Prioridades de unos y necesidades de todos

0
59
José Fco. Fernández Belda
José Fco. Fernández Belda es ingeniero industrial y graduado social

Después de asistir al bochornoso espectáculo del mercadeo de votos para apoyar los presupuestos del año 2017, los mismos que deberían haber estado aprobados en el tercer trimestre de 2016 y evitar así nos cayera encima el apocalipsis anunciado por Mariano Rajoy, reconozco que veo las noticias con perplejidad creciente e interés menguante.

En circunstancias normales, ahora se deberían estar presentando los presupuestos para el próximo año, antes de que sus señorías y señoríos se tomen sus vacaciones estivales, no sé si merecidas, pero estatutariamente convenidas por decisión unánime ¡faltaría menos! Aunque bien pudiera ser que en esos contubernios ya estuvieran hablando del 2018, pero que oculten sus pasteleos no vaya a ser que Don Mariano disuelva las Cortes antes de que consoliden sus pretensiones, siempre a costa de nuestros bolsillos. Tampoco es cuestión de cabrear al contribuyente más de lo estrictamente necesario, menos aún en plena campaña de la Renta, y se den cuenta que trabajan para mantener el Estado unos seis meses de media al año.

Nueva Canaria echa las campanas al vuelo y se dan más codazos que Trump para salir en la foto de marras, alardeando de gran merito y capacidad negociadora, cuando en realidad ha sido la pura casualidad de que sea Pedro Quevedo el disputado diputado 176. Y como no podía ser menos, CC también se sube al carro del general que vuelve de la corte victorioso. La prudencia exigiría que, como en tiempos de los romanos, en la cuadriga sacada de los almacenes de atrezo de Ben Hur, se subiera un militante de base del partido, que le susurrara al oído “recuerda que eres un mortal”. Y rememorando al canciller alemán Konrad Adenauer, añadiera aquello de que no hay peores enemigos que los compañeros de partido.

Aunque no se conoce la letra menuda y los detalles del acuerdo, lo más alabado ha sido lo del incremento de subvenciones en los billetes de avión y en el precio de la carga de mercancías. Es de esperar que no acabe sucediendo lo usual en estos casos, que a la vez suban las tarifas y así el maná público se reparte entre la oferta y la demanda. Todos alaban la cosa, pues la subvención es general, igual para ricos que para pobres, aunque los que más viajen sean unos y no otros. Puro electoralismo a corto plazo.

No tengo noticia de que se hayan tratado dos asuntos que, en mi opinión, son de suma importancia para el futuro económico y social de Canarias. Uno es reclamar la Quinta Libertad del Aire, que por no disfrutarla está impidiendo que se genere un importante movimiento aeroportuario de pasajeros y carga que permita a Canarias conjugar la celebérrima tricontinentalidad, esa de la que todo político habla pero que ignora cómo ponerla en práctica. Este asunto, de gran importancia económica, ha sido ya tratado en otros artículos.

La segunda cuestión tiene que ver con la educación. No se trata de firmar ante las cámaras de TV nuevos “pactos por la educación”, ha habido ya demasiados y demasiada frustración han generado. Es pensar en serio en la formación de los jóvenes para que puedan encontrar un trabajo en el medio y largo plazo, sin tener que depender de demagógicas promesas de “rentas básicas”. No habrá que meter más dinero en el sistema, mayormente para incrementar sueldos de profesores bien pagados ya, sino de fijar objetivos y programas útiles para formar y no para adoctrinar. Tampoco es un asunto a resolver por políticos y sindicalistas, sino por auténticos profesionales que sepan lo que hacen, o lo copien de los lugares donde funciona con éxito, para no seguir a la cola de PISA. Pero el resultado de estas dos cosas se verá a largo plazo y los políticos no pueden esperar tanto, se les pasa la nómina.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta