Santiago Negrín y la TVC

El señor Negrín se ha apropiado de la RTVC con la complicidad de Clavijo y Coalición Canaria, donde hace y deshace cuanto le viene en gana, sin que exista de momento un resquicio en el Reglamento del Ente, que permita cesarlo ipso facto, dada su nefasto comportamiento a frente del mismo.

Desde mediados del pasado año 2017, la solvencia de este personaje ha sido cuestionada en innumerables ocasiones en sede parlamentaria, dada su palmaria incompetencia al frente de una Institución que desde el principio nació “gafada”, dado su comportamiento “insolidario”, donde ha primado su defensa a ultranza a la isla de Tenerife en desdoro del resto de las islas, especialmente la de Gran Canaria.

Tengo que decir en lo que respecta a mi persona, que este canal de la Televisión Canaria, es como si no existiera pues no suelo verlo, dada su sesgada y absurda programación, donde la veracidad de los acontecimientos surgidos en las islas no tienen cabida, circunstancias, -a excepción de los que ocurren en la isla picuda- más que suficiente para que el resto de los habitamos en estos lares, no seamos partidarios de sintonizarla a ninguna hora del día.

Negrín tiene al gobierno canario totalmente “acogotado”, donde ningún miembro del mismo tiene el valor suficiente, para decirle a este sujeto, -basta ya, a la calle-. Que yo recuerde la Televisión Canaria, solo ha tenido un director cuyo comportamiento personal y profesional ha sido digno de mención, Francisco Moreno, destaco al frente del Ente por su sabiduría y especialmente por su honestidad periodística, el resto incluyendo al actual (Santiago Negrín) han sido “nefastos” para la cadena, donde sus programas ramplones y vulgares la han convertido en el canal con menos audiencia de cuantos existen en España. A toro pasado recordemos el paso por la TVC de Willy García, otro gestor inapropiado que dejo al Ente en un estado calamitoso.

La programación de la Televisión Canaria, es tan infumable que hasta los partes meteorológicos carecen de un sentido lógico, divulgando unos contenidos que nada tienen que ver con lo que esta ocurriendo la atmosfera. La señora Palma, como responsable de los servicios meteorológicos del Ente, debería hacer lo posible, para que las cartas de superficie que se publican a tal fin, tenga al menos reseñadas las líneas “isobaras”, que desde el punto de vista meteorológico son fundamentales para hacer una buena “prognosis” del tiempo pues son las que determinan la presión atmosférica (1013 mb. = 760 mm. a nivel del mar).

Otro programa bastante “chabacano” es Noche de Taifas, donde el presentador, Elvis Sanfield, no da la talla como divulgador de nuestra música ancestral, y donde lamentablemente las obras que se ejecutan casi en un 75% no son las nuestras, sino importadas de Méjico y otros países de habla hispana, cuyo contenidos son hermosos pero no guardan ninguna relación con nuestros aires.

Y seguimos con otros, donde el marchamo es indudablemente ajeno a lo nuestro (por ejemplo el programa NOVELEROS). Es triste que los canarios nos gastemos tanto dinero en mantener algo totalmente ineficaz, que además dado su comportamiento acrecienta la “ruptura” insular, ya que los tiempos que invierten en los programas dañan (en vez de defender el regionalismo) las relaciones entre todos los canarios, dada esa inclinación hacía todo lo que es chicharrerismo puro en detrimento de lo canario en general.

Me gustaría recordar con verdadera nostalgia, aquel programa atrevido y defensor de lo nuestro como fue la –Bodega de Julián-, donde el tándem, Alfredo Ayala y Julio Fajardo, supieron conjugar con verdadera armonía nuestra música y el paisaje de una vieja “bodega” convirtiéndola en un “ara”, por donde pasaron los mejores tocadores cantadores existentes en Canarias, donde el humor de Sergio Correa, era un valor a tener muy cuenta, cada vez que este programa se emitía. Dado la resonancia que alcanzó donde se valoraba nuestro más puro folclore, se convirtió en itinerante, y en todos los pueblos que visitaba era recibido con un enorme cariño y afecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *