Malestar entre los usuarios por la eternización de las obras del Centro de Mayores de Telde

Hoy hace 51 días que el centro de mayores de Telde está cerrado. El aviso sobre reformas de fontanería y albañilería que durarían una semana (del 3 al 9 de mayo) se ha convertido en un tiempo de obras sin fecha de conclusión. Cómo consecuencia, usuarios del edificio muestran su malestar y critican la falta de información que se les ha proporcionado al respecto, así como la supuesta ausencia de aviso previo al parón de las actividades. Por ello, los mayores han visto alterada su rutina, lo que se ha resumido para muchos de ellos en un enfado contra el Ayuntamiento. Desde Servicios Sociales no se ha dado ninguna explicación del retraso.

“Perdonen las molestias”. Esta es la frase que, según algunos usuarios del Centro, se encontraron cuando fueron, hace ya más de un mes y medio, a realizar sus actividades diarias al edificio en San Gregorio. Aseguran que muchos no conocían el cierre del inmueble y la consecuente cancelación de los talleres habituales. “Lo que ha molestado es que no se haya avisado con tiempo”, reivindican. No entienden la cantidad de días que su lugar de encuentro lleva parado, “por obras que sólo iban a durar siete”. El malestar se palpa en el ambiente y muchos echan la culpa directa al Consistorio, “que no nos han informado de nada”, determinan. Aunque los afectados prefieren no revelar sus nombres, no dudan a la hora de exponer sus críticas, poniendo en cuestión, incluso, que se esté reformando el centro.

“Solo hemos visto a algún pintor dentro, pero es que nunca han cerrado por pintar”, comentan. “Además, decían que había que fumigar y después de ahí ya no sabemos que pasó, porque no se ven ni limpiadoras ni a nadie trabajando en el interior”. Parte del colectivo descontento pasa ahora su tiempo libre sentado en los bancos de los alrededores. “Nos molesta que haya sido de buenas a primeras, que dure tanto tiempo y que no nos avisaran con antelación”, afirman. Indignados, algunos hacen referencia a su voto, “ahora vamos a elegir a Podemos, para que se le quite la costumbre al Ayuntamiento de quitarlo todo”. A pesar de que existen las quejas nombradas, otros mayores se muestran pacientes y aseguran que el enfado “es algo pasajero”. “Lo que pasa es que se nos ha quitado nuestro lugar, y es lo que tenemos los viejitos, que tenemos nuestras manías y costumbres, y algunos no tienen paciencia”, cuenta una de las usuarias que tampoco quiere que se conozca su identidad.

La voz de los trabajadores Así, el lugar “de jugar y comer”, como muchos lo llaman, tenía previsto cerrar del 3 al 9 de mayo por arreglos de “humedad y fontanería”. Trabajadores del centro aseguran que “cuando se abrió, se vio que la obra era más complicada de lo que se observaba a simple vista”. Por ello, aunque la mayoría de talleres llevan suspendidos desde el cierre, algunas actividades, como las de música o baile canario, se han redistribuido en otros locales municipales para poder ensayar para los actos por las fiestas de Canarias y San Juan. Salvador Santana, profesor de la rondalla municipal de este colectivo, asegura que desde la Concejalía de Cultura se les ha dado todas las facilidades posibles para continuar con sus clases en un espacio en San Gregorio. “Es difícil encontrar un local para nosotros, porque necesitamos que sea accesible y en el barrio para que los mayores no se descuadren”, comenta.

Tras mirar varias asociaciones de vecinos, cuenta que, actualmente, “estamos en La Fraternidad, que tiene incluso ascensor para que no tengan que subir y bajar caminando”. Además, a pesar de que el espacio se les facilitaba para los ensayos previos a la romería de San Juan, les han permitido quedarse más tiempo. Santana afirma que sólo puede decir “cosas positivas”. Este periódico intentó hablar con el área del Ayuntamiento relacionada con el tema, pero no obtuvo respuesta al respecto. De esta forma, los usuarios sólo esperan volver a su rutina lo antes posible y “que sea verdad que, a lo mejor, la próxima semana abre sus puertas”.

Brenda Saavedra Casiano. La Provincia-DLP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *