Telde recibe más de 2.000 reclamaciones al año para que se poden y talen árboles

La ciudadanía de Telde envía más de dos peticiones al año para que el Ayuntamiento realice tareas de poda y tala de árboles, entre otras acciones, ya que los más de 30.000 ejemplares plantados sobre todo en las calles del municipio se han convertido cada vez más en una preocupación constante y creciente. De hecho, Álvaro Monzón declaró en su anterior etapa como concejal de Parque y Jardines, que sobraban casi 9.000 árboles en la ciudad.

Las quejas por la dificultad para transitar por las aceras, los daños que causan las raíces de los árboles en el subsuelo o las ramas, que impiden abrir las ventanas, son las principales demandas de los residentes en el municipio para que se subsanen estos problemas cuanto antes.

Unas solicitudes que se empezaron a atender en el mandato anterior a demanda y que en el actual, con Álvaro Monzón otra vez responsable de la concejalía de Parques y Jardines continúa, aunque con la intención de que la tala de masa arbórea se contrarreste con la plantación de especies autóctonas y más acordes con lo que denomina plan de colonización verde.

Un plan de colonización verde que fundamenta en dos pilares básicos: la plantación de más árboles para frenar el cambio climático, en un contexto de emergencia climática y la compensación medioambiental y la huella ecológica, dos conceptos «que debemos implementar en Telde».

Tala y nuevas plantaciones

Monzón asegura que «no es fácil gestionar las más de 2.000 peticiones al año que llegan a la concejalía de Parques y Jardines para podar, talar árboles, entre otras actuaciones». Afirma que son preocupaciones vecinales que requieren de atención personalizada porque cada vecino tiene su concreto problema.

«No obstante», explica el edil que «también he mantenido reuniones con personas que quieren gestionar su huerto, su jardín e incluso quieren integrarse en voluntarios ambientales para plantaciones forestales».

La atención a estas demandas vecinales no es incompatible, opina, con el intento de aumentar la masa verde forestal de Telde. Así, cree que no solo se trata de repoblar la finca rústica de Calacio, «sino de colonizar espacios urbanos y urbanizables municipales hasta ahora abandonados y sin vegetación».

Prueba de este propósito es que ha iniciado una labor intensa de recuperación de zonas municipales sin vegetación y plantar allí nuevos árboles, arbustos, flores ornamentales. Asegura Álvaro Monzón que tiene un plan y «esta gestión, en apenas dos meses de gobierno, ha comenzado por la Avenida Alejandro Castro, en el sector urbano de El Roque, donde los operarios de Parques y Jardines, llevan dos semanas adecentando el lugar, poniendo nuevas mangueras para el riego, y en breve comenzará la plantación de nuevas especies que decorarán los espacios junto a las palmeras canarias y washingtonia que existen allí. Linealmente tiene unos 230 metros y se empleara unos 180 metros cúbicos de materiales».

El edil de Parques y Jardines apunta que la labor de su concejalía va ligada a un trabajo de colaboración con otros departamentos de la administración local. Así, ya se coordina con el área de Patrimonio Municipal que gestiona Lidia Mejías. «Es un trabajo transversal, minuciosamente vamos buscando aquellas parcelas, rotondas y espacios libres que hasta ahora no tenían árboles y puedan ser susceptible de ser plantados sin interferir en la ordenación urbanística establecida o de futuro».

Especies adaptadas al lugar

Monzón indica que en esta labor de colonización verde que pretende implantar en el municipio ya ha dado los primeros pasos.

Así, anuncia que «hemos pedido colaboración a los viveros del Cabildo de Gran Canaria en busca de especies canarias adaptadas a nuestro territorio».

Fruto de esta gestión ha sido que la corporación insular ha suministrado al Ayuntamiento de Telde, entre otras especies, guaydiles, acebuches, malvas de risco, retamas blanca y cardones.

«Buscamos además de plantar nuevos árboles, que las especies también sean endémicas porque seguramente serán las que mejores condiciones de adaptabilidad a nuestro suelo tengan», expone, al tiempo que considera que estas plantas supondrán también una mejor racionalización del gasto en agua de riego, ya que la adaptación al entorno de estas especies suponen también que su mantenimiento sea menos costoso y evite problemas que se han producido con árboles y plantas que necesitan más atención por los operarios.

Álvaro Monzón resume su gestión en estos dos meses como una labor en la que «trabajamos duro para volver al esplendor que Telde merece. Verde y lindo, y desde un punto de vista ecológico, cumplir con nuestros compromisos internacionales de cambio climático y aumentar nuestros árboles». La colonización verde de la que habla y aspira a conseguir en este mandato.laprovincia.es. Pedro Hernández

Un comentario sobre “Telde recibe más de 2.000 reclamaciones al año para que se poden y talen árboles

  • el 12 agosto, 2019 a las 6:02 pm
    Permalink

    Lo que muchos ciudadanos nos preguntamos es donde están los llamados «ECOLOGISTAS» de Turcon en Telde que no denuncia el estado de los arboles y la plaga de serpiente en San Roque presuntamente estarán en Playa del Ingles o buscando a empresarios para denunciar

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *