“Señor Santiago, usted no es la Inmaculada Concepción”

Días pasados el ex alcalde de Telde, Francisco Santiago, aseveraba en Radio Faycán ante la controversia que ha suscitado su presencia en lugar prominente en diferentes actos institucionales, “qué extraño que habiendo gente en estos actos enfangada por corrupción, no le preocupe a nadie, y yo que no tengo una mácula de nada, no tengo absolutamente nada reprobable en la vida pública, se ocupan de mi”.

Parece que le flaquea la memoria, cuando hasta ahora es el único alcalde de Telde que está condenado por la justicia e inhabilitado durante siete años para el desempeño de cargo público por la magistrada juez del Juzgado de lo Penal número 6 de Las Palmas de Gran Canaria, por permitir la construcción del Centro de Emergencia Social de Yrichen en una parcela rústica de San Antonio destinada a parque.

No cambia Paco Santiago, a pesar de los pesares de los años, y de esta condena, sigue siendo el mismo pibe soberbio que llegó a la Alcaldía de Telde en 1979, y con la aseveración de “sin mácula” (que viene a significar, puro sin mancha), viene a refrendar que sigue pensando que fue condenado injustamente por una decisión en la que intentó hacer un bien a la sociedad, pero se olvida que el alcalde que es el representante del Estado de Derecho en el municipio, no puede saltarse a la torera las leyes y prevaricar por muy buena intención que tenga.

Francisco Santiago, ex alcalde de Telde, se había columpiado peligrosamente en el alambre de la justicia, de hecho se le imputaron un gran cúmulo de delitos hasta el momento de su inhabilitación, recordamos: Caso Los Alisios, Grúas Barrios, Caso Bético, Caso Calero, La Mareta, el caso del recaudador municipal, los vertidos de El Goro, etcétera, pero fue el de Yrichen, el que acabó con su impunidad.

El grave problema de Aureliano Santiago, es que siempre pensó que estaba por encima del bien y del mal, tantos años en poder le convirtieron en un monstruo que acuñó aquello del “conmigo o contra mi”. Muchas familias de Telde pueden dar fe de lo que era disentir de sus modos caciquiles de ejercer el poder.

Nueve veces se presentó como candidato a la Alcaldía de Telde cambiando de siglas según se terciaban las circunstancias. Llevaba 34 años en el Ayuntamiento, 24 de ellos como alcalde. Se había empeñado en no tener más sucesor que él mismo, pero una ejemplar sentencia lo inhabilitó para ejercer como cargo público.

A Paco Santiago lo que le duele es que se diga que parece que la Alcaldesa y su Grupo de Gobierno, están permitiendo que un inhabilitado por sentencia judicial firme asista como autoridad desluciendo los actos de la Institución.

Hay que ser mesurado y Santiago Castellano desconoce esta palabra, puede darse con un canto en el pecho, porque la justicia fue benévola con esta sentencia, nadie duda que en 30 años hizo muchas cosas buenas en Telde, pero no olvidemos que fue un auténtico tirano para muchos ciudadanos a quienes desposeyó de sus propiedades, arguyendo aquello del “bien común”, por cierto que esas sentencias que fueron en su mayoría favorables a los vecinos, son las que han lastrado la economía del Ayuntamiento de Telde, que ha pagado y continúa pagando millones de euros por sentencias e intereses de demora en el pago de las mismas.

En definitiva Sr. Santiago Castellano, como puede deducirse, usted no es la Inmaculada Concepción, que haya diferentes tipos de corrupción, no le hace a usted más inocente. No podemos ser partidista con la corrupción, debemos perseguirla en cualquiera de sus formas, por tanto usted no es precisamente un modelo a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *