Paco Valido, víctima del ‘cainismo’ de los suyos

Winston Churchill escuchó una vez cómo un joven parlamentario, durante una sesión en el Parlamento británico, señalaba a la oposición y decía: ‘Esos son nuestros enemigos’. El estadista inglés se dio la vuelta y contestó: «Nuestros adversarios están enfrente, nuestros enemigos atrás», refiriéndose a los miembros de su propio partido.

Churchill ya sabía por aquel entonces, que las grandes rivalidades, las grandes enemistades, los verdaderos odios, surgen bajo las mismas siglas.

Prescindir de la gente válida y dejarla tirada en el camino se ha convertido en una práctica habitual de la política y más recientemente en el Partido Popular. Casi todos los partidos al acercarse unas elecciones desperdician una parte de su capital humano por vendetas orgánicas que tanto confunden al elector y, que a la larga, tanto daño hacen a la propia organización.

La marcha de Paco Valido, hasta hace poco secretario político del PP de Telde, (que ha sido exonerado por los tribunales de toda culpabilidad) ha sido la más viva muestra del cainismo reinante en el PP de Gran Canaria.

Otro caso flagrante, es el papelón que le están haciendo hacer a Paco González, el que fuera alcalde de Mogán, quien ha tenido que tragarse el sapo de ver como el PP en el Cabildo de Gran Canaria, coloca en los puesto de salida a Daniel Reyes (Ciuca), el abogado que por dos veces trató de inhabilitar a González, que afortunadamente logró salir airoso en los tribunales. Como puede constatarse no hablamos de oídas, sino con la partitura muy bien aprendida.

Paco Valido, después de una espera prudente, decidió no comulgar con ruedas de molino y ante el desprecio y la indiferencia de su Partido, tras un calvario judicial de 13 años del que ha salido absuelto, se presentará en mayo con su partido el Grupo Centrista Canario.

Nos consta que los ciudadanos esperaban que después de salir airoso en los tribunales de justicia, el PP a Paco Valido, le resarciera del la cruxifición política y mediática sufrida, colocándole o bien en el Ayuntamiento de Telde o en el Cabildo de Gran Canaria, pero la indiferencia mostrada hacia su persona le hizo desempolvar la siglas de su partido, sabedor de su tirón electoral y no permitir que el PP le jubilara cuando ellos estimaban oportuno.

En todo caso, Paco Valido, que con renovadas ilusiones y más fuerza que nunca concurre como candidato a la alcaldía de Telde, se presenta ante la opinión pública como un hombre libre de la más mínima sospecha sobre su gestión política.

Es un misterio saber porque la cúpula del Partido Popular en Gran Canaria, lleva años entregada a un cainismo desenfrenado con actitudes de ignorar los problemas que surgen en el seno de la organización, cuando no la de mostrar una fuerte animadversión contra los suyos, a lo mejor algún día lo explica para que todos nos enteremos, la presidenta, Mª Australia Navarro. Maribel Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *