¿Y ahora que?

Hoy SM., El rey Felipe VI, ha determinado que en España no existe un candidato ideal para formar un gobierno -tan deseado por todos los que aquí habitamos-, o lo que es lo mismo que en nuestro país no existen políticos con las características necesarias para gobernar.

Evidentemente esto es toda una realidad, el que tenía mas posibilidades, -Pedro Sánchez se quedo compuesto y sin novia-, algo que le habrá dolido en el alma, o quizás no, ya que su idea desde un principio era ir a unos nuevos comicios en el mes de noviembre, que según el CIS de su amigo Tezano, lo da ganador con una gran amplia mayoría, pero estas estimaciones suele ser a veces contradictorias, ya que a la hora de hacer el recuento de los votos las previsiones pre electorales se quedan en –agua de borrajas-, no cumpliéndose los pronósticos revelados en las encuestas, especialmente si los partidos vigilan atentamente los recuentos de los votos y evitan el pucherazo.

Me gustaría advertirles a los partidos que piensen presentarse a las elecciones del próximo 10N, que tengan mucho cuidado, y no se resignen ha ver de lejos la forma en que se desarrolla la contabilidad de los votos emitidos, sino que participen en la misma, con el objeto de que la legalidad brille en todo momento en el desarrollo del proceso electoral.

Pedro Sánchez se ha ido de viaje a Nueva York cinco días, su tranquilidad manifiesta da mucho que pensar, me da la sensación que lo dejo todo bien atado, para que el PSOE vuelva a revalidar su triunfo, aunque según parece con mucha mayor amplitud, esperemos que esto no suceda, que los apoderados e interventores de los partidos que concurren a los comicios -hilen finito- a la hora de hacerse los recuentos en los diferentes colegios electorales, y no permitan –intromisiones- a personas ajenas a los mismos, que son, como ha quedado demostrado las que se encargan de hacer todas clases de –trampas- para llevar adelante el engaño a la hora de introducir en las –maquinas- los datos que se reciben de que cada circunscripción electoral.

La experiencia adquirida durante los muchos años que fui presidente de mesa, me ha hecho ver las muchas componendas que se llevan a cabo en las proximidades de los colegios, donde a pesar de la prohibición gubernamental de que no se puede hacer publicidad, o entregar sobres con votos –amañados-, están a la orden día, incluso los votos que se depositan en correos, se intenta hacer de forma fraudulenta, ya que los representantes de los partidos se acercan a las ventanillas, -por si cuela- contraviniendo las leyes vigentes, portando gran número de sobres conteniendo votos, incluso utilizando certificaciones falsificadas, sabiendo que esa entrega es personal e intransferible. Son anomalías que pude comprobar y detectar cuando ejercí mi profesión en los servicios postales y telegráficos.

Todo esto sigue ocurriendo –posiblemente- con más profusión, los intereses creados son cada día mayores, donde los candidatos buscan el triunfo con más ahínco si cabe, consciente de las prebendas y los beneficios que dedicándose a la política pueden obtener, que es lo que ha generado que la política como tal sea mal practicada, ya que a la misma acceden toda clase de individuos, la mayoría sin la preparación adecuada que lo único que consiguen es –proscribirla-, convirtiéndose en verdaderos tiranos o si se quiere en unos –crápulas-, como esta ocurriendo actualmente.

Ellos como administradores toman la parte más ancha de la ley, y para los administrados, -el pueblo llano- la parte más estrecha, haciendo uso en algunos casos y de forma sistemática -del silencio administrativo más insolente-, que daña y perjudica ostensiblemente a los ciudadanos, cuando ven que sus demandas no son atendidas con la rigurosidad debida.

En muchos casos la indefensión de los ciudadanos, adquiere unos matices irreales para cuantos habitamos en esta España desnaturalizada, donde las instituciones que tienen que velar por los intereses de los españoles, como puedan ser, los Diputados del Común, en las diferentes autonomías, el Defensor del Pueblo y la Justicia, hace oídos sordos a las demandas que muchos ciudadanos interponemos defendiendo nuestros intereses, rechazándolas de plano, no admitiéndolas ni tan siquiera a tramite, donde se suele denunciar el delictivo comportamiento de un alcalde, y de otros miembros de los diferentes gobiernos existentes en España.

Al menos, a mi da la sensación que estas instituciones citadas, obran ha dictado de lo que el ejecutivo le ordena, donde el pueblo es obviado sistemáticamente, y que es solo tenido en cuenta a la hora de votar en los diferentes comicios que se celebran cada cuatro años, donde los intereses de los políticos priman por encima de todo, sin embargo sus demandas son siempre obviadas e ignoradas, donde la estulticia de todos estos sujetos que se dedican a la política están haciendo su –agosto- por los altos emolumentos que perciben, y las mordeduras que suelen realizar con frecuencia.

La inseguridad y el caos se ha adueñado de España, donde los Cuerpos de la Seguridad del Estado, la Guardia Civil y la Policía Nacional, no pueden realizar el trabajo que por derecho tienen asignados, como es velar por la integridad de cuantos aquí habitamos como es preservar la Ley y el orden, ya que el gobierno en este caso el ministro del Interior, Marlaska, les tiene prohibido actuar con contundencia, y lo que es más grave no les –permite- usar sus armas reglamentarias –pistolas, metralletas- etcétera, lo que les genera una indefensión total, a la hora de luchar contra los delincuentes que habitan en nuestro país donde predominan la gran cantidad de extranjeros, que siguen entrando por nuestras fronteras sin que nadie le ponga coto a esta invasión, cuyos protagonistas se han convertido en una –lacra-, violando a menores de edad y a jóvenes sin piedad, lo que de seguir así, al igual que en otros tiempos será preciso crear nuevamente las Juntas de Defensa Pasiva, que tan buenos resultados dieron en su momento, como defensores de la Ley y el orden.

Los más grandes estadistas que han existido en el mundo tales como, Sir Winston Churchill, F. Delano Rooselvelt, Konrad Adenauer, Dwight D. Eisenhower, Margaret Teacher, admiraron siempre a España por su honestidad y lealtad, actualmente la mayoría de los presidentes de los diferentes estados existentes, se ríen de nuestro país al que consideran –tercermundista-, y cada vez que pueden –ridiculizan- a nuestro presidente, como ocurrió en la reunión del G20 celebrado en Japón hace unos meses, donde el presidente de los EE.UU., Donald Trump humilló a Pedro Sánchez mandándolo a –sentar- de muy mala manera.

El valor de un estado es calibrado por los valores intrínsecos de sus gobernantes y ciudadanos, pero sobre todo y especialmente por la calidad de quienes lo gobiernan, en este caso España ha caído tan bajo por culpa de estos presidentes que ha tenido aúltimamente, que no han sabido estar a las alturas de las circunstancias, así como también a la calidad de los políticos, que ejercen sus labores como miembros del gobierno o en la oposición, que carecen de ese –marchamo- imprescindible a la hora de ejercer sus funciones, donde se hace necesario a veces imponer su criterio, apelando a los asesores que utilizan, que en la mayoría de los casos son más -analfabetos si cabe- que el político que solicita su colaboración, ya que los asesores son elegidos por el político de turno, entre sus amiguetes de copas y francachelas.

El 64% (*) de los españoles no quieren que se celebren las elecciones generales anunciadas para el 10N, y ya los insignes politólogos hablan de una abstención brutal, lo que significa que la mayoría de españoles no valoran a los políticos que tenemos, y por consiguiente ningún partido va ha sacar mayoría absoluta en los comicios anunciados, por lo que seguiremos en esta tesitura de ingobernabilidad.

Los partidos deberán vigilar que en el Centro de Datos, donde se recopilan todos los resultados de los diferentes Colegios electorales repartidos por toda España, no permitan la utilización –como ya ocurriera-, de esas máquinas tan sofisticadas usadas en abril, y que fueron las que originaron el pucherazo, algo que hasta cierto punto es creíble, ya que el ministro del Interior Marlaska, se ha negado a comparecer en el Parlamento, con el objeto de informar a la oposición del funcionamiento de la referida maquina.

(*).- Si las matemáticas como ciencia exacta no falla al realizar la siguiente ecuación: supongamos que los españoles con derecho a voto son 27.000.000, mediante una simple multiplicación y división, resultaría que la abstención alcanzaría la cifra de 17.280.000, algo jamás visto en nuestro país. (Estos datos están basados en una simple hipótesis, donde el número de españoles con derecho a voto es aproximado –no real-).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *