Telde impulsa la segunda fase de ampliación de la carretera a Melenara

El eterno reclamo de los vecinos de Telde por tener un acceso peatonal hasta la costa del municipio está cada vez más cerca de ser cumplido. El Ayuntamiento ha impulsado la ejecución de la segunda fase de ampliación de la carretera de Melenara, que se centra en concluir la parte izquierda de la vía (en dirección hacia la costa). El proyecto cuenta con un presupuesto de 380.000 euros, financiados mediante el Plan de Cooperación del Cabildo insular, y consiste principalmente en retranquear los muros de piedra situados entre el colegio Príncipe de Asturias y el comienzo del vial desde el barrio de Casas Nuevas. Con esta actuación podrán construir una nueva acera de dos metros y reservar otros dos metros de carretera para pintar un total de 156 plazas de aparcamiento lineal. Por otra parte también serán trasplantadas una serie de palmeras, que en la actualidad ocupan 174 metros, para aportar una mejor imagen al paseo peatonal.

La licitación de este proyecto ya está en marcha, pues fue aprobado ayer en la junta de Gobierno local. La administración tuvo que expropiar un total de 11.500 metros cuadrados de terrenos anexos a la vía para poder tramitar estos trabajos. La empresa adjudicada tendrá un plazo máximo de tres meses para ejecutar las obras, por lo que se espera que estén concluidas antes de que finalice el año. De hecho, todo el conjunto de la vía debería estar ejecutado para ese entonces. El proyecto de la primera fase -centrado en el margen derecho dirección al mar- está paralizado desde hace dos semanas debido a una huelga de los trabajadores de la adjudicataria, la empresa Petrecan (que pertenece al Grupo Santana Cazorla), para protestar por el impago de sus tres últimos salarios.

La alcaldesa, Carmen Hernández, anuncia que ya han recibido una comunicación oficial por parte del comité de empresa en la que se notifica que la plantilla no está cobrando por su trabajo. “El siguiente paso es elevar al área de Contratación este asunto para que inste a la entidad a que pague o que presente las alegaciones que considere”, sostiene la mandataria. En el caso de que la entidad no cumpla con el requerimiento municipal se iniciará un expediente de resolución del contrato. “Esto nos retrasaría significativamente la obra, pero ojalá que en estos días la empresa pague y puedan reanudarse las obras; este sería nuestro escenario ideal, pero si finalmente no es así (y de momento no vemos movimientos por parte de la empresa ni comunicaciones de que piensen pagar) habrá que volver a sacar a concurso la obra”, expresa con resignación.

Esta primera fase del proyecto, cuyo coste asciende a los 700.000 euros, se encuentra ejecutada al 70%, según indicó el responsable antes de su paralización. Únicamente queda por ejecutar el último tramo de la acera, así como asfaltar el espacio para la circulación de las bicicletas y repavimentar los carriles, que ahora suman tres metros cada uno. El plazo para efectuar la obra sigue abierto hasta el mes de octubre, aunque los trabajadores han admitido que si no fuese por esta huelga (así como la que convocaron en el pasado marzo durante unas semanas) podría haber estado efectuada este mismo agosto o incluso este mes.

La junta aprobó por otro lado la licencia de obra para la construcción de una nueva superficie de venta de la cadena de supermercados Lidl, cuya ubicación está prevista en pleno casco de la ciudad. La multinacional invertirá tres millones de euros en su nueva tienda, la tercera en el municipio, que tendrá una dimensión de 1.600 metros cuadrados aproximadamente. Hernández quiso resaltar que “ahora mismo Telde es el municipio que más rápido está otorgando las licencias, esta misma se ha concedido en solo dos meses”, añadió con orgullo. El inmueble se situará entre la urbanización de Arnao, entre las calles Farmacéutica Pino Suárez y Cronista Antonio Hernández, y contará además con un espacio de aparcamiento con capacidad para albergar 151 coches.

El concejal de Urbanismo, Héctor Suárez, también recordó tras la junta la aprobación de un proyecto para construir otra urbanización residencial en el barrio costero de La Garita. Se trata de una propuesta de la entidad privada Explotación Inmuebles Rivero para la construcción de viviendas en una serie de terrenos privados, que suman más de 7.000 metros cuadrados, que hasta ahora permanecían abandonados. Esta es la única zona de la localidad costera que permanecía sin urbanizar, situada junto al colegio público y las canchas deportivas. Los promotores asumirán los gastos para la ejecución de nuevos viales, aceras y otras dotaciones públicas; asimismo, está prevista que se ubiquen casas de tres pisos y viviendas unifamiliares.Judith Pulido. laprovincia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *