Urbanismo de Telde tramita la retirada de un molino de viento construido en El Goro

El Ayuntamiento de Telde ha puesto en marcha los trámites para ordenar la retirada de un aerogenerador instalado recientemente en el polígono de El Goro, en la misma parcela donde está ubicada la estación de servicio ubicada a la entrada de la zona industrial. La Concejalía de Urbanismo alega que la infraestructura no cuenta con las licencias de obra ni de actividad debido a su altura, ya que mide más de los 12 metros permitidos.

Oper Canarios, la empresa que ha impulsado la construcción del molino de viento con una inversión que alcanza el medio millón de euros, defiende que la Ley del Suelo establece que no es preciso solicitar estos permisos ya que se trata de una fuente de energía renovable con una potencia de 100 kilovatios que está asociada al autoconsumo de sus instalaciones. En este caso, la sede central de la compañía, sus naves anexas, la gasolinera y un restaurante, ubicados en un áres de alrededor de 500 metros.

La institución municipal abrió el pasado agosto un expediente de Disciplina Urbanística en el que se concreta que la actividad no podría llevarse a cabo y solicita la suspensión de los trabajos para montar la infraestructura. «A pesar de que se comunicó a la empresa que esta es una obra que no va a poder ser legalizable porque el molino cuenta con una altura que no está permitida, la compañía ha seguido adelante con los trabajos», explica Héctor Suárez, concejal de Urbanismo y vicealcalde. «Por este motivo se le abrió un expediente de disciplina urbanística en el que se solicitó la suspensión de la obra, el precintado de la misma y el desmontaje del aerogenerador», añade.

Suárez recuerda que ahora mismo el Ayunyamiento está desarrollando «los actos administrativos pertinentes para que culmine el procedimiento y se restablezca la zona al estado anterior al levantamiento del aerogenerador, con el desmontaje del mismo».

Sin embargo, la compañía insiste en que no es competencia de la institución local regular la instalación de un aerogenerador de estas características porque está exceptuada por ley y añade que cuentan con los permisos necesarios de Industria.

Por otro lado, precisa que por error solicitaron hace unos meses una licencia de obra menor para la construcción del molino. Según explica, esto dio pie a que la institución local abriese el expediente urbanístico. El pasado 15 de septiembre, la empresa aportó la solicitud de desestimiento de la licencia y acto seguido también registró el documento de comunicación previa, que es lo único que necesita para llevar a cabo la obra teniendo en cuenta las características del molino. Añade que desde entonces no han recibido ninguna comunicación de la administración, aunque subraya una vez más que no la necesitan.

La empresa entiende que los trámites que el Ayuntamiento está llevando a cabo para solicitar la desinstalación del aerogenerador no se ajustan a la realidad y destaca que están desfasados porque no contemplan la modificación de la Ley del Suelo en donde se detalla que es posible llevar a cabo el montaje de infraestructuras con estas características solo requiere una comunicación previa. La firma alega que la altura que cuenta el molino está permitida, así como su ubicación e insisten en que no es preciso que se solicite ni se aprueben permisos para su construcción al no alcanzar los 100 kilovatios y ser para consumo propio.

La inversión que ha llevado a cabo la compañía es de 507.165 euros, de los que 290.000 corresponden a la fabricación de las piezas y 19.700 euros a su instalación. Incluyen en este presupuesto 17.000 euros que pagaron a las arcas municipales en concepto de tasas por la licencia de obra menor solicitada en primera instancia de manera errónea. El aerogenerador está completamente montado, aunque aún precisa del enganche eléctrico para que pueda ponerse en funcionamiento. Judith Pulido. laprovincia.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *