la pequeña Tamara Navas de 9 años en Salou; 2002 Donován Párraga, en Guadalajara; Montse Fajardo de 7 años de etnia gitana en Almeria; 2003 la pequeña Erika de 4 años en O Carballino (Orense) y Sandra Palot de 22 años con una discapacidad psíquica leve, violada y asesinada por un grupo de jóvenes delincuentes; 2007 Yeremi Vargas de 8 años, Vecindario en el término municipal grancanario de Santa Lucia, -a pesar de que los jueces han archivado el caso, la Guardia Civil sigue investigando su desaparición ya que su cuerpo no ha aparecido-; 2008 Mari Luz Cortes de 5 años; 2011 los hermanos Bretón de 6 y 2 años en Cordoba; 2013 Asunta Basterra de 12 años Santiago de Compostela; 2016 Diana Quer, el 22 de agosto de 1016; el 27 de febrero de 2018 Gabriel Cruz Ramírez, en Nijar, Almeria. Con la única excepción de Yeremi Vargas, el resto han aparecido todos muertos.

En el intento de insurrección en Cataluña, la Guardia Civil junto a la Policía Nacional se constituyeron en los principales garantes de que este movimiento no tuviera éxito, haciendo cumplir a el artículo 155 de la Constitución Española fuera respetado en todo su contenido. Me da pena el comportamiento de la izquierda existente en nuestro país, formada por una serie de partidos donde prima el odio y la irreverencia hacia la Benemérita, que cuando la misma pasa, bien caminando, o sus diferentes vehículos les abuchean y le gritan fuera. Sin tener para nada en cuenta los méritos que la revisten, sin embargo estos mismos que así se comportan, acuden en muchas ocasiones a ella con el fin de que les defiendan ante una agresión.

Hay un caso bastante flagrante ocurrido en Navarra no hace mucho, tiempo donde una “chusma” de indeseables, miembros de esta calaña política, atacaron a dos miembros del Instituto Armado, y a sus acompañantes, sin embargo los navarros que circulaban por la calle en ese momento, no tuvieron la valentía de acudir en su ayuda, su cobardía fue muy criticada.

En la actualidad la aparición de una serie de depredadores provenientes, de diferentes países especialmente, del este de Europa, así como también de algún que otro del centro y sur de américa, esta generando en nuestro país una psicosis de tal magnitud, que los menores de edad temen salir a la calle incluso para ir al Colegio, y todavía la sociedad española cuya orientación política se ha vulgarizado debido a la aparición de una serie de partidos que quieren imponer su ley “dinamitando”, el respeto que siempre ha sido unos de nuestros valores más significados, incluso quieren que se derogue la –prisión permanente revisable-, ¡que ilusos!.

La Guardia Civil y la Policía Nacional, están realizado un trabajo encomiable de investigación, vigilancia y detención de todos estos malhechores que llegan a nuestro país, muchos de ellos por los cauces legales, mientras otros lo hacen entrando por nuestras fronteras ilegalmente, cruzando las cárcavas y barrancos que nos separan de Francia, zonas que estuvieron muy vigiladas por la Guardia Civil hasta no hace muchos años, cuando los desertores de la Brigadas Internacionales y los “maquis” pululaban a sus anchas por los Pirineos.

Se hace necesario que la vigilancia se haga con más severidad por parte de los Cuerpos del Seguridad del Estado, pero también pienso que los jueces y fiscales deberían ser conscientes del extraordinario trabajo que realizan los cuerpos citados, buscando pruebas que son analizadas sin demora por los científicos propios, que se desplazan hasta los lugares donde ocurre el delito a investigar, realizando un trabajo de campo digno de mención.

El entendimiento de los jueces y fiscales, con los miembros de los cuerpos policiales tiene que revestir una sintonía total, estudiando las pruebas y los informes que le suelen llegar con una dedicación sin fisuras y malos entendidos. Cada uno en su campo tiene que ser muy riguroso a la hora de compartir, el esclarecimiento de un delito. Hay que reconocer que en estos últimos acontecimientos, quien ha batido el cobre ha sido la Benemérita, ya que los mismos han ocurrido en el que siempre ha sido su campo de acción, las zonas rurales. En mi condición de español de bien quiero, felicitar y enaltecer lo que hace el Instituto Armado, claro ejemplo del cumplimiento de su sacrosanto deber, cuyo lema es; “El honor es mi principal divisa”.

Hasta no hace muchos años la Guardia Civil dependía del Ministerio de la Gobernación, en cuya institución estaba encuadrada, la Iltma. Dirección General de este entrañable, estimado y admirado Cuerpo, cuyos Directores Generales eran militares de alto rango, “-Tenientes Generales especialmente-“, con el advenimiento de la –democracia- todo cambio, el ministerio paso a llamarse –del Interior- y los directores generales –personal civil-, lo que ha significado unos de los errores más graves cometidos en nuestra querida España, donde la delincuencia aumenta en -proporción geométrica- día a día marcando unos porcentajes nunca imaginados.

Nuestra querida Guarda Civil esta siendo masacrada y vilipendiada, (en la frontera hispano marroquí de la ciudad autónoma de Melilla), dándose la circunstancia que hasta el propio Ministro de Interior, el ex juez Grande Marlaska, con su inexplicable comportamiento, es el que más –anima- irracionalmente a los abundantes detractores, –gente de mal vivir especialmente-, para que sigan poniendo en tela de juicio la acreditada valía de tan -insigne y bizarro Cuerpo-. Honor y Gloria a la Guardia Civil, -paz para sus muertos que se inmolaron durante la Guerra Civil, como fue el caso del Capitán Cortez-, y para los vilmente asesinados por la banda terrorista, ETA, descansen en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *