¿Relator o mediator?

Es incuestionable que la política en España esta en manos de una “-caterva-“ de “-acérrimos-“ ignorantes. Todo sea por conseguir que los independentistas catalanes “-traguen-“, y apoyen los Presupuestos Generales para 2019 propuestos por Sánchez y sus acólitos. La “-indecencia-“ y la “-inmoralidad-“ se ha establecido de tal manera en España, que se pone hasta en tela juicio, algo tan irrelevante, como ha sido que los españoles presumamos de nuestra supremacía cultural e intelectual, que data desde hace muchos siglos. Donde la existencia de escritores, poetas, actores y otros prebostes, que llevaron a España a brillar con un esplendor “-inigualable-“ en el resto del mundo.

La vicepresidenta del gobierno español la señora Calvo, “-comisionada-“ por el presidente Sánchez, busca en Cataluña un acercamiento con el objeto de formular posturas relacionado con el “-proces-“, y no escatima poner sobre la mesa incluso, expresiones burdas que no tienen etimológicamente relación alguna entre ella, como son relatador y mediador.

Según la RAE (Real Academia de la Lengua); relator: persona que relata una cosa; también: letrado que hace relación de los autores o expedientes en los tribunales supremos. Procede del latín, relätor –öris, que significa relatar comentar, etc.

Mientras que mediador, del latín: medius más el sufijo –dor; definido como: el que media entre dos o más personas para que lleguen a un acuerdo en un asunto o problema.

La señora Calvo poco curtida en estos “-lances-“, se opone a la proposición que le hacen desde Ezquerra Republicana de Cataluña, con fin de conciliar este enfrentamiento, acepta al “-relator-“ rechazando que se trate de un mediador.

Mi pregunta es: ¿qué acción puede llevar a cabo un “-relator-“ en este lamentable affaire, cuando su función se circunscribe a relatar o comentar algo, como ya hemos visto y no a mediar?.

En política se puede discernir sobre un tema aplicando el sentido común, pero ni a eso apelan nuestros políticos
“-endiosados-“ irracionalmente.

Ateniéndome a cuanto dicen al respecto los politólogos, la política no es una profesión y si una devoción. Tal es así que hace algunos años integrarse en la misma no generaba ningún beneficio económico sino todo lo contrario. Me consta que más de un alcalde se vio forzado a poner dinero de su propio peculio, para poder culminar un proyecto que se consideraba de vital necesidad para los ciudadanos que habitaban en el pueblo o ciudad donde ejercía como tal.

Hoy la política esta totalmente profesionalizada, es la meta que algunos sujetos carentes de una mínima preparación intentan inmiscuirse, viendo lo fácil que es amasar una fortuna en poco tiempo, donde para conseguirla no se raparan en las formas y las maneras que se siguen al respecto.

A nadie se le esconde que Pedro Sánchez es capaz de vender su alma al diablo (como hizo Fausto personaje central de la exitosa novela de Dante Alghieri, la Divina Comedia), para perpetuarse como presidente del gobierno de España, sin reconocer que su limitada capacidad intelectual, no es lo más adecuada para que así sea. La política no es una profesión, es una devoción (como ya he dicho), y donde los que acceden a la misma deben observar una serie de premisas, como son la ética, la moral y especialmente la honradez, ¿se cumplen escrupulosamente tales premisas?, pienso que no, y a las pruebas me remito.

Hoy la mayoría de los políticos le exigen a los empresarios de la construcción principalmente y con el fin de aprobarles una obra, una comisión porcentual del valor total de la misma, algo que es “-ilegal a todas luces-“, con el objeto de agilizar el procedimiento de aprobación, el empresario acepta sin rechistar dada la perentoriedad que tiene de ejecutar la misma, a eso se le llama vulgarmente “-mordidas-“, algo que se práctica en España con una bastante asiduidad lamentablemente, donde los porcentajes a percibir varía según la cuantía del proyecto, algunos cifran esa tasa invariablemente en un 3% fijo.

La señora Calvo quiere cuanto antes ganarse el apoyo de los catalanes independentistas, principalmente el del Ezquerra Republicana, para que Sánchez pueda sacar adelante unos presupuestos que siguen atascados por falta de consenso, y para ello esta dispuesto a sacrificar su ego, y el de su gobierno al precio que sea, sin tener para nada en cuenta la leyes y los contenidos que emanan de la Constitución.

Desde que accedió este “-sujeto-“ al poder España, se ha convertido en un país bananero o si se quiere tercer mundista, en la UE cada vez que interviene para hacer alguna exposición o propuesta, causa una gran hilaridad entre los demás euro diputados, expertos políticos la mayoría, y que no comprenden que Sánchez, un bisoño arribista en estos casos, pueda ser el presidente de España, la nación más antigua de Europa.

Lo del “-relator-“ o del “-mediator-“, aceptado por la señora Calvo a regañadientes, denota la incapacidad de la mayoría de los ministros que acompañan a Sánchez en su denostada acción de gobierno, muy semejante, sino igual a la que tuvo Zapatero mientras fue presidente. España siempre ha destacado en el mundo, por su seriedad, y por ese comportamiento impoluto que siempre acreditó, actualmente la vulgaridad que impera es totalmente impropia de un país de primer orden, algo que ha roto esa incuestionable “-idiosincrasia-“ que tanto nos enorgullecía.

Jamás aquellos insignes políticos que tanto hicieron por España, pensaron o creyeron que la decadencia de nuestro país llegaría a esta situación caótica, y posiblemente irreversible, nuestra economía ha vuelto a perder la recuperación obtenida después de la crisis, y revertirla nuevamente se me antoja harto difícil, donde la clase política existente no es la adecuada para ese nuevo “-resurgimiento-“.

Los “-contubernios-“ que se están dando en España actualmente, no están siendo sancionados con arreglo a lo que estipula la Ley. El culpable o creador de este “-galimatías-“, relacionado con el independentismo catalán, que se no había nombrado, -aunque siempre ha subyacido en la mente de algunos especialmente en los que se autodenominan burgueses-, desde los tiempos de Company y Macia, algo que el honorable Josep Tarradella* jamás “-mentó-“, lo ha resucitó el presuntuoso de Artur Más, buscando la gloria, sin embargo nadie lo ha sancionado como se merece, su inhabilitación no le redime del daño que ha generado, su culpabilidad posiblemente sea aún mayor que los que van se juzgados el día catorce, por rebelión y otras causas que se les imputa, mientras que el responsable de cuanto esta aconteciendo, iniciador de este proces, Más esta libre, sin que exista el arrepentimiento debido por su parte, en vez de estar en prisión al igual que estos “-infelices-“, que secundaron el inicio de su insurrección, a lo mejor desconociendo la repercusión que todo este affaire les pudiera generar.

La ética y la estética tan necesaria para que la política sea un bien común, estos gobernantes “-ignaros-“, la han convertido el algo intangible, incluso la “-retorica-, que utilizan es tan anodina, que tiene más visos demagógicos, que hacen increíble cuanto pontifican.

La señora Celaá, ministra portavoz, en sus comparecencia obvia la verdadera realidad de las cosas, y desvaría cuando intenta sintetizar algo especialmente relacionado con el “-proces-“. Hace unos días, en su comparecencia después de un consejo de ministros, manifestó, -totalmente convencida-, aquello de “-ahora no procede la aplicación del artículo 155 de la Constitución, pues el señor Torra no esta trasgrediendo cuanto dice al respecto el citado artículo-“. Sin embargo no tiene en cuenta que el Presidente de la Generalitat sigue “-incitando-“ a los catalanes a que se manifiesten, y salgan a la calle a defender la independencia, algo que desde el punto de vista del Código Penal y de la Constitución es un delito de connotaciones palmarias, dado el desarrollo de esas manifestaciones tienen en la mayoría de los casos connotaciones violentas, llegándose incluso a atentar contra las personas que no comulgan con su ideario.

Me gustaría una más vez hacer referencia, a algo que manifestó un político y filosofo español, a principios de la década de los años treinta de la pasada centuria, algo que hoy con el proces, vuelve tener esa vigencia que nunca ha perdido, ni aún con el paso de los años:

“-España es una unidad de destino en lo universal toda conspiración contra ella es repulsiva todo separatismo es un crimen que jamás perdonaremos-“.

Ahí queda tan magna expresión, y que cada uno la interprete como estime conveniente, yo hace muchos años que lo he hecho.

(*).- El único presidente de la Generalitat al que se le puede denominar como “-honorable-“ o incluso como “-muy honorable-“, dado su exquisita actuación al frente de la misma.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *