Telde brilla: ¡Diamantes!

Seguro que la fiesta en Las Remudas se prolongó hasta bien entrada la madrugada. ¡Y no es para menos! Este sábado la comparsa infantil Los Diamantes se subía al escenario del Parque Santa Catalina después de 20 años sin hacerlo. Y lo hacía a lo grande, participando en el concurso infantil del carnaval capitalino.

Llegaron a Las Palmas de Gran Canaria por un camino largo y con obstáculos, pero nada ni nadie les paró, ni siquiera retuvieron sus ganas de seguir adelante. A su lado, el apoyo incondicional de sus padres, madres, familias, amigos y vecinos, que han alumbrado, en algunas ocasiones hasta con velas, esta senda hacia el éxito.

Este sábado durmieron, o al menos lo intentaron, con el primer premio de interpretación de comparsas infantiles del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Y por si fuera poco, también con el tercer galardón de vestuario. Ese vestuario cosido con manos llenas de cariño, ilusión y compromiso: las manos de la gente que les rodea.

Desde primera hora de la tarde, fui testigo de que algo diferente se respiraba en el Parque Santa Catalina: la emoción de reencontrarse con su público después de tantos años. Ellos no lo vivieron, son muy pequeños, pero han escuchado una y otra vez lo que significó para Las Remudas y para Telde la comparsa que este sábado representaban. Ahí estaban sus madres, padres y antiguos participantes de la comparsa para revivir junto a ellos esos gratos recuerdos.

En el interior del edificio Miller los nervios no se podían contener. Eran conocedores del alto nivel del resto de comparsas. “Lo importante es subirse al escenario, que ya es un reto y no es nada fácil”, les dije para intentar tranquilizarles y sobre todo para ilusionarles por lo que pudiera pasar.

Les había visto ensayar, en alguna ocasión a oscuras, pero no tenía ni idea del vestuario que iban a llevar. Nada más salir al escenario fue lo primero que sorprendió a la gran cantidad de público que esta presente en el parque. A los pocos minutos, ya estaba el recinto de Santa Catalina en pie gritando y aplaudiendo a la comparsa teldense.

La calidad artística fue demostrada con creces sobre las tablas del escenario. Tocaba esperar y los nervios cada vez iban aumentando más. Cuando el jurado deliberó, subieron nuevamente un grupo representativo de Los Diamantes. El primer premio en entregar fue el de vestuario.

Cuando el presentador exclamó que el tercer premio de vestuario recaía en Los Diamantes, los jóvenes tardaron en reaccionar unos segundos. Luego comenzaron las primeras lágrimas y los saltos de alegría. En ese momento era imposible no sentir algo parecido, por muy mínimo que sea, a lo que ellos estaban viviendo. Sus lágrimas de emoción lo trasmitían todo.

Se repartieron todos los premios, y quedaba el más deseado, el primer premio de interpretación. ¡Los Diamantes! Ahí comenzó la gran fiesta. ¡Qué cantidad de cosas y momentos pasaron por sus mentes! Eso solo lo saben ellos. Por su parte, sus seres queridos gritaban y lloraban igual o más que ellos. Nada más terminar la entrega de premios, el celeste característico de Los Diamantes inundaba el escenario. Otros, que por diferentes motivos no les pudieron acompañar, lo celebraban desde sus casas o trabajo.

Los Diamantes nos dan este sábado una lesión de trabajo, constancia y superación. Nos enseñan a saltar obstáculos y no perder la esperanza. Nos demuestran que hay caminos duros que llegan a buen puerto. ¡Muchas felicidades! Telde brilla ¡Diamantes!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *